Una increíble "momia" de dinosaurio revela un sorprendente pie con forma de pezuña

El asombroso fósil está ayudando a la comunidad científica a entender cómo los tejidos blandos pueden conservarse durante decenas de millones de años.

Por Riley Black
Publicado 14 oct 2022, 11:19 CEST
Dos toros Edmontosaurus luchan por una pareja, con las patas delanteras de los dinosaurios cubiertas de ...

Dos toros Edmontosaurus luchan por una pareja, con las patas delanteras de los dinosaurios cubiertas de uñas y con pezuñas visibles.

Fotografía de Illustration by Davide Bonadonna, NG Image Collection

A pesar de ser conocido por la ciencia desde hace más de un siglo, el dinosaurio Edmontosaurus con pico de pato sigue sorprendiendo. En 2013, los paleontólogos anunciaron que algunos de estos dinosaurios herbívoros tenían peines carnosos en la parte superior de la cabeza, muy parecidos a los de un gallo. Ahora, una nueva investigación ha descubierto otra característica inesperada que los expertos habían pasado por alto. El Edmontosaurus tenía el equivalente reptiliano a una pezuña: sus dedos centrales estaban conectados y cubiertos por una gran uña.

El descubrimiento proviene del análisis de una "momia" de Edmontosaurus, apodada Dakota, publicado esta semana en PLOS ONE. Se han encontrado otros fósiles excepcionales de Edmontosaurus, pero Dakota es uno de los más completos. Además del descubrimiento de la pezuña, ofrece pistas sobre una de las formas en que los huesos y tejidos de los dinosaurios pueden conservarse a lo largo del tiempo.

(Relacionado: Descubren el dinosaurio más antiguo de África: un fósil de hace 230 millones de años)

Los fósiles de dinosaurios con tejidos conservados, como la piel, se denominan a veces "momias", y hasta ahora "se suponía que las momias de dinosaurios tenían que ser enterradas rápidamente", dice la paleontóloga de la Universidad de Tennessee, Knoxville (Estados Unidos), Stephanie Drumheller-Horton. La idea era que los cadáveres descubiertos atraerían a los carroñeros, que se llevarían el cuerpo, y la exposición al sol, al viento y a la lluvia también podría contribuir a la descomposición del cuerpo. Los investigadores creían que cuanto antes se cubriera un dinosaurio con sedimentos y se protegiera de las fuerzas destructivas, más posibilidades habría de que se conservaran algunos de sus tejidos blandos.

Sin embargo, estas explicaciones nunca fueron del todo satisfactorias, dice Drumheller-Horton, porque los insectos, los hongos e incluso los microorganismos pueden descomponer un cadáver enterrado. Algo más debe explicar cómo se forman estos fósiles momificados, y Dakota ha revelado una vía inesperada para que la piel y otros rasgos, como la queratina de las uñas, lleguen al registro fósil.

"La piel de los dinosaurios es inesperadamente común en el registro fósil", dice Drumheller-Horton, y la forma en que Dakota se conservó puede explicar por qué.

(Relacionado: El 'Spinosaurus' cazaba bajo el agua gracias a sus huesos "de pingüino")

Piel de Edmontosaurus del fósil de Dakota que los científicos creen que se conservó después de que los carroñeros perforaran el cuerpo del dinosaurio y los fluidos y gases escaparan, permitiendo que la dura piel se secara antes de ser enterrada.

Fotografía de Daan Meens

Queratina conservada de una uña de Edmontosaurus que cubría gran parte del pie delantero derecho del dinosaurio.

Fotografía de Daan Meens

Piel de dino seca

Dakota no fue enterrado rápidamente. De hecho, Drumheller-Horton y sus colegas proponen que hace más de 66 millones de años el cadáver del dinosaurio quedó expuesto en el suelo y se secó en el transcurso de semanas o meses. Los carroñeros llegaron a hurgar en el cuerpo, como demuestran los parches de la piel de Dakota que muestran marcas de mordiscos donde los carnívoros mordisquearon el cadáver antes de que el dinosaurio fuera finalmente enterrado.

"Sabemos que al menos dos carnívoros, y quizá más, consumieron partes del brazo y la cola del animal después de su muerte", afirma Drumheller-Horton. Esos carnívoros oportunistas podrían incluso haber ayudado a que la piel de Dakota se conservara.

Las marcas de mordeduras sugieren que los carroñeros abrieron la pared del cuerpo del dinosaurio, lo que podría haber permitido que los fluidos, gases y microbios que se acumularon durante la descomposición se drenaran. Cuando se comieron o se pudrieron las vísceras internas, la piel escamosa y resistente del hadrosaurio pudo secarse mejor al sol, formando una especie de envoltura alrededor de los huesos antes de que el animal fuera enterrado. Drumheller-Horton y sus colegas señalan que esta es la razón por la que Dakota tiene un aspecto "desinflado", con la piel encogida hacia los huesos en lugar de colocada como en vida.

Los paleontólogos se han preguntado durante décadas sobre la conservación de las momias de dinosaurio, y el nuevo trabajo presenta "un sólido argumento" de que Dakota estuvo expuesto a los elementos antes de ser enterrado, dice la paleontóloga del Instituto Tecnológico de Nueva York Karen Poole, que no participó en el estudio. Aunque es difícil saber cuándo se alimentaron los carroñeros de los restos de Dakota, señala, está claro que el fósil representa a un dinosaurio que estaba algo podrido y desecado en lugar de ser un cadáver prístino.

Probablemente Dakota no fue el único hadrosaurio que pasó por este proceso. Los paleontólogos suelen encontrar piel o impresiones de piel en los hadrosaurios, pero no restos de otros tejidos blandos, como los órganos internos. Este patrón podría indicar que la piel de los hadrosaurios era tan dura que no resultaba muy atractiva para los carnívoros y que podía persistir durante mucho más tiempo que las partes más blandas del cuerpo del dinosaurio, lo que le daba más posibilidades de aparecer en el registro fósil.

(Relacionado: Este dinosaurio es el «fósil más impresionante» jamás visto)

Una "pezuña" temprana

Especímenes como el Dakota pueden reescribir el aspecto que creemos que tenían los dinosaurios, algo que a menudo se basa sólo en los huesos. Entre los animales vivos, muchas estructuras importantes (como la trompa de un elefante o las barbas de un pavo) no contienen ningún hueso, lo que significa que no las conoceríamos si sólo tuviéramos fósiles de los animales. Sin duda, los dinosaurios también tenían adornos y partes del cuerpo que no dejaban rastro en el esqueleto, y es necesario el descubrimiento de animales fósiles bien conservados como Dakota para revelarlos.

Las patas delanteras de Dakota sorprendieron especialmente a los paleontólogos. Por los esqueletos, los paleontólogos sabían que el Edmontosaurus tenía cuatro dedos en cada mano. Otras momias y huellas de hadrosaurios indicaban que estos dedos estaban envueltos en una especie de "manopla", actuando casi como un solo pilar en lugar de múltiples dígitos extendidos.

Dakota aclara aún más esta estructura del pie. "El término 'pezuña' se aplicó a este espécimen en las redes sociales cuando se filtraron por primera vez las imágenes de la mano, y se ha mantenido desde entonces", dice Clint Boyd, coautor del estudio. La estructura no es la misma que la de los cascos de los caballos, ya que la dura cubierta exterior no se extiende hasta la parte inferior del pie, pero la anatomía de Dakota sigue teniendo una apariencia similar a la de un casco, con una gran uña sobre los dedos centrales, a diferencia de la mayoría de las patas de otros reptiles.

La mano empieza a parecerse de repente a una pezuña con una garra de rocío más pequeña a cada lado", dice Poole.

Es probable que Dakota también tenga otros secretos que esperan ser descubiertos. "A menudo se asume que toda la piel de los dinosaurios se conserva como un molde o una escayola", dice Drumheller-Horton, pero en Dakota "podemos ver que la propia piel está presente en tres dimensiones". No es sólo la forma de la piel, sino la propia piel que se ha conservado durante más de 66 millones de años.

"Descubrimientos como el de Dakota son una gran oportunidad para que demos un paso atrás", dice Poole, "y pensemos en las suposiciones que hemos estado haciendo sobre la anatomía de estas criaturas".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
'Jurassic Park' refleja erróneamente casi todo lo que muestra de este icónico dinosaurio
Animales
Esta fue la última comida de un dinosaurio que vivió hace 110 millones de años
Animales
Hallan en ámbar un fósil de dinosaurio más pequeño que un colibrí
Animales
Descubren en Canadá un nuevo tiranosáurido de 79,5 millones de años
Animales
Descubren un nuevo dinosaurio «con dientes de tiburón»

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved