Los ornitorrincos son animales increíbles, pero ahora también sabemos que brillan

El pelo del ornitorrinco resplandece bajo la luz negra, un hallazgo que plantea incógnitas sobre el papel de la bioluminiscencia en estos mamíferos extraños.

Thursday, November 12, 2020
Por Douglas Main
Foto de un ornitorrinco biofluorescente

Los ornitorrincos son biofluorescentes, lo que significa que su pelaje adopta un brillo verde azulado bajo la luz ultravioleta (UV). Esta fotografía, que forma parte de una imagen compuesta empleada en un estudio, utiliza un filtro amarillo que revela un color más «real» de la fluorescencia del pelo.

Fotografía de Jonathan Martin/Northland College; de Anich et al. 2020

El ornitorrinco es una de las criaturas más extrañas del planeta por varios motivos. Aunque es un mamífero, este animal autóctono de Australia pone huevos y tiene espinas venenosas en las patas traseras. También tiene cola de castor y pico de pato, y utiliza este último para detectar a sus presas cuando caza por la noche con los ojos cerrados.

Ahora se ha descubierto otro rasgo extraño que añadir a la lista: pelo fluorescente.

En un estudio reciente publicado en la revista Mammalia, un equipo de científicos descubrió que, cuando los iluminaban con luz ultravioleta (UV) —un espectro de luz no visible para los ojos humanos—, los pelajes de los ornitorrincos emitían un brillo verde azulado.

«Me quedé anonadada [al ver] que el ornitorrinco es biofluorescente», afirma la autora principal del estudio Paula Anich, sobre todo porque ya es «un animal singular».

El hallazgo expande el conocimiento científico sobre la biofluorescencia, que resulta que es más común en el reino animal de lo que creían los investigadores.

«Esto añade otra observación de que muchos animales son biofluorescentes y plantea preguntas sobre qué significa —si es que significa algo— para la especie», afirma David Gruber, explorador de National Geographic e investigador que estudia la fluorescencia en criaturas marinas que no participó en el estudio.

Esta imagen muestra el aspecto de los ornitorrincos cuando los iluminan con luz ultravioleta (UV). El investigador Jonathan Martin explica que la luz UV «satura todo de luz púrpura, por eso la cámara tiene dificultades para grabar lo que ve el ojo; el filtro amarillo reduce el púrpura y deja una imagen [que] muestra un color más “real” de la fluorescencia».

Fotografía de Jonathan Martin/Northland College (imagen compuesta); de Anich et al. 2020

De ardillas voladoras a ornitorrincos

La biofluorescencia es el fenómeno por el que una sustancia, como el pelaje, absorbe la luz en una longitud de onda y la emite en otra diferente. Los tonos habituales de biofluorescencia son el verde, el rojo, el naranja y el azul.

Solo en los últimos años, los científicos han descubierto que varios tipos de caparazones de tortuga marina, hongos y ardillas voladoras son biofluorescentes. Aunque se desconoce el motivo, algunas hipótesis plantean el camuflaje o la comunicación entre individuos de la misma especie.

En 2019, Anich —mastozoóloga del Northland College en Ashland, Wisconsin— y sus colegas descubrieron que las ardillas voladoras brillan bajo la luz UV y el pelo del vientre emite un brillo rosado.

Estos estudios llevaron al equipo al Museo Field de Chicago, donde los investigadores iluminaron las pieles de ardillas preservadas con luces UV. Por curiosidad, hicieron lo mismo con un espécimen de ornitorrinco almacenado allí y observaron el resplandor.

Poco antes de la publicación del estudio de Anich, otro artículo de investigación informó del hallazgo de que un ornitorrinco que había muerto recientemente en una carretera en Australia resplandecía bajo una luz negra, un lámpara que irradia luz UV.

Esto valida el hallazgo de Anich y demuestra que los ornitorrincos vivos, y no solo los que llevan un tiempo muertos, son fluorescentes casi sin lugar a dudas, cuenta Gilad Bino, experto en ornitorrincos de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney, Australia.

«El ornitorrinco no deja de sorprenderme», cuenta Bino sobre el nuevo trabajo, en el que no participó.

¿Con qué fin?

Aún no está claro por qué brillan los ornitorrincos.

Anich señala que, como los animales son nocturnos y mantienen los ojos cerrados al nadar, parece improbable que desempeñe un papel importante en la comunicación con otros ornitorrincos.

Quizá los ayude a evitar a determinados depredadores que puedan ver la luz UV; absorber la UV y emitir luz verde azulada podría ser una forma de camuflaje, señala Anich.

Bino está de acuerdo en que es plausible. Muchos animales, como muchas aves, pueden ver en UV. Entre los depredadores autóctonos del ornitorrinco figuran peces grandes como el bacalao Murray, las aves rapaces y los dingos.

También es posible que el rasgo carezca de función real y que solo sea un rasgo ancestral que el ornitorrinco ha retenido junto a sus otras características primitivas, como poner huevos.

Tanto Anich como Bino esperan estudiar a ornitorrincos vivos para confirmar el descubrimiento de la biofluorescencia y quizá desentrañar la función de este rasgo.

«Teniendo en cuenta estos hallazgos, la próxima vez que estudie sobre el terreno me llevaré una lámpara UV», cuenta Bino.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo