Varios mercados de animales vivos son acusados de maltrato animal en San Francisco

Un vídeo grabado con cámara oculta sugiere que 11 tiendas que sacrificaban y vendían animales podrían haber infringido la ley.

Por Dina Fine Maron
Publicado 16 ago 2022, 14:26 CEST
En febrero de 2022, un grupo de defensa de los animales grabó imágenes de supuestos abusos ...

En febrero de 2022, un grupo de defensa de los animales grabó imágenes de supuestos abusos en tiendas de San Francisco. El vídeo incluía peceras abarrotadas y sucias y peces aparentemente enfermos.

Fotografía de of Animal Outlook

En una marisquería de San Francisco, un trabajador con gorro de pelo rosa y guantes amarillos aparece cortando una tortuga cuando aún está viva y se mueve. Más tarde, un pez desmembrado sigue flotando sobre un lecho de hielo, aún vivo pero pasando aparentemente inadvertido para el personal. Un trabajador arroja tres ranas vivas sobre una mesa antes de que se las lleven al matadero.

Estas son algunas de las presuntas violaciones del bienestar animal grabadas en vídeo durante una reciente investigación encubierta llevada a cabo en 11 mercados de animales vivos de la ciudad de San Francisco. En estos establecimientos se seleccionan, matan y venden animales vivos para su consumo. Las escenas, grabadas en febrero y marzo por el grupo de defensa de los animales con sede en Washington D.C., eran visibles para los clientes de las tiendas, afirma el grupo, que compartió su vídeo y sus conclusiones en exclusiva con National Geographic.

(Relacionado: Así será la nueva ley de protección animal en España)

En las grabaciones encubiertas del grupo, los peces se asfixiaban lentamente, se mantenían en contenedores sucios y abarrotados y sufrían otros factores de estrés. 

Las imágenes de Animal Outlook captan principalmente el maltrato de animales marinos, como tortugas, peces y cangrejos, pero también incluye pollos que estaban metidos en jaulas superpobladas, lo que, según el grupo, constituye una violación de las protecciones de las leyes de bienestar de San Francisco y California.

La ley de bienestar animal de California no distingue entre especies marinas y terrestres, por lo que las condiciones presenciadas en los 11 locales de San Francisco se considerarían actos ilegales de crueldad y negligencia según la ley estatal, afirma Scott David, director de investigaciones de Animal Outlook. 

Además, el estado cuenta con protecciones específicas para los animales en los mercados de animales vivos que prohíben acciones como quitarles las plumas o las conchas mientras respiran. Esa ley, que tiene 20 años de antigüedad, establece que un animal en esos lugares no puede ser "desmembrado, desollado, abierto en canal, ni se le puede quitar la piel, las escamas, las plumas o el caparazón mientras esté vivo".

(Relacionado: España, líder europea en abandono de animales: 700 cada día)

Las ranas se mantienen en una bañera de plástico abarrotada en un mercado de animales vivos de San Francisco que los investigadores visitaron en marzo de 2022.

Fotografía de of Animal Outlook

Lynne Sneddon, experta en el dolor de los peces de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), que analizó las imágenes para National Geographic, dice que las escenas revelan un "trato inhumano a los animales sintientes".

Los peces, las ranas y las tortugas tienen receptores para el dolor y responden a él como los mamíferos, dice Sneddon.

"Los peces son mantenidos en el aire donde se asfixian. Esto sería similar a mantener a un mamífero terrestre bajo el agua hasta que se ahogara", dice.

Por otra parte, las condiciones de hacinamiento de los peces y los tanques con aguas muy poco profundas (como se muestra en el vídeo) causarían un grave estrés a los animales, y esa respuesta de estrés, además de ser un problema de bienestar animal, empaña el sabor de los peces porque el cuerpo de los animales se inundaría de hormonas como el cortisol, señala.

Un dolor que dura en el tiempo

Los 11 mercados de animales vivos que aparecen en el vídeo venden principalmente pescado y animales marinos vivos, aunque uno de ellos vende aves de corral. Todos están en comunidades bulliciosas, "en calles con edificios de apartamentos, familias caminando y niños esperando en las paradas de autobús", dice David.

Su equipo decidió centrarse en estos 11 mercados de animales vivos de San Francisco para dar a conocer que estas tiendas se encuentran en ciudades de EE. UU. y no sólo en otros países, dice. Además, el grupo quería arrojar luz sobre los problemas de bienestar que se producen entre los animales marinos.

Su grupo ya había documentado presuntos malos tratos a los animales en los mercados de animales vivos de Los Ángeles y Nueva York, aunque los animales que se vendían en esos lugares eran principalmente pollos y otro tipo de ganado, no animales marinos, dice.

El mercado de animales vivos más conocido en los últimos años es el Mercado Mayorista de Mariscos Huanan de Wuhan, en China. Muchos de los primeros casos de COVID-19 se produjeron entre personas que tenían conexiones con ese lugar, donde se mataban y vendían animales vivos, como serpientes, castores y puercoespines. Las condiciones y las prácticas sanitarias del mercado suscitaron dudas sobre las amenazas de enfermedades zoonóticas, así como sobre el bienestar de los animales.

(Relacionado: Crece el debate sobre si el origen de la COVID-19 fue el mercado de animales de Wuhan)

Lo que dice la ley

El castigo por infringir las protecciones de los mercados de animales vivos de California puede incluir una advertencia por escrito, posiblemente seguida de multas, dice Matthew Liebman, presidente del Programa de Justicia para los Animales de la Facultad de Derecho de la Universidad de San Francisco.

Las infracciones de las leyes estatales de bienestar animal varían en función de si el caso es perseguido por los fiscales como un delito menor o como un delito grave. Este último puede incluir penas de cárcel o multas considerables, añade.

"En la ciudad de San Francisco existe desde hace tiempo una controversia sobre los mercados de animales vivos", dice Liebman. Estos sitios "parecen enfrentar dos valores progresistas: el respeto a la diferencia cultural, por un lado, y la protección de los animales contra el sufrimiento, por otro". 

Animal Outlook alertó a San Francisco Animal Care and Control de los problemas que el grupo presenció en una carta a finales de julio. La teniente Rebecca Fenson respondió a la investigación de Animal Outlook en una llamada telefónica y les dijo que estaba investigando el asunto, según el grupo. Deb Campbell, portavoz de la agencia, confirmó a National Geographic que este asunto está bajo investigación activa. "Investigar acusaciones como esta a partir de marzo es difícil", dice. "La gente tiene que avisarnos de inmediato cuando ocurre algo" para que los agentes puedan "citar a los propietarios y confiscar los animales y tomar medidas. Ese es nuestro trabajo".

Examinar la norma de sacrificio

Las prácticas de bienestar animal reveladas en esta investigación son atroces, dice Sneddon, experta en el dolor de los peces. Señala, en particular, la forma en que se sacrificaba a los peces.

En lugar de noquear a los peces golpeándolos en la parte correcta del cráneo y matarlos mientras los animales marinos están aturdidos (el método preferido, dice) es evidente que los peces en este vídeo simplemente son decapitados. En esas situaciones, los animales podrían sentir esos golpes finales y eso les causaría "un dolor y un sufrimiento graves, ya que el cerebro sigue activo".

"La decapitación por sí sola no significa la muerte cerebral en estos animales, por lo que no es realmente humano", dice. Los cerebros de los peces, las ranas y las tortugas pueden soportar un bajo nivel de oxígeno y de flujo sanguíneo, por lo que la decapitación por sí sola no provoca la muerte inmediata, afirma. En pocas palabras: "Estos animales siguen sufriendo después de que se les quite la cabeza".

Ningún estudio ha analizado el dolor y la decapitación en los animales específicamente, pero hay investigaciones que muestran la actividad cerebral y las respuestas a los estímulos externos durante algún tiempo después de la decapitación, dice Sneddon. En un estudio de 1997, las cabezas de anguila mostraron signos de vida hasta ocho horas después de la decapitación, lo que subraya por qué es tan esencial destruir el cerebro antes de la decapitación, dice.

Scott David dice que el objetivo de la investigación de Animal Outlook es asegurarse de que se apliquen las leyes existentes, pero también concienciar sobre la explotación de los animales "sin importar si son peces, ranas, tortugas, vacas o cerdos". En última instancia, dice, "nos gustaría construir un mundo más amable para los animales".

La National Geographic Society apoya a Wildlife Watch, nuestro proyecto de investigación periodística centrado en los delitos y la explotación de la fauna salvaje. Descubre más historias de Wildlife Watch aquí, y envía consejos, comentarios e ideas de historias a NGP.WildlifeWatch@natgeo.com. Conoce la misión sin ánimo de lucro de la National Geographic Society en natgeo.com/impact.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Estos traficantes de fauna salvaje han sido condenados a ayudar a la ciencia
Animales
Cómo los vídeos falsos de rescates de animales se han convertido en una nueva frontera para el maltrato animal
Animales
Mientras el coronavirus persiste, los ciudadanos chinos quieren prohibir los mercados de fauna silvestre
Animales
Un pequeño cambio en la normativa podría transformar la regulación del maltrato animal en EE.UU.
Animales
Namibia, a la busca y captura de elefantes salvajes para subastarlos internacionalmente

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved