El lobo gris mexicano, amenazado por el muro entre EE. UU. y México

Seguimos las vicisitudes de un lobo gris mexicano llamado Mr. Goodbar en su travesía por el muro fronterizo entre Estados Unidos y México.

Por Douglas Main
Publicado 24 ene 2022, 13:18 CET
El lobo gris mexicano, en peligro de extinción, se paseaba antes por lo que hoy es ...

Un lobo gris mexicano en un claro del bosque. Estos animales, en peligro de extinción, se paseaban antes por lo que hoy es el suroeste de EE.UU. y el norte de México.

Fotografía de Claudio Contreras, Nature Picture Library

A finales de 2021, un lobo gris mexicano en peligro de extinción emprendió un viaje épico.

Conocido como Mr. Goodbar, el macho había abandonado meses antes su manada en el este de Arizona en busca de su propio territorio y de una pareja. Se dirigió al sur y al este, a través del desierto de Chihuahua, una vasta extensión de biodiversidad de praderas y matorrales intercalados con cordilleras y valles a caballo entre Estados Unidos y México.

El larguirucho canino, que luce una mezcla de pelaje marrón plateado y aún no tiene dos años, pasó por las afueras de Las Cruces (Nuevo México; Estados Unidos) el 22 de noviembre. El terreno es muy abierto y está moteado de creosota, yuca y cactus. Ante él había picos lejanos, incluidos los volcanes ya extinguidos y los cráteres de las montañas del Potrillo Oriental, cuyo extremo sur casi llega a la frontera con México. Guiado por el instinto a través del antiguo territorio de su especie, se dirigió en esa dirección.

Pero pronto se encontró en un obstáculo desconcertante: la frontera entre Estados Unidos y México. Apenas un año antes, el terreno estaba abierto, salvo por una corta barrera para vehículos, un tipo de valla baja y porosa destinada a impedir el paso ilegal de coches y camiones. Pero ahora la encontró bloqueada por un muro de 9 metros de altura, compuesto por enormes vigas de acero separadas por huecos de 10 centímetros, que sólo admiten a los animales más pequeños.

(Más información: Estados Unidos expande el muro fronterizo a pesar de la pandemia, poniendo en peligro a jaguares y otros animales)

La mayor parte de la frontera de Nuevo México está ahora flanqueada por esta valla, construida de 2018 a 2020 bajo la Administración de Donald Trump, un hecho al que el Sr. Goodbar ha tenido que resignarse: simplemente siguió avanzando hacia el oeste. En total, pasó casi cinco días migrando a lo largo del muro, a veces cambiando brevemente de dirección, presumiblemente tratando de dirigirse al sur alrededor del obstáculo. Finalmente, a unos 37 kilómetros al oeste de donde lo encontró, se rindió y volvió al norte.

La trayectoria del lobo, rastreada por un collar GPS colocado por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU., es una de las primeras pruebas concretas de que el muro altera los movimientos de la fauna silvestre en libertad, dice Michael Robinson, defensor del lobo en el Centro para la Diversidad Biológica, un grupo medioambiental con sede en Arizona.

"No me sorprendió que ocurriera, porque lo habíamos previsto", dice Robinson. "Pero estaba desanimado".

Las peripecias del Sr. Goodbar confirman lo que los conservacionistas y los científicos llevan años advirtiendo: que los movimientos de todos los animales grandes se verán interrumpidos por el muro fronterizo. Eso incluye no sólo a los lobos, sino también a los berrendos de Sonora, una subespecie del mal llamado antílope americano que están en peligro de extinción, a los jaguares, a los ocelotes y a los borregos cimarrones y a especies más comunes como los leones de montaña, los gatos monteses, los venados bura y muchos más.

El caso del lobo "es un dato extremadamente importante", dice Myles Traphagen, biólogo de la Wildlands Network, un grupo no partidista dedicado a preservar los corredores de vida silvestre. En primer lugar, demuestra que "el muro fronterizo está poniendo en peligro la recuperación de una especie en peligro de extinción".

"Y piensa en todos los demás animales [a los que afecta], y en los acontecimientos que ocurren a diario y que no podemos ver", dice.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre (FWS) mantiene que el lobo mexicano puede recuperarse sin que los individuos viajen de un lado a otro de los dos países, según declaró a National Geographic Aislinn Maestas, portavoz de la FWS.

Los modelos biológicos empleados por la agencia suponen que habrá "una conectividad limitada entre las poblaciones de Estados Unidos y México debido a la distancia entre las poblaciones, la presencia de una frontera internacional y la mayor tasa de mortalidad observada con los lobos en dispersión". Aun así, los científicos estiman que un lobo podría dispersarse a la otra población una vez cada 12 o 16 años, pero esos cálculos se hicieron antes de que se planificara o construyera el muro.

"Una dispersión exitosa entre las poblaciones tiene el potencial de beneficiar a la genética de la población, pero la recuperación del lobo mexicano puede lograrse sin una dispersión exitosa, ya que estamos utilizando liberaciones desde el cautiverio para abordar las necesidades genéticas", dice Maestas. El servicio introduce regularmente lobos recién nacidos en cautividad (como el Sr. Goodbar) en guaridas de lobos salvajes, una estrategia que tiene sus partidarios y sus críticos.

De vuelta al borde del abismo

Los lobos grises mexicanos, una subespecie de lobo gris, están protegidos por la Ley de Especies en Peligro de Estados Unidos. Estos depredadores son ligeramente más pequeños que los lobos grises y en su día se extendían por Arizona, Nuevo México, Texas y el norte de México. Pero el gobierno de EE.UU. puso en su punto de mira a este animal para defender a la industria ganadera. Los últimos lobos mexicanos que se reproducían fueron eliminados de Estados Unidos en la década de 1930. En 1976, se incluyeron en la lista de la Ley de Especies en Peligro de Extinción, con lo que se revirtieron los antiguos esfuerzos por eliminarlos. 

Al año siguiente, el gobierno contrató a un trampero de lobos, Roy McBride, que había matado previamente a los animales, para que capturara vivos a los últimos lobos del norte de México. Tres de los animales que capturó y otros cuatro que ya estaban en cautividad, un total de siete, fueron criados en cautividad. A partir de 1998, sus descendientes fueron liberados en la naturaleza del este de Arizona y el oeste de Nuevo México. En marzo de 2021, se calculó que vivían 186 animales en los dos estados, lo que supone un aumento del 14% respecto al año anterior. Otro par de docenas de lobos viven en una pequeña población en el norte de México. Sin embargo, la diversidad genética de la población es peligrosamente baja, afirma Robinson.

Lo ideal sería que los lobos de las dos poblaciones se encontraran de forma natural y se cruzaran, lo que beneficiaría a la especie en su conjunto al ampliar el acervo genético. Sin embargo, para realizar ese viaje se enfrentan a muchos obstáculos, como la carretera interestatal 10, que el Sr. Goodbar ha cruzado ya dos veces (un lobo mexicano murió atropellado en la interestatal en febrero de 2021).

El muro fronterizo recién construido no permite ese paso. Eso es perjudicial para animales de gran tamaño como los lobos, cuya capacidad de migrar es "crucial para su viabilidad genética a largo plazo", dice John Linnell, biólogo del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza que estudia las interacciones entre depredadores como los lobos y los humanos.

Dado que el muro interfiere directamente en el movimiento del lobo mexicano, normalmente violaría la Ley de Especies en Peligro. Pero la Ley de Identificación Real de 2005 otorga al jefe del Departamento de Seguridad Nacional la autoridad para anular esta ley y docenas de otras. El Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. no respondió a la solicitud de National Geographic para que hiciera comentarios.

Lo que es más, las 168 kilómetros de nuevo muro de Nuevo México son sólo una pequeña parte de las más de 724 kilómetros de muro construidas bajo la administración de Trump. Más de 354 kilómetros de nuevo muro se extienden a lo largo de la frontera de Arizona, 193 kilómetros en California y 27 kilómetros en Texas, dice Traphagen. 

La construcción del muro fronterizo ha cesado, aunque la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras anunció el 20 de diciembre que "cerrará pequeñas brechas" en el muro, aunque no está claro qué implicaciones tendrá esto. Varios grupos ecologistas y tribales han demandado al gobierno federal para detener la construcción, intentos que han fracasado en su mayoría.

Un viaje solitario

El Sr. Goodbar se encuentra ahora en el Bosque Nacional de Gila, cerca de donde comenzó su viaje. Se desconoce si volverá a salir en busca de un nuevo territorio o tratará de establecer un lugar cerca de su área de distribución.

En 2017, dos lobos cruzaron a Estados Unidos desde México. Uno de ellos cruzó sin problemas por la frontera casi en el mismo lugar en el que el Sr. Goodbar trató de pasar y no lo consiguió. Otro era la madre del Sr. Goodbar: la hembra se abrió camino hacia el norte, cerca de Douglas, Arizona, pasando por el Valle de San Bernardino, un punto mundial de diversidad de abejas, que ahora también está bloqueado por el nuevo muro. Fue capturada en Arizona a raíz de las quejas de un ganadero y dio a luz en cautividad al Sr. Goodbar en el zoológico del condado de Sedgwick, en Kansas, que dio al lobo su nombre. 

Los conservacionistas y los científicos instan a que se tomen más medidas para hacer frente a la difícil situación de los animales fronterizos como estos lobos, y subrayan que el muro fragmenta gravemente las poblaciones y bloquea antiguas rutas migratorias. "Este es un acontecimiento que creo que necesita mucha más atención", dice Traphagen. "Esto es sólo el principio".

A Robinson le encantaba visitar la zona por la que intentaba pasar el Sr. Goodbar, recorriendo las huellas de innumerables animales presentes y pasados.

"Es un paisaje sublime, conmovedor, lleno de vida", dice. Pero la barrera de nueve metros que atraviesa el paisaje cambió su experiencia.

"Me rompe el corazón bajar al muro", dice.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
¿Puede sobrevivir este mochuelo en uno de los estados que más rápido crecen de Estados Unidos?
Animales
Estados Unidos expande el muro fronterizo pese a la pandemia, poniendo en peligro a jaguares y otros animales
Animales
Las mariposas monarca podrían estar mejor de lo que se pensaba, según un controvertido estudio
Animales
¿Qué es la caza furtiva de animales?
Animales
Las vaquitas marinas aún podrían recuperarse si se acaba con la pesca ilegal

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved