Mariposa monarca

Las monarcas occidentales han disminuido en más del 99 por ciento desde la década de 1980. Las monarcas orientales han disminuido en aproximadamente un 80 por ciento.

Por Redacción National Geographic
Mariposas Monarca, México
Millones de mariposas monarca viajan a refugiarse del invierno en los bosques ancestrales de México. Vuelan desde el sur de Canadá y el norte de los EE.UU. a miles de kilómetros, tomando como referencia la dirección del sol.
Fotografía de Joël Sartore, National Geographic

Artículo publicado el 5 de septiembre de 2010 y actualizado el 31 de marzo de 2022.

Las mariposas monarca son mundialmente conocidas por la increíble migración masiva que lleva a millones de ejemplares a California y México cada invierno. La monarca norteamericana es la única mariposa que realiza una travesía tan espectacular, con una distancia cercana a los 5000 kilómetros. Estos insectos deben partir cada otoño antes de que llegue el frío, que acabaría con ellos si se demoran demasiado.

La monarca es una de las mariposas más reconocibles y mejor estudiadas del planeta. Sus alas naranjas están entrelazadas con líneas negras y bordeadas con puntos blancos. Aunque la mariposa monarca es nativa de América del Norte y del Sur, se ha extendido a otros lugares cálidos donde crece el algodoncillo, su único alimento. 

Las mariposas monarca de América del Norte, que ya no se encuentran en América del Sur, se dividen en dos grupos principales: las monarcas occidentales, que se reproducen al oeste de las Montañas Rocosas y pasan el invierno en el sur de California; y las monarcas orientales, que se reproducen en las Grandes Llanuras y Canadá, y pasan el invierno en el centro de México. También hay poblaciones en Hawái; Portugal y España; y Australia, Nueva Zelanda y otras partes de Oceanía.

Las mariposas monarca occidentales alcanzaron en 2020 un mínimo histórico, colocándolas al borde de la extinción. A pesar de que el recuento cifró a esta especie en menos de 2000 en California, el gobierno decidió no incluirla como especie en peligro de extinción. A pesar de los esfuerzos de protección, estas cifras suponen una disminución muy importante frente a las 30 000 documentadas el  año anterior y las millones que había en vuelo en la década de 1980.

VÍDEO: la espectacular metamorfosis de una mariposa monarca

Este trágico descenso de las poblaciones en los últimos 20 años se debe principalmente a que las asclepias (Asclepias syriaca) están desapareciendo por el uso de herbicidas y la pérdida de hábitat. La asclepia, o «algodoncillo», es la única planta donde las mariposas monarca pueden poner sus huevos y la única planta de la que se alimenta la oruga. 

(Relacionado: Las mariposas monarca están extinguiéndose: ¿cómo pueden ayudarlas las ciudades?

Ciclo de vida

Las mariposas monarca nacen en huevos, de los que eclosionan en forma de larva. A continuación se comen la cáscara del huevo y después se alimentan de las plantas del algodoncillo sobre las que nacieron. Por ello, las mariposas monarca dependen de las plantas del algodoncillo, que constituyen prácticamente el único alimento de las larvas.

La mariposa monarca hembra pone cada uno de sus huevos individualmente en la hoja de una planta de algodoncillo, adhiriéndolos con un poco de pegamento que secreta. Una hembra suele poner entre 300 y 500 huevos durante un período de dos a cinco semanas.

(Relacionado: Las mariposas, biomarcadores de salud de los ecosistemas urbanos)

Después de unos días, los huevos se convierten en larvas, también conocidas como orugas en el mundo de las polillas y las mariposas. El trabajo principal de las orugas es crecer, por lo que pasan la mayor parte del tiempo comiendo algodoncillo, razón por la cual la hembra pone sus huevos en las hojas de algodoncillo.

Las orugas comen hasta saciarse durante unas dos semanas. Conforme engordan, las larvas se convierten en jugosas y coloridas orugas. Después crean una dura bolsa protectora que las rodea conforme entran en la fase de crisálida o la etapa de pupa

Alrededor de una semana o dos más tarde, terminan su metamorfosis y emergen como mariposas monarca adultas completamente formadas, de color negro y naranja. Estas mariposas monarca nacen para volar, y saben, por el cambio en el clima, que deben prepararse para su prolongada travesía.

Estas mariposas desarrollan comportamientos diferentes dependiendo de cuándo completen su metamorfosis. Si emergen en la primavera o principios del verano, comenzarán a reproducirse en cuestión de días. Pero si nacen a finales del verano o del otoño, saben que se acerca el invierno, hora de dirigirse al sur para disfrutar de un clima más cálido.

De las crisálidas emergen en forma de adultos bellamente coloreados en negro, naranja y blanco. El colorido patrón de las monarcas hace que sean fáciles de identificar, y esa es la idea. Los colores distintivos advierten a los depredadores que tienen mal sabor y son venenosos. 

(Relacionado: ¿Por qué se están desplomando las poblaciones de insectos?)

El veneno proviene de su dieta. El algodoncillo en sí mismo es tóxico, pero las monarcas han evolucionado no solo para tolerarlo, sino también para usarlo en su beneficio al almacenar las toxinas en sus cuerpos y volverse venenosas para los depredadores, como las aves.

Mariposa monarca sobre una flor

La gran migración

En el este, solo las monarcas que emergen a fines del verano o principios del otoño realizan la migración anual hacia el sur durante el invierno. A medida que los días se acortan y el clima es más frío, saben que es hora de abandonar sus lugares de reproducción en el norte de EE. UU. y Canadá y dirigirse al sur, a las montañas del centro de México, donde hace más calor. Algunas migran casi 5 000 kilómetros.

Allí, se acurrucan en los oyameles - un abeto nativo de las montañas centrales y del sur de México y del oeste de Guatemala - para esperar el invierno. Una vez que los días comienzan a alargarse de nuevo, las mariposas comienzan a regresar al norte, deteniéndose en algún lugar a lo largo de la ruta para poner huevos. 

Luego, la nueva generación continúa más al norte y se detiene allí para poner sus huevos. El proceso puede repetirse durante cuatro o cinco generaciones antes de que las monarcas hayan llegado nuevamente a Canadá.

(Relacionado: Cómo afecta a la extinción de las mariposas la desaparición de las granjas de Europa)

Por tanto, las monarcas occidentales se dirigen a la costa de California para pasar el invierno, deteniéndose en uno de varios cientos de lugares conocidos a lo largo de la costa para esperar que pase el frío. Cuando llega la primavera, se dispersan por California y otros estados del oeste.

Para cuando comience la migración invernal del a siguiente, varias generaciones de verano habrán vivido y muerto, y serán los tataranietos de los migradores del año pasado los que realicen el viaje. Sin embargo, de algún modo las nuevas generaciones conocen el camino. Siguen las mismas rutas que sus ancestros y en ocasiones incluso vuelven al mismo árbol.

¿Cómo hacen las monarcas un viaje tan largo? Usan el sol para mantener el rumbo, pero también tienen una brújula magnética para ayudarlos a navegar en días nublados. Un gen especial altamente eficiente les da una ventaja para vuelos de larga distancia.

Amenazas a la supervivencia

Los grupos conservacionistas han solicitado al gobierno de los EE. UU. que inlcuya a la mariposa monarca en la lista de la Ley de Especies en Peligro de Extinción. Aunque aún no se ha tomado una decisión, los científicos alertan de que la especie está en grave declive y se enfrenta a grandes amenazas.

Las monarcas occidentales han disminuido en más del 99 por ciento desde la década de 1980. Las monarcas orientales han disminuido en aproximadamente un 80 por ciento.

La desaparición del algodoncillo es una de las principales razones de la disminución de su población. El algodoncillo, que es el único lugar donde las monarcas pondrán sus huevos y el único alimento que comerán las orugas, solía crecer dentro y alrededor de los cultivos agrícolas

La eliminación sistemática del algodoncillo de los campos en los últimos años, así como el mayor uso de herbicidas y la siega junto a caminos y zanjas, han reducido significativamente la cantidad de algodoncillo disponible.

(Relacionado: Esta mariposa modifica sus rutas migratorias en busca de las mejores condiciones de supervivencia)

El cambio climático también es motivo de preocupación por varias razones. Las monarca son muy sensibles a los cambios de temperatura y clima, por lo que el calentamiento global puede afectar los procesos biológicos, como saber cuándo reproducirse y migrar.

Además, cada vez se dan más eventos climáticos extremos, que afectan negativamente sus hábitats de hibernación, a la disponibilidad de algodoncillo en sus hábitats de reproducción y a su supervivencia directamente: demasiado calor o demasiado frío y las monarcas morirán.

Conservación

Como especie icónica, las monarca han recibido mucha atención por parte de los conservacionistas. Existen proyectos en toda América del Norte y se extienden a lo largo de los lugares que recorren en su migración.

Las campañas de concienciación alientan a las personas a plantar algodoncillo en sus jardines y ciudades; solo hace falta buscar el tipo adecuado para cada región. También hay una serie de guías para "científicos ciudadanos", donde cada persona puede ayudar a los científicos a recopilar datos, algo fundamental para desarrollar políticas de conservación para proteger a la mariposa monarca.

Galería relacionada: Mariposas

Por tanto, muchos científicos están preocupados por la población oriental de mariposas monarca, que pasan el verano al este de las Montañas Rocosas. Este grupo cada vez es más reducido y su supervivencia puede verse amenazada por diversos desastres naturales en sus hábitats invernales mexicanos, así como por la menor superficie de plantas del algodoncillo en su hogar estival.

Los santuarios de las monarcas protegen los hábitats invernales de las mariposas y atraen a turistas, quienes ayudan a proporcionar fondos para apoyar sus esfuerzos. Algunos, sin embargo, están en riesgo por el desarrollo humano y los conflictos .

También hay muchos esfuerzos a gran escala para proteger el hábitat, administrar mejor la tierra para los polinizadores, reponer el algodoncillo, crear conciencia y recopilar nueva evidencia científica para comprender mejor a las monarcas.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Las mariposas monarca podrían estar mejor de lo que se pensaba, según un controvertido estudio
Animales
Así pueden las cabras ayudar a prevenir incendios forestales en California
Animales
¿Por qué hay cabras trepadoras de árboles en Marruecos?
Animales
Todavía no está claro por qué murieron más de 400 elefantes en Botsuana
Animales
Estas salamandras "paracaidistas" sobreviven a los saltos desde los árboles más altos del mundo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved