Un coyote y un tejón cruzan juntos un túnel bajo una autopista de California

Un vídeo viral grabado en el paso subterráneo de una autopista californiana ha capturado la colaboración entre los dos depredadores.

Thursday, February 6, 2020,
Por Christine Dell'Amore
Coyote y tejón
Un coyote espera a que un tejón lo siga bajo un paso subterráneo para animales en el sur de los montes Santa Cruz.
Fotografía de Peninsula Open Space Trust

Un coyote y un tejón trotan codo con codo, como si fueran los mejores amigos que protagonizan un cuento para niños.

El vídeo se grabó hace poco bajo una carretera en los montes Santa Cruz de California. Se ha hecho viral en Twitter, lo que demuestra lo mucho que le gustan a la gente los lazos entre animales.

Durante años, los científicos han sabido que los coyotes y los tejones del oeste de Estados Unidos cooperan para cazar pequeños mamíferos, una asociación que aparece en la mitología nativo americana. Pero hasta ahora se consideraba que el fenómeno era puramente transaccional. Según la ecóloga conductual Jennifer Campbell-Smith, lo que le sorprende del vídeo es que no son «animales robóticos y fríos que se aprovechan el uno del otro, sino que parecen cómodos y amigables».

Por ejemplo, el coyote mueve la cola y se inclina de forma juguetona, lo que indica que invita al tejón a que lo siga por el túnel. El lenguaje corporal del tejón es relajado; de hecho, el animal levanta la cola para andar más rápido y seguirle el ritmo al coyote. «El tejón muestra un comportamiento alegre, para ser un tejón», dice, riéndose, ya que es bastante sabido que estos animales son bastante gruñones.

Es más, la afabilidad entre animales pone de manifiesto que se identifican como individuos. «Científicamente, yo no usaría el término amigos, pero se trata de dos animales salvajes que claramente entienden su asociación».

El vídeo, grabado por la organización sin ánimo de lucro Peninsula Open Space Trust, es un descubrimiento importante para la ciencia: es el primer ejemplo de cooperación entre un coyote y un tejón grabado en la zona de la bahía de San Francisco y posiblemente el primer vídeo que muestra a dos especies compartiendo un conducto que permite que fluya el agua bajo una carretera o que la fauna cruce una autopista. Añade que también se puede sacar otra conclusión crucial: ayuda a que el público se relacione con los animales salvajes que viven a su alrededor.

Estos vídeos ayudan «a la gente a ver que, al igual que las personas pueden entablar amistad con un perro, ellos también pueden», explica. «No es algo exclusivamente humano, todos los animales pueden colaborar».

Todos salen ganando

A veces, los coyotes y los tejones establecen alianzas a corto plazo para cazar criaturas terrestres, sobre todo en zonas con densidades de depredadores relativamente altas, como los espacios abiertos de Wyoming, Montana y Oregón. Campbell-Smith explica que la estructura más habitual es un coyote y un tejón, aunque a veces pueden unirse dos coyotes (no se han observado dos tejones).

Descubren a un tejón enterrando a un ternero para comérselo

Se desconoce cómo comienza la relación o si se trata de un comportamiento aprendido de los progenitores de estas especies. Pero no cabe duda de que la asociación es mutuamente beneficiosa.

Eso se debe a que cada carnívoro complementa el estilo de caza del otro. Si un coyote pasa un tiempo cerca de un tejón, cabe la posibilidad de que el tejón ahuyente a una ardilla, que el coyote puede perseguir y capturar. Si el tejón pasa un tiempo cerca de un coyote, el coyote puede hacer que las presas se escondan bajo tierra, lo que a su vez proporciona comida al tejón, un excelente excavador.

La investigación científica ha respaldado la eficacia de este mutualismo: los coyotes y los tejones que cazan juntos pueden conseguir alimento de forma más eficaz. Por ejemplo, las observaciones en Wyoming han revelado que los coyotes que colaboran con los tejones ahorran energía y tiempo al no tener que buscar, perseguir y acechar ardillas terrestres de Uinta.

Estos estudios también han demostrado que las afiliaciones entre coyotes y tejones son más habituales en zonas rurales donde no intervienen los humanos. Según Megan Draheim, bióloga de coyotes del Instituto Politécnico de Virginia y fundadora del District Coyote Project, esto hace que el vídeo sea más emocionante.

«Se trata de un reflejo fantástico de cuánta naturaleza y cuánta fauna puede haber en zonas urbanas, y por qué es importante pensar sobre la naturaleza y planificar teniéndola en cuenta».

Draheim añade que también muestra al público el lado juguetón del coyote.

Los coyotes, que suelen considerarse «animales merodeadores y mezquinos, son muy inteligentes e interactúan mucho con los animales que los rodean». Añade que es fascinante «lo mucho que se refleja [en el coyote del vídeo] el comportamiento juguetón propio de los perros».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo