Animales

Esta mariposa modifica sus rutas migratorias en busca de las mejores condiciones de supervivencia

Un nuevo modelo permite predecir los movimientos migratorios de la mariposa cardera, una estrategia que podría ser empleada para estudiar los posibles efectos del cambio climático en las especies migratorias.jueves, 5 de septiembre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
A partir de los datos de los puntos de cría de esta especie, los investigadores han logrado elaborar por primera vez un modelo que permite predecir sus movimientos migratorios.

La mariposa Vanessa Cardui se ve obligada a modificar su migración hacia otras latitudes con el objetivo de mejorar las condiciones de vida y las posibilidades de supervivencia de las crías, según afirma un reciente estudio del equipo de investigación del Instituto de Biología Evolutiva (IBE).

Publicado en la revista Proceeding of the Royal Society B, este análisis engloba más de 36 años de estudio en más de 640 puntos de cría de 30 países revelan por primera vez dónde pasaría el invierno la mariposa Vanesa de los cardos a su paso por África tropical.

A partir de los datos de los puntos de cría de esta especie, los investigadores de este centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y la de Grenoble-Alpes en Francia han logrado elaborar por primera vez un modelo que permite predecir sus movimientos migratorios.

“El reto ahora es entender cómo las especies migratorias optimizan el tiempo y el espacio para encontrar con éxito las mejores condiciones ambientales que cada generación necesita para sobrevivir”, afirma el responsable del estudio Gerard Talavera, explorador de National Geographic e investigador postdoctoral en el IBE.

A través del Mediterráneo, hacia el Sáhara

“Modelar nichos ecológicos de animales migratorios requiere incorporar una dimensión temporal, además del espacio”, afirman los autores en su estudio, donde presentan “un enfoque para modelar insectos migratorios multigeneracionales utilizando variables ambientales”.

El estudio alerta sobre la posibilidad de que la especie se vea forzada a extender sus migraciones más allá de estos territorios debido a los efectos del cambio climático.

En un estudio anterior, publicado en 2016, los investigadores ya habían descubierto que la Vanessa Cardui migra desde Europa hasta África tropical durante el otoño. Más adelante, otra investigación reveló que las crías de estas mariposas revierten sus migraciones de nuevo en dirección a Europa a lo largo de la primavera, cubriendo recorridos de hasta 15.000 kilómetros.

Migraciones en constante cambio

En busca de las climatologías más favorables para su supervivencia, este insecto explota las condiciones más propicias a lo largo del territorio que se extiende entre los continentes de Europa y África.

Sin embargo, los insectos migratorios se encuentran en continuo movimiento, lo que dificulta el análisis de sus recorridos en busca de las condiciones ambientales óptimas para las nuevas generaciones. Por este motivo, las larvas se convierten en la pista principal que permite llevar a cabo estas investigaciones.

“Los inmaduros (huevos, orugas y crisálidas) son fases clave del ciclo vital de las mariposas y como, a diferencia de los adultos, no pueden rehuir de situaciones adversas, sus hábitats son muy buenos indicadores de los requerimientos de la especie para su supervivencia”, afirman los autores en su estudio.

Después de más de 35 años analizando estas ubicaciones, los expertos han creado un mapa que identifica las áreas más probables donde esta mariposa podría criar cada mes. “Pensamos que podríamos aprender mucho sobre los movimientos de las mariposas adultas mirando los lugares que eligen para criar en diferentes momentos del año”, comenta en un comunicado Mattia Menchetti, miembro del equipo de investigación.

¿A dónde van las generaciones perdidas?

“A pesar de que se ha demostrado que muchas poblaciones de la vanesa de los cardos pasan los inviernos en el Sub-Sáhara, las localidades donde lo hacen son aún desconocidas”, afirman los autores del estudio.

Este nuevo método ha permitido a los expertos encontrar el nicho potencial de la especie durante el invierno, momento en el que se acercan al ecuador. Según los resultados, las mariposas podrían ubicarse alrededor de latitudes ecuatoriales entre diciembre y febrero, lo que confirma que el rango migratorio anual que recorren las sucesivas generaciones de esta especie puede llegar a los 15,000 kilómetros, extendiéndose desde el ecuador hasta el norte de Escandinavia.

La adaptación de las migraciones frente al cambio climático

"Si conseguimos mapear los lugares donde las mariposas crían a lo largo del año, entonces podremos entender de dónde a dónde pueden viajar los ejemplares adultos durante su extensa migración", afirma Menchetti.

Los insectos migratorios se encuentran en continuo movimiento, lo que dificulta el análisis de sus recorridos en busca de las condiciones ambientales óptimas para las nuevas generaciones. Por este motivo, las larvas se convierten en la pista principal que permite llevar a cabo estas investigaciones.

La importancia de esta indagación, además de completar nuestro conocimiento sobre las migraciones de los insectos, nos aporta una información vital para estudiar las posibles consecuencias que tendrá el cambio climático en estas migraciones y averiguar así formas de mitigar su efecto.

A día de hoy, esta especie ya migra a lo largo de todo el año, pues el hábitat de cría adecuado va cambiando de ubicación según las condiciones climáticas. "Como la especie cría constantemente durante todo el año, depende de su éxito reproductivo en ambos continentes, y los resultados muestran la importancia que tienen las poblaciones que pasan los inviernos en África para mantener las migraciones que llegan a Europa", comenta Talavera.

Por ello, el estudio alerta también sobre la posibilidad de que la especie se vea forzada a extender sus migraciones más allá de estos territorios. “No podemos descartar que el impacto del cambio climático pueda afectar el fenómeno migratorio de las mariposas de maneras imprevisibles, tal y como ya se ha demostrado en aves migratorias”, añade el investigador.

Enmarcado en un proyecto más amplio que tiene como objetivo estudiar las rutas migratorias de laVanessa cardui en todo el mundo, y financiado por la NationalGeographic Society, la British Ecological Society y la Fundación Barcelona Zoo, estos resultados se suman a los descubrimientos del equipo de investigación que lidera el proyecto de ciencia ciudadana The WorldwidePainted Lady Migration, que invita a cada ciudadano del mundo a participar en el descubrimiento de las migraciones de estos insectos.

Seguir leyendo