Las mariposas monarca migratorias caen en picado, pero se recuperarán

Las temperaturas cálidas y la sequía han contribuido probablemente a que haya menos mariposas en sus zonas de invernada de México, pero los expertos afirman que la subespecie es resistente.

Por Jessica Taylor Price
Publicado 12 feb 2024, 14:22 CET, Actualizado 15 feb 2024, 17:04 CET
Una mariposa monarca migratoria se alimenta de flores nativas en el Parque Estatal Zapalinamé en Coahuila

Una mariposa monarca migratoria se alimenta de flores nativas en el Parque Estatal Zapalinamé en Coahuila. México, durante la migración otoñal. La sequía y las temperaturas más cálidas pueden acabar con las flores de las que dependen los insectos para sobrevivir.

Fotografía de Jamie Rojo

Cada año, millones de mariposas monarca orientales migratorias recorren hasta 4828 kilómetros desde el sur de Canadá y las Grandes Llanuras de Estados Unidos para pasar el invierno en los bosques de montaña de México.

Sin embargo, según un nuevo informe publicado esta semana por el Gobierno mexicano y otros grupos, este invierno han viajado un 59% menos que el invierno anterior. Los nuevos datos reflejan una tendencia preocupante para la especie, que se enfrenta a las amenazas conjuntas del cambio climático y la pérdida de hábitat en toda su área de distribución.

La población migratoria, una subespecie, representa alrededor del 85% de todas las monarcas orientales, según Jorge Rickards, director de WWF-México. Estos datos, dijo, son un buen indicador de la salud de la monarca oriental en su conjunto. 

"Es una llamada de atención muy directa que nos ha dado la naturaleza de que no podemos bajar la guardia, y que necesitamos seguir reforzando las medidas de conservación", afirma Rickards.

Una planta solar propiedad de la empresa Engie's, en Anoka (Minnesota), también proporciona hábitat a polinizadores como las monarcas. Gracias a una cuidadosa plantación de gramíneas y flores autóctonas, los insectos pueden prosperar.

Fotografía de Jamie Rojo

Las mariposas monarca migratorias estuvieron presentes en 0,8 hectáreas de bosque mexicano en la segunda quincena de diciembre de 2023, en comparación con 2,2 hectáreas en el mismo periodo de 2022, según el informe de WWF, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México y la Alianza WWF-Fundación Telcel. En total, los científicos estudiaron nueve colonias de mariposas en dos estados: cuatro en Michoacán y cinco en México.

La superficie es la segunda más pequeña desde 1993, cuando se registraron los datos por primera vez. El registro más bajo fue de 2013 a 14, cuando las mariposas monarca ocuparon 0,6 hectáreas; el más alto fue de 18 hectáreas, en 1996-97. 

Es normal que las poblaciones de monarca fluctúen con el tiempo, afirma Rickards.

En 2022, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza declaró a la mariposa monarca migratoria en peligro de extinción, una decisión que ocupó titulares en todo el mundo. En octubre de 2023, la organización rebajó la subespecie a la categoría de vulnerable a la extinción, alegando que los modelos que mostraban la desaparición del insecto eran probablemente demasiado prudentes.

Dicho esto, en el caso de las monarcas orientales, "la tendencia general ha sido a la disminución, por lo que tenemos que actuar con mucha rapidez y firmeza para crear las condiciones que les permitan recuperarse", afirma Rickards, por ejemplo reduciendo el uso de pesticidas en México.

Durante los últimos 30 años, un equipo de WWF-México y la Comisión Nacional de Áreas Protegidas de México (CONANP) ha trabajado con las comunidades locales de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca para monitorear el tamaño de la colonia invernal de mariposas monarca.

Fotografía de Jamie Rojo

"Nos necesita a los humanos"

Cuando los huevos de monarca eclosionan y se convierten en orugas, se alimentan de algodoncillo, la única planta en la que las monarcas migratorias ponen sus huevos. Esto las hace tóxicas para sus depredadores. Si nacen a finales de verano o principios de otoño, las mariposas viajan al sur de México para pasar el invierno, donde se reúnen por millones en los abetos autóctonos.

Es un viaje que harán millones, pero del que ninguna regresará. En primavera, la población emprende el regreso hacia el norte, poniendo huevos por el camino y creando una nueva generación que continuará el viaje de vuelta a Estados Unidos y Canadá. El viaje puede durar cuatro o cinco generaciones en total. Increíblemente, las monarcas que se dirigen al norte tienen una esperanza de vida de entre cinco y siete semanas, mientras que las que se dirigen al sur pueden vivir hasta ocho meses.

Las poblaciones de monarcas orientales han disminuido en un 80% desde la década de 1980, debido sobre todo al crecimiento de la agricultura, que ha acabado con grandes cantidades de algodoncillo.

Las mariposas monarca se agrupan en una rama de abeto en la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Fotografía de Jamie Rojo

Las altas temperaturas y la sequía en Estados Unidos y Canadá durante el invierno de 2023 a 2024 son las culpables de la disminución de este año, ya que pueden destruir el algodoncillo que queda.

La deforestación en México también ha eliminado zonas que las mariposas necesitan para sobrevivir al invierno. Los herbicidas y pesticidas matan el algodoncillo y afectan a la salud de las mariposas, según el informe.

El declive de estos insectos puede degradar otras partes del ecosistema, sobre todo porque son importantes polinizadores de los cultivos alimentarios de Estados Unidos y México.

"El simple hecho de que millones de mariposas migren a través de nuestro país y polinicen todas estas plantas diferentes es ciertamente importante", afirma Rickards.

Estados Unidos, Canadá y México tienen cada uno sus propios planes para proteger a las monarcas. En México, la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, trabaja para reducir la tala ilegal y plantar hábitats favorables a los polinizadores.

Rickards tiene esperanzas de que las monarcas vuelvan. "La población es muy resistente", afirma. "Pero nos necesita a los humanos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved