Animales

Panda gigante

Lunes, 10 September

Por Redacción - National Geographic

Esta historia forma parte de Photo Ark, de Joel Sartore, el mayor catálogo fotográfico de especies en peligro de extinción. No te pierdas la exposición fotográfica en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, del 5 de octubre al 5 de enero. Más información aquí.

NOMBRE COMÚN: Panda gigante
NOMBRE CIENTÍFICO: Ailuropoda melanoleuca
TIPO: Mamíferos
DIETA: Omnívoros
ESPERANZA DE VIDA EN LIBERTAD: 20 años
TAMAÑO: 120  – 150 cm
PESO: 3 – 9’5 kg
ESTADO EN LA LISTA ROJA DE LA UICN: Vulnerable
TENDENCIA DE LA POBLACIÓN ACTUAL: Creciente

Sobre el panda gigante

El panda gigante tiene un apetito insaciable por el bambú: pasa alimentándose la mitad del día – 12 horas de las 24. Se necesitan 12 kilogramos de bambú para satisfacer las necesidades dietéticas diarias de un panda gigante, que arranca con avidez los tallos con sus alargados huesos de la muñeca, que funcionan como los pulgares. Además del bambú, los pandas a veces comen también aves o roedores.

Comportamiento y hábitat

Los pandas salvajes viven solo en regiones remotas y montañosas del centro de China, donde los altos bosques de bambú son frescos y húmedos. Durante la época estival, pueden subir hasta 4.000 metros para alimentarse en las pendientes más altas.

Estos animales a menudo comen sentados en una postura relajada, con sus patas traseras estiradas delante de ellos. Pueden parecer sedentarios, pero son hábiles escaladores de árboles y nadadores eficientes.

Cría y población

Los pandas gigantes son solitarios. Tienen un sentido del olfato muy desarrollado que los machos usan para evitarse mutuamente, así como para encontrar hembras con las que aparearse en primavera. Tras una gestación de cinco meses, las mujeres dan a luz a uno o dos cachorros, aunque no pueden cuidar a ambos. Los bebés son ciegos, pesan solo 140 gramos al nacer y no pueden gatear hasta que cumplen los tres meses de edad. Aunque nacen blancos, más tarde desarrollan sus famosos colores.

Los esfuerzos de conservación han sido mejorados, lo que sumado a unos métodos de estudio también mejores, han logrado un aumento en la población de pandas salvajes. Cientos de pandas más viven en centros de cría y zoológicos, gracias a lo que podemos estudiarles y tener mayor conocimiento sobre ellos, ya que sus primos salvajes son muy escurridizos.

Seguir leyendo