Ajolote

Publicado 11 sept 2018 17:41 CEST, Actualizado 2 dic 2021 11:26 CET
Ajolote
Fotografía de Tim Flach
Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. 

NOMBRE COMÚN: Ajolote
NOMBRE CIENTÍFICO: Ambystoma mexicanum
TIPO: Anfibio
DIETA: Carnívoros
ESPERANZA DE VIDA EN LIBERTAD: 10 -15 años
TAMAÑO: Hasta 30 cm
PESO: 60 - 220 gr
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN: En peligro crítico
TENDENCIA DE LA POBLACIÓN ACTUAL: Decreciendo

Sobre el ajolote

Según cuenta la leyenda, el ajolote es el dios azteca del fuego y el relámpago, Xolotl, que se disfrazó de salamandra para evitar ser sacrificado. Pero estos anfibios mexicanos son lo suficientemente impresionantes por sí mismos, por su capacidad de regenerar extremidades perdidas y mantenerse “jóvenes” durante toda su vida.

A diferencia de otras salamandras que se someten a metamorfosis, los ajolotes nunca superan su etapa larvaria, juvenil, un fenómeno llamado neotenia. Esto significa que mantiene su aleta dorsal en forma de renacuajo, que se extiende casi a lo largo de todo su cuerpo, y sus branquias externas plumosas, que sobresalen de la parte posterior de su amplia cabeza. Sus rasgos juveniles incluyen branquias plumosas que brotan de sus cabezas como una melena, pies palmeados, una aleta dorsal que corre a lo largo de su cuerpo y una cola. 

Aunque conservan sus branquias, los axolotl adultos también tienen pulmones funcionales y pueden respirar a través de la piel. Y como si ser bebés para siempre no los hiciera lo suficientemente increíbles, sus bocas forman siempre una sonrisa.

Esas pequeñas sonrisas dulces pueden convertirse rápidamente en aspiradoras cuando llega la hora de comer. Los ajolotes chupan a sus presas, que incluyen crustáceos, moluscos, huevos de insectos y peces pequeños.

Localizados exclusivamente en Xochimilco, cerca de la Ciudad de México, los ajolotes se diferencian de la mayoría de las otras salamandras en que viven permanentemente en el agua. En casos extremadamente raros, un ajolote progresará a la madurez y emergerá del agua, pero en general, se contentan con permanecer en el fondo de los lagos y canales de Xochimilco.

Parientes cercanos de la salamandra tigre, los ajolotes pueden ser bastante grandes, alcanzando hasta 30 centímetros de largo, aunque el tamaño medio suele ser la mitad. Por lo general, son de color negro o marrón moteado, pero las variedades blancas y albinas son algo comunes, especialmente entre los especímenes cautivos.

 

Este singular anfibio se encuentra en peligro crítico de extinción debido a la pérdida de hábitat, la pesca, la introducción de especies invasoras en su hábitat, la sobreexplotación y la contaminación.

Fotografía de National Geographic

Los ajolotes son longevos y sobreviven hasta 15 años con una dieta de moluscos, gusanos, larvas de insectos, crustáceos y algunos peces. Acostumbrado a ser un gran depredador en su hábitat, esta especie ha empezado a sufrir la introducción de peces grandes en su hábitat. Las amenazas naturales incluyen aves depredadoras como las garzas.

Las poblaciones están en declive, ya que las demandas de la ciudad de México han provocado el drenaje y la contaminación de gran parte de las aguas del lago Xochimilco. También son populares en el comercio de acuarios, y el ajolote asado se considera un manjar en México, reduciendo aún más su número, por lo que está considerada una especie en peligro crítico en la Lista Roja de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza.

Una rareza popular

Los ajolotes han fascinado al público durante mucho tiempo, más aún cuando fueron traídos por primera vez de México a París en 1864 . Los europeos de todo el continente comenzaron a criar salamandras, el comienzo de un fuerte comercio de mascotas en los animales, que se reproducen fácilmente en cautiverio. 

En la naturaleza, son en su mayoría de color marrón grisáceo. Los ajolotes de colores más claros, especialmente aquellos con cuerpos blancos y branquias rosadas, generalmente se crían como mascotas.

Sin embargo, en la mayoría de los países, la especie no se puede comerciar a través de las fronteras internacionales, en parte debido a la preocupación de que se la saquen de la naturaleza. Sin embargo, es ilegal poseer ajolotes en algunos estados de EE. UU. debido en parte al riesgo de que escapen del cautiverio y se crucen con salamandras nativas.

Los ajolotes también son un tema de investigación común para los biólogos, gracias a su capacidad para regenerar extremidades, corazones, médulas espinales e incluso partes de su cerebro perdidos o dañados, todo sin dejar cicatrices permanentes.

Dado que la cicatrización evita que el tejido se regenere, descubrir cómo y por qué los axolotl no dejan cicatrices podría desbloquear la capacidad del ser humano para regenerar tejido. Un estudio de abril de 2021, por ejemplo, descifró cómo se comunican las moléculas del ajolote para promover la regeneración .

A pesar de su omnipresente población cautiva, los ajolotes salvajes están en peligro crítico de extinción. Los anfibios alguna vez habitaron los lagos de gran altitud alrededor de la Ciudad de México, pero la degradación del hábitat los ha limitado a solo unos pocos canales interiores en el área.

Reproducción

Los axolotl, que son criaturas solitarias, alcanzan la madurez sexual al año de edad y su temporada de desove en la naturaleza es en febrero . Los machos buscan hembras, posiblemente usando feromonas, y realizan un baile de cortejo "hula", agitando la cola y la parte inferior del cuerpo. Ella responde dándole un codazo con el hocico.

Luego, el macho deposita espermatóforos, o paquetes de esperma, en el fondo del lago, que la hembra recoge con su cloaca, una cavidad corporal, que luego fertiliza sus óvulos.

Las hembras pueden poner hasta mil huevos (aunque el promedio es de unos 300) sobre material vegetal o rocas, lo que las protege de los depredadores. Después de dos semanas eclosionan y, sin el cuidado de los padres , las larvas se van y nadan solas.

Existe una teoría de por qué los ajolotes no cambian de apariencia cuando son adultos. Debido a que sus lagos nativos nunca se secan, como es el caso de muchos otros cuerpos de agua, los axolotl no tuvieron que cambiar sus rasgos acuáticos, como una cola parecida a un renacuajo, por los terrestres, como las patas.

Conservación

Una evaluación de 2019 de la Unión Internacional para la Conservación de las Especies encontró que solo quedan entre 50 y mil ajolotes en la naturaleza y sus poblaciones están disminuyendo. El desarrollo para el turismo y la vivienda residencial, además de la contaminación agrícola e industrial, ha reducido drásticamente la población de la especie.

También lo ha hecho la introducción de la tilapia y otros peces invasores, que comen salamandras bebés y compiten con los adultos por la comida. El gobierno mexicano, así como muchas organizaciones sin ánimo de lucro, están tratando de salvar a los axolotl restaurando partes de su hábitat de agua dulce y ofreciendo ecoturismo para que la gente vea las extravagantes salamandras en la naturaleza.

Por ejemplo, científicos y agricultores están trabajando juntos para crear chinampas , islas flotantes hechas de plantas acuáticas, troncos y lodo del lago que ayudan a filtrar el agua contaminada. Algunas compañías de viajes ofrecen recorridos por estos jardines, cuyas ganancias apoyan los esfuerzos de conservación del ajolote en el área. 

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
National Geographic prorroga la exposición Photo Ark en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid
Animales
Entrevista a Joel Sartore en la inauguración de la exposición Photo Ark en Madrid
Animales
Llega a Madrid PHOTO ARK, la exposición de retratos de animales de National Geographic
Animales
Pantera nebulosa
Animales
Turaco crestirrojo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved