Caballos, jinetes y tradición se dan cita en una Ghana poco conocida

Un modesto establo de Accra entrena a algunos de los caballos de carreras más competitivos del país.

En las carreras oficiales, los jockeys deben pesarse antes y después de la competición.

Fotografía de Akosua Viktoria Adu-Sanyah
Por Nii Ayikwei Parkes
Publicado 15 sept 2022, 12:22 CEST

ACCRA, GHANA - Son sólo las 10 de la mañana, pero los jinetes de los establos de Korle Gonno llevan ya siete horas levantados. Están sentados en un semicírculo detrás del puesto del distrito de Korle Bu de la Compañía de Electricidad de Ghana, hablando, riendo de vez en cuando, uno de ellos comiendo waakye (un clásico de la comida callejera ghanesa a base de arroz y judías) de la hoja grande y cerosa en la que se sirve.

"Nos levantamos al amanecer para llevar los caballos a la playa", explica Michael Allotey, un entrenador. "Utilizamos las carreteras principales para llegar a la orilla, pero es muy temprano, las calles están tranquilas. Algunos días llevamos a los caballos a galope ligero, otras veces entrenamos el galope tendido, pero estamos de vuelta aquí a las 5 o 5:30 de la mañana".

Los caballos de los establos de Korle Gonno compiten en el Accra Turf Club, calentando en esta pista antes de entrar en ella.

Fotografía de Akosua Viktoria Adu-Sanyah

He vivido en Accra la mayor parte de mi vida, pero nunca he visto a los jinetes de los establos de Korle Gonno cabalgando con sus corceles por las calles de la ciudad antes del amanecer. Sin embargo, este establecimiento, con décadas de antigüedad, es parte integrante de una cultura ecuestre que ha perdurado durante siglos. La historia de los caballos en África Occidental se remonta al menos al Imperio Maliense, fundado en el siglo XIII por Sundiata, un monarca de África Occidental. Artefactos como una figura armada de terracota a caballo, actualmente prestada al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (Estados Unidos), confirman esta larga relación, al igual que las historias orales transmitidas de generación en generación y los relatos de los propios jinetes y adiestradores.

Esta mañana temprano, Allotey me lleva a varias chozas de madera apoyadas en paredes de cemento. Estas modestas estructuras albergan algunos de los caballos de carreras más competitivos de Ghana, como Skylight, una estrella emergente, y Lucky Boy, un ganador de carreras en serie en el Accra Turf Club, el único hipódromo de la capital. Frente a las casetas, pastan yeguas y potros.

Tiz the Law, un semental de dos años, se prepara para su primer entrenamiento en un hipódromo. Los establos de madera del fondo mantienen a los caballos separados unos de otros.

Izquierda: Arriba:

El jinete Elorm Awuku coloca un cabestro al joven semental Lucky Boy para prepararlo para el aseo.

Derecha: Abajo:

Tiz the Law espera con Christian, un ayudante de cuadra, antes de ser transportado al Accra Turf Club.

Los jóvenes caballos de carreras están atados junto a los establos para ser aseados antes de entrenar. El neumático en el suelo marca un límite para el campo de fútbol adyacente, donde los jugadores se preparaban para un partido mientras se preparaban los caballos.

Me fijo en dos vacas que parecen fuera de lugar. Mientras Allotey me lleva a la sombra de un árbol en cuclillas para reunirme con los hombres sentados, me explica que uno de los jinetes cría ganado como fuente de ingresos. A pesar de la larga historia de sus familias con los caballos, ninguno de los hombres asociados a Korle Gonno se gana la vida con sus hazañas ecuestres.

(Relacionado: En esta subasta de caballos de Texas, comerciantes y rescatadores se enfrentan por el destino de cientos de caballos)

Lucky Boy, un semental de tres años, siendo cargado en el camión que lo lleva al hipódromo del Accra Turf Club junto con yeguas y otros sementales. El entrenador Michael levanta la mano para motivar al caballo a avanzar. La mayoría de los caballos de los establos dudan al ser cargados: el camión está oscuro por dentro y es un espacio cerrado y pequeño, un entorno que requiere mucha confianza por parte de los animales.

La yegua Skylight, de 2,5 años, es empujada desde atrás para subir al camión que la transportará al Accra Turf Club. El camión no pertenece a los propietarios de los establos y sólo se alquila en ocasiones. Aunque la distancia entre los establos y el hipódromo es de unos 30 kilómetros solamente, se puede tardar dos o tres horas o más en llegar al hipódromo debido al denso tráfico de Accra.

Los jinetes gemelos Dennis y Davis Ahinakwa me cuentan que su abuelo fue jinete; el bisabuelo de Allotey también lo fue. Mohammed Jara, que supervisa las cuadras, procede de una familia que emigró de Malí hace muchas generaciones: su padre, Baba Jara, fue un famoso entrenador de caballos y jinete; su tío, Kantara Kamara, fue uno de los jinetes más exitosos de Ghana.

Michael Allotey es jinete y entrenador en los establos Korle Gonno desde hace ocho años. Posee una granja avícola para complementar sus ingresos.

Izquierda: Arriba:

El jinete principal Issaka Gabria monta un caballo nuevo en la pista de paseo del Accra Turf Club. Los caballos suelen agitarse antes de entrar en el hipódromo porque saben que ha llegado el momento de galopar.

Derecha: Abajo:

Red Rum, un caballo nuevo en el hipódromo, espera en un campo de hierba justo al lado del recorrido. La mayoría de los caballos del sector están acostumbrados a un manejo regular desde sus primeros años.

Izquierda: Arriba:

Los jinetes posan para un retrato de grupo con su atuendo oficial de carreras, que no suelen llevar en los entrenamientos: (en el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda) Dennis Ahinakwa, Michael Allotey, Davis Ahinakwa, Elorm Awuku y Max Romeo.

Derecha: Abajo:

Caballos jóvenes galopan hacia la línea de meta. Durante estas sesiones de entrenamiento, el objetivo de los jockeys no es hacer correr a los caballos jóvenes a su máxima velocidad y ganar, sino mantener a los animales a un ritmo controlado para su acondicionamiento.

En los establos, las volutas de arena se arremolinan con las ráfagas de brisa de la mañana. Los hombres hablan un ga sonoro y con humor, mi lengua materna, pero dominan el lenguaje ecuestre. Se lamentan, por ejemplo, de lo que consideran un mal uso del Ejército de Ghana de los purasangres, caballos que codician pero que no pueden permitirse traer para criar. Y recuerdan con evidente orgullo los caballos locales, como Sandring, dos veces ganador del Derby Nacional y el único caballo criado en Ghana que ha ganado la carrera.

A medida que la mañana se acerca a la tarde, es evidente que el amor y el aprecio por los caballos son profundos en cada uno de estos hombres. Sus relatos están llenos de poesía, sobre todo cuando describen sus paseos matutinos por la orilla, donde pueden galopar durante kilómetros y los pescadores que sacan sus capturas en la playa bajan sus redes para dejar pasar a los jinetes.

(Relacionado: El origen mítico de los queridos ponis de Chincoteague puede ser real).

Han estado ligados a los caballos desde que eran niños, a veces haciendo recados gratis sólo para que les dieran la oportunidad de montar. Jara dice que nunca ha conocido un hogar sin caballos. "A los pocos meses ya me arrastraba entre los cascos de los caballos sin domar. Como nunca me hicieron daño, todos en la familia decían que tenía el don".

Los caballos del establo nunca se sacrifican, dice Allotey. A medida que los animales envejecen, se les asigna un trabajo más ligero, como llevar a los turistas en suaves paseos por la playa, actuar como atrezzo para las fotos de las bodas y ayudar a calmar a los caballos más jóvenes. Los caballos heridos se recuperan con métodos de eficacia probada.

"Sabemos cómo cuidar a los caballos, nosotros mismos les damos de comer", dice Jara. "Sólo necesitamos un poco de inversión y podríamos criar campeones aquí".

Los caballos jóvenes practican el galope en el Accra Turf Club. Sólo unos pocos caballos entrenan a la vez para mantener un entorno controlado, especialmente para los animales novatos.

Le creo porque sé que generaciones de experiencia alimentan su convicción. La historia de la equitación en África Occidental vive a través de cada uno de estos hombres; es el futuro el que está borroso.

Cuando me voy, se detiene una moto. Se trata de un cliente que ha venido a negociar el precio de un caballo para una fiesta del barrio. La vida, al parecer, sigue su curso.

Akosua Viktoria Adu-Sanyah es una artista visual y fotógrafa documental germano-ghanesa con sede en Zúrich (Suiza), que expone y publica a nivel internacional. Su trabajo es frecuentemente premiado por explorar nuevos territorios a través de la creación de imágenes, la investigación y la conexión humana.

Nii Ayikwei Parkes es becario Hutchins 2022-23 en la Universidad de Harvard, donde investiga las conexiones históricas entre África y su diáspora.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Un día en la capital mundial de las subastas de caballos
Animales
El pasado legendario de estos míticos ponis de origen español podría ser real
Animales
Así se construye una comunidad para fomentar el amor por los tiburones
Historia
Así es la meca del rap que ha surgido en la cuna del jazz y el blues
Historia
La cruel indiferencia hacia las mujeres migrantes que huyen de la violencia en Venezuela

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved