¿Por qué se están muriendo los manatíes de Florida?

Se están realizando esfuerzos de emergencia para alimentar y rescatar a estos parientes acuáticos de los elefantes, debilitados por el hambre y el frío invernal.

Por Gena Steffens
fotografías de Jason Gulley
Publicado 14 feb 2022, 13:45 CET
Un manatí busca comida en un bosque inundado con agua caliente de primavera.

Un manatí busca comida en un bosque inundado con agua caliente de primavera. En Florida, el frío invernal y la grave escasez del alimento básico de los manatíes (la hierba) son una combinación mortal para estos mamíferos herbívoros.

Fotografía de Jason Gulley

Las mismas presiones que mataron el año pasado a más de 1100 manatíes en Florida vuelven a estar presentes este invierno. Los máximos responsables de la fauna salvaje del estado estadounidense han informado de la muerte de 97 manatíes sólo en enero. El hambre y el frío son los culpables. Las estimaciones del número total de manatíes de Florida oscilan entre 5 700 y 7 500.

La mayoría de las muertes se han producido en la Laguna del Río Indio, un estuario que se extiende más de 150 millas por la mitad de la costa este de Florida. Aquí, décadas de contaminación por fertilizantes agrícolas y desarrollos residenciales han acabado con vastas franjas de hierbas marinas que son la principal fuente de alimento de los manatíes.

Entre mediados de enero, cuando el frío azotó Florida, y finales de mes, se triplicó el número de cadáveres de manatíes encontrados, afirma la veterinaria estatal Martine de Wit, de la Comisión de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida (FWC).

Los biólogos que vigilan a los manatíes en los refugios de aguas cálidas "están viendo animales delgados, demacrados", dice Andy Garrett, coordinador de rescate de manatíes de la comisión.

El pasado noviembre, Patrick Rose, director ejecutivo del Save the Manatee Club, advirtió que este invierno podría ser catastrófico: "Los manatíes van a tener que tomar una horrible decisión de vida o muerte: morir antes por tener que salir al frío o permanecer calientes y morir de hambre".

En el pasado, dice de Wit, los manatíes habrían sobrevivido fácilmente a las olas de frío del invierno. Pero ahora, muchas vacas marinas, como también se llama a estos apacibles mamíferos herbívoros, se han debilitado por sucesivos años de escasez de alimentos y están llegando a su punto de ruptura.

"Estos animales están en peligro", dice.

Los manatíes necesitan calor para sobrevivir

Como especie subtropical, los manatíes de Florida son vulnerables cuando la temperatura del agua baja de los 68 grados. A diferencia de otros mamíferos marinos, como las ballenas y las focas, los manatíes carecen de abundante grasa aislante; son redondos y regordetes no porque estén gordos, sino porque tienen un tracto digestivo muy grande para procesar toda la vegetación que comen.

Para sobrevivir a los periodos fríos, los manatíes buscan refugio en aguas cálidas, como manantiales naturales y los desagües de los sistemas de refrigeración de las centrales eléctricas. A finales de enero, cerca de 800 manatíes se apiñaban en los desagües del Centro de Energía Limpia de Cabo Cañaveral de Florida Power & Light, en el condado de Brevard. Estos refugios solían ofrecer abundante comida, pero ahora, al haber desaparecido gran parte de la hierba marina, los manatíes no tienen casi nada que comer.

En las instalaciones de Cabo Cañaveral se está llevando a cabo un esfuerzo de alimentación de emergencia sin precedentes. Normalmente, alimentar a los manatíes salvajes está prohibido por las leyes estatales y federales, pero con tantos animales en riesgo de morir de hambre este invierno, los funcionarios de vida silvestre han decidido intervenir. Desde el 7 de diciembre, el personal de la FWC ha estado arrojando cabezas de lechuga y repollo al agua para las voraces vacas marinas. Para evitar que los animales aprendan a asociar a los humanos con la comida, lo hacen escondidos detrás de lonas.

Los huesos de las costillas de los manatíes cubiertos de algas yacen a lo largo de la costa de Merritt Island, en la laguna de Indian River. El año pasado murieron más de 1.100 manatíes en Florida, la mayoría de ellos en la laguna de unos 240 kilómetros de largo. Este año se han registrado casi un centenar de muertes.

Fotografía de Jason Gulley

Esfuerzos de rescate 

Los equipos de rescate de la FWC están preparados para lanzarse a por los manatíes que necesitan tratamiento médico. Los animales enfermos son trasladados a centros de rehabilitación como SeaWorld y el Centro de Cuidados Críticos de Manatíes del ZooTampa.

El año pasado, el número de manatíes enfermos fue abrumador. En previsión de otro invierno peligroso, SeaWorld, que tenía 28 manatíes a su cargo a finales de enero, está construyendo cinco piscinas de rehabilitación adicionales para hasta 20 más.

En ZooTampa, el trabajo del equipo de Cuidados Críticos de Manatíes parece interminable, dice Jaime Vaccaro, supervisor del cuidado de animales en el hospital de manatíes del zoo. Entre los pacientes hay crías huérfanas, víctimas de estrés por frío, hambre, neumonía y otras dolencias, y manatíes heridos por embarcaciones.

"Todos hemos hecho turnos extra durante los últimos nueve meses", dice Vaccaro.

Después de arrodillarse para dar el biberón a dos bebés, Vaccaro ayuda a otros cuidadores a guiar a un joven macho llamado Flapjack a una "piscina médica". Está tumbado parpadeando a la luz del sol mientras se le introduce un tubo de plástico por la nariz hasta el estómago para suministrarle una mezcla rica en nutrientes y varios medicamentos.

Cuando Flapjack llegó el pasado octubre, estaba tan demacrado que algunos cuidadores pensaron que no sobreviviría. Pero después de más de cien días en cuidados intensivos, está volviendo a engordar. Si se recupera por completo, será devuelto a la naturaleza y un nuevo paciente ocupará su lugar.

Los manatíes, al igual que sus parientes vivos más cercanos, los elefantes, tienen una gran memoria. Como se sabe que visitan las mismas aguas a lo largo de su vida, los rescatadores tienen cuidado de liberar a cada manatí en el lugar donde fue capturado. Si eso no es posible porque los lugares son ahora desiertos de alimentos, los manatíes son reintroducidos en lugares donde la vegetación es abundante, como en el Parque Estatal de Blue Spring, en Orange City.

Demandas por la muerte de manatíes

A medida que más manatíes sucumben a la inanición y al frío, una coalición de grupos conservacionistas, entre ellos Save the Manatee Club, Center for Biological Diversity y Defenders of Wildlife, emprende acciones legales. El 1 de febrero, el grupo presentó una demanda contra el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, acusando a la agencia de no ampliar el "hábitat crítico" para los manatíes.

En su demanda, los grupos afirman que la agencia reconoció la necesidad de revisar y actualizar las áreas de hábitat crítico del manatí hace más de una década, pero no lo ha hecho. Su esperanza es que la demanda empuje al Servicio de Pesca y Vida Silvestre a rediseñar las regulaciones de hábitat crítico de manera que aborden la pérdida de refugios naturales de aguas cálidas, la mala calidad del agua que causa floraciones de algas dañinas, y las continuas pérdidas de hierbas marinas en la Laguna del Río Indio y en otros lugares.

Los conservacionistas afirman que es crucial restaurar las praderas marinas. Las praderas marinas no sólo sostienen a los manatíes, sino también a los peces, camarones, cangrejos, caballitos de mar y tortugas, así como a las economías humanas basadas en el turismo, la pesca, los bienes inmuebles y el ocio.

Hasta que se reduzca la contaminación y se restablezca la hierba marina, los manatíes seguirán sufriendo y muriendo. "El problema de la hierba marina no va a estar resuelto para el año que viene", dice Tom Reinert, director regional de la Comisión de Vida Silvestre de Florida. "Así que estamos previendo que tal vez tengamos que repetir [las medidas de emergencia] de nuevo el próximo invierno utilizando las lecciones que hemos aprendido de este invierno para ayudar a guiarnos".

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y la protección de las maravillas de nuestro mundo, ha financiado el trabajo del explorador Jason Gulley. Más información sobre el apoyo de la Sociedad a los exploradores oceánicos.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Más de 430 manatíes han perecido en el 2021. ¿Por qué se están muriendo?
Animales
Encuentran a las crías de uno de los tiburones sarda más grandes del mundo: ¿por qué es tan sorprendente?
Animales
Descifran cómo se comunican los delfines
Animales
Vídeo: Así juegan esta reina loba y sus cachorros
Animales
Vídeo: Así huyen las nutrias de río

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved