Un tribunal impide la caza de osos grizzly: ¿por qué es un tema tan polémico?

La especie de Yellowstone se considera en peligro de extinción desde 1975 y las autoridades no coinciden en si la población podría sobrevivir con protecciones más laxas.

Wednesday, September 26, 2018,
Por Sarah Gibbens - National Geographic
Grizzly bears are considered one of Yellowstone National Park's most iconic species.

Grizzly bears are considered one of Yellowstone National Park's most iconic species.

Fotografía de Tom Murphy, National Geographic Creative

El oso grizzly es una de las especies más emblemáticas del parque nacional de Yellowstone. Cuando el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de los Estados Unidos tomó medidas para retirar a los osos en las inmediaciones del parque de la lista de especies en peligro de extinción y empezó a permitir la caza limitada en la zona, los activistas por los derechos de los animales mostraron su indignación.

Ahora, la sentencia de un juzgado federal ha devuelto a los osos grizzly de Yellowstone a la lista de especies en peligro de extinción. La sentencia de la jueza de Montana Dana Christensen afirmaba que, al retirar a los grizzlies de Yellowstone de la lista de especies en peligro de extinción, el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre había actuado «de forma arbitraria y caprichosa», sin tener en cuenta la salud a largo plazo de la población de osos grizzly.

¿Por qué los osos grizzly están clasificados como especie en peligro de extinción?

Los osos grizzly de Yellowstone se incluyeron en la lista de especies en peligro de extinción en 1975. En su apogeo, la población llegó a más de 50.000 ejemplares, pero la caza agresiva durante las primeras décadas del siglo XX provocó un pronunciado descenso.

En la actualidad, dicha población es unas cinco veces superior y mucha gente considera que la recuperación de los osos es una historia de éxito para la conservación.

Las autoridades estatales intentaron retirar de la lista a los osos grizzly por primera vez en 2007, alegando que las poblaciones eran sanas y estables. Dicha decisión fue revocada por un tribunal en 2009, cuando una revisión determinó que las piñas de pino de corteza blanca, una de las principales fuentes de alimento de los osos, estaba disminuyendo debido al aumento de las temperaturas.

¿Por qué lo intentó de nuevo la organización estadounidense?

El pasado junio, el secretario del Interior Ryan Zinke anunció que las autoridades pretendían eliminar la normativa de la Ley de Especies en peligro de extinción que protegía a los grizzlies de la zona de Yellowstone frente a actividades como la caza. El Servicio de Pesca y Fauna Silvestre respaldó la decisión, afirmando que la población de osos podría soportar la caza limitada. Además, ya se habían abordado los problemas de las piñas de pino de corteza blanca.

«Yo crecí en Montana, y puedo decirles que [esta decisión] ha tardado mucho en llegar y supone una buena noticia para muchas comunidades y defensores de la región de Yellowstone», afirmó Zinke en un comunicado.

La decisión también fue respaldada por grupos procaza como la Asociación Nacional del Rifle y algunos lugareños que afirmaban que cada vez más osos invadían sus propiedades, mataban su ganado y, a veces, ponían en peligro a las personas.

«Esta decisión es muy prematura y podría retrasar décadas la recuperación del oso grizzly en la región de Yellowstone», contó Bonnie Rice, del programa de osos grizzly del Sierra Club en Bozeman, Montana, a National Geographic en 2017.

Tanto el Sierra Club como el Centro de Diversidad Biológica declararon entonces que estaban considerando emprender acciones legales.

¿Por qué se ha anulado este caso?

Las antedichas organizaciones de fauna silvestre se asociaron con varias tribus nativo-americanas para presentar una demanda contra la decisión del gobierno.

«[El Servicio de] Pesca y Fauna Silvestre ha avanzado en esta dirección bajo la presión estatal», afirmó Tim Preso, letrado de EarthJustice que representó a los demandantes.

La población de osos grizzly que vive dentro y en las inmediaciones del parque nacional de Yellowstone no interfiere actualmente con la población que vive más cerca de la frontera canadiense. La distinción geográfica implica que la ESA puede otorgar a una población de Yellowstone una clasificación diferente a la del norte. Las poblaciones de osos grizzly en Alaska, por ejemplo, nunca han figurado en la lista de especies en peligro de extinción.

El majestuoso oso grizzly y su apetito insaciable
¿Peludos y adorables o fieros y agresivos? Como muchos animales, los osos grizzly pueden ser todo lo anterior. Estas maravillas de Norteamérica son una subespecie de oso pardo que en su día ocuparon vastas zonas del Oeste de Estados Unidos. Auqnue todavía son habituales en Alaska y Canadá occidental, su población ha disminuido en los Estados Unidos contiguos. Su hábitat varía mucho, de bosques densos a praderas alpinas, de llanuras abiertas a la tundra ártica. Recorren la tierra buscando alimentos y cazando, y su comida depende de la estación y la disponibilidad de alimentos. Son depredadores en la parte superior de la cadena trófica, pero gran parte de su dieta comprende fruta, hierbas e insectos. Algunos de los rasgos físicos de los osos grizzly se centran en localizar y devorar su comida. Tienen garras largas y menos curvas que las del oso negro, idóneas para excavar plantas y roedores. Y con un hocico más sensible que el de un sabueso, los grizzly pueden detectar comida a kilómetros de distancia. Su joroba característica es una gran masa muscular que les aporta más fuerza cuando cavan. También es uno de los rasgos que los distinguen de sus parientes, los osos negros.

Sin embargo, en esta sentencia judicial, la juez Christensen afirmó que el estado no había tenido en cuenta la salud genética a largo plazo de la población de Yellowstone. Su sentencia mencionaba que la falta de conexión con otros grupos de osos hace que los osos grizzly de Yellowstone sean genéticamente vulnerables.

Ahora, Preso afirma que «hay una oportunidad de vincular la población de grizzlies con la población del norte y abrir la puerta a que los osos recolonicen la región central de Idaho, parte de su hábitat histórico».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo