Animales

Pájaros diseñadores que juegan con la geometría

Por Redacción National Geographic

4 de diciembre de 2012

A veces el amor es una ilusión. Especialmente si eres un ave del emparrado

Estos parientes de los cuervos australianos y Nueva guineanos son conocidos por su pericia a la hora de construir edificios elaborados para atraer a compañeros. Sin embargo, los machos de la gran ave del paraíso (Ptilonorhynchus nuchalis) van un paso más allá: utilizan trucos de perspectiva arquitectónica para aumentar su atractivo, y se adhieren a su propio esquema aunque se queden cortos con las hembras.

Aunque la mayoría de estas aves embellecen sus "nidos de amor" con adornos brillantes, la decoración de la gran ave del paraíso es relativamente sofisticada:  una avenida de palos que conducen a un par de cortes adornados en tonos que viajan desde el gris al blanco con objetos como piedras, conchas y huesos.

Pero la falta de color no significa una falta de estilo para estas aves. Los biólogos John Endler y Laura Kelley de la Deakin University en Australia han descubierto que los machos de las aves del emparrado prestan especial atención a la decoración de sus hogares, creando la ilusión de una textura uniforme.

Este efecto se basa en la llamada "perspectiva forzada", que puede ser visualmente agradable para la hembra, o simplemente puede hacer que el macho, que forma ondas de colores durante su danza de apareamiento, sea más fácil de ver. Cualquiera que sea la razón, los machos que construyen los patrones más geométricos también tienen más éxito a la hora de ganar amigos.

Lo más sorprendente es el compromiso de cada macho con su propia estética. Como se informó en la sesión de hoy de la Academia Nacional de Ciencias, cuando los científicos reorganizaron los objetos en las “casas” de las aves para hacer los patrones más fuertes, los pretendientes restauraron su diseño original en tres días.

Seguir leyendo