Animales

Una cámara oculta destapa las irregularidades de un matadero de Madrid

Maltrato animal, anomalías en la seguridad alimentaria y falta de higiene en las instalaciones. Un nuevo escándalo en la industria cárnica pone sobre la mesa el debate sobre la utilización de cámaras que ya aflora en otros países.jueves, 19 de septiembre de 2019

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic
Uno de los trabajadores se tira repetidas veces sobre los animales, los lanza y los apalea mientras los hacina frente a la línea de matanza. El infierno de su ensañamiento llega hasta tal punto que los operarios no aturden a los animales antes de degollarlos y colgarlos. Algunas de estas imágenes han sido tomadas hace tan solo 10 días.

Una cámara oculta ha sido testigo del infierno que se vive tras los muros del matadero madrileño de Villarejo de Salvanés. Animales apaleados, lanzados o degollados vivos sin aturdimiento previo como exige la ley. Las imágenes hablan por sí solas.

Uno de los trabajadores se tira repetidas veces sobre los animales, los lanza y los apalea mientras los hacina frente a la línea de matanza. Su ensañamiento llega hasta tal punto que los operarios no aturden a los animales antes de degollarlos y colgarlos, pese a tener el aturdidor al alcance de su mano. En las imágenes, uno de los corderos queda colgado plenamente consciente de lo que está viviendo.

Un eslabón más de la industria cárnica que, además de actuar contra la Ley de Protección Animal, podría estar cometiendo irregularidades de seguridad alimentaria, puesto que las imágenes también muestran cómo uno de los operarios arrastra bruscamente a un animal claramente enfermo, que no se tiene ni en pie, a la línea de matanza. Más tarde, otro operario pone los crotales a los corderos en el interior del matadero. No estaban identificados antes de llegar allí y, por tanto, se desconoce su procedencia.

Cámaras contra el maltrato y a favor de la seguridad

Las imágenes, grabadas entre junio y septiembre de este año 2019, han sido presentadas junto a una denuncia al matadero Cárnicas Salvanés SL por la ONG Equalia, que lleva a cabo una campaña de firmas en la que pide la instalación de cámaras de seguridad en todos los mataderos para vigilar estas irregularidades de la industria cárnica.

El ensañamiento llega hasta tal punto que los operarios no aturden a los animales antes de degollarlos y colgarlos del techo, a pesar de tener el aturdidor al alcance de la mano. Uno de los corderos queda colgado plenamente consciente de lo que está viviendo.

“Las irregularidades que hemos encontrado que tienen que ver con seguridad alimentaria son dos”, afirma en declaraciones a National Geographic España Guillermo Moreno, coordinador general de Equalia. “Por un lado, la ley contempla que aquellos animales que estén gravemente enfermos o muriendo, deben ser sacrificados, y luego va el veterinario y comprueba si ese animal es apto para consumo. Pero en las imágenes vemos cómo los trabajadores directamente arrastran al animal hasta la línea de matanza”.

La ley también exige que todos los animales que entren a un matadero deben ir correctamente identificados. “En el caso de las ovejas o los corderos es un crotal, un pendiente identificativo en la oreja. Es ilegal que el animal vaya no identificado y en el matadero se lo pongan, porque estás perdiendo toda la trazabilidad del animal”, explica Moreno.

El matadero podría estar cometiendo irregularidades de seguridad alimentaria cuando uno de los operarios arrastra a un animal claramente enfermo, que no se tiene ni en pie, a la línea de matanza.

Las imágenes han sido tomadas en los tres últimos meses, entre junio y septiembre, las últimas hace apenas 10 días. Cada vez con más frecuencia salen a la luz casos en los mataderos de España de irregularidades que tienen que ver con bienestar animal, higiene y seguridad alimentaria. “No podemos generalizar, pero sí es cierto que cada poco tiempo están saliendo cada vez más escándalos en mataderos”, afirma Moreno. “Una posible solución a todo esto sería la instalación de cámaras, para controlar que todo lo que se está haciendo se hace siguiendo las normas”.

Una industria cárnica poco controlada

El matadero ya fue presuntamente investigado tres años atrás por otro escándalo de irregularidades en la correcta identificación de los animales, pero la causa fue archivada por falta de pruebas. “Por eso tienen tanto sentido este tipo de investigaciones, porque es un derecho que tiene el consumidor a estar informado”, declara Moreno.

Tras denunciar dos casos más, en marzo y el pasado noviembre, la ONG está a la espera de que la ley actúe. “Puede que hasta dentro de dos años no obtengamos una respuesta”, cuenta Moreno, “pero si sabemos que algo así está ocurriendo, nuestra obligación es denunciar”.

“Estamos desmontando esa idea de que en España y en Europa hay un nivel de control muy alto de todas estas cuestiones. Estamos evidenciando que no hay ningún tipo de control”.

Sin embargo, con tan solo diez meses de recorrido, la campaña va viento en popa introduciendo en España la idea de asegurar las buenas prácticas con cámaras. Una iniciativa que ha sido bien recibida por parte de muchos municipios, según cuenta Equalia.

“Tenemos una actitud colaborativa y la respuesta ha sido tan positiva que hemos empezado a tocar el nivel político, cuando no teníamos pensado hacerlo hasta dentro de un año y medio”, explica Moreno. “No hay ningún grupo que de momento nos haya rechazado la propuesta, y esto es muy positivo porque también implica la modernización del sector cárnico”.

Seguir leyendo