Un bebé de una isla remota recibe la primera vacuna enviada por dron

Un logro determinante para un futuro a corto plazo que promete revolucionar el acceso a la medicina de las poblaciones de los territorios más remotos. miércoles, 19 de diciembre de 2018

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic

Joy Nowai, un bebé de un mes de la remota isla de Vanuatu, es la primera persona que ha recibido una vacuna gracias a un dron, que cubrió un terreno de casi 40 kilómetros de montaña desde la Bahía de Dillonm en el lado oeste de la isla de Vanuatu, hasta la Bahía de Cook.

Este archipiélago volcánico se compone de más de 80 islas montañosas remotas y se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros. Debido a las escasas carreteras y su difícil acceso, es un lugar particularmente complejo para la administración de vacunas. Como resultado, uno de cada cinco niños del país no recibe sus vacunas infantiles esenciales. La pequeña comunidad de la Bahía de Cook no dispone de electricidad ni de un centro de salud, y tan solo es accesible caminando o a través de pequeñas embarcaciones locales.

"El pequeño vuelo de hoy en avión no tripulado es un gran salto para la salud mundial", ha afirmado Henrietta H. Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. "Dado que el mundo sigue luchando por inmunizar a los niños más difíciles de alcanzar, las tecnologías de drones pueden cambiar las reglas del juego para poder salvar esa última milla que permita llegar a todos los niños".

Una vez allí, trece niños y cinco mujeres embarazadas fueron vacunados por la enfermera Miriam Nampil, la primera en inyectar una vacuna enviada en un dron. El logro marca una gran diferencia para el futuro de la salud mundial porque elimina las barreras físicas que existen entre la medicina y los niños debido a la temperatura específica a la que deben transportarse las vacunas.

"Es extremadamente difícil llevar cajas de hielo para mantener las vacunas frescas mientras camina a través de ríos, montañas, a través de la lluvia, a través de salientes rocosos. Me he apoyado en los barcos, que a menudo se cancelan debido al mal tiempo ", afirma Miriam Nampil. "Como el viaje suele ser largo y difícil, solo puedo ir allí una vez al mes para vacunar a los niños. Pero ahora, con estos drones, podemos esperar alcanzar a muchos más niños en las áreas más remotas de la isla".

Para hacer posible el vuelo de las vacunas, estas han sido transportadas en cajas de espuma que contenían bolsas de hielo en su interior, así como un indicador de emergencia que marcaba si el rango de temperatura necesario había sido rebasado.

El Gobierno de Vanuatu se convierte así en el primero en integrar el servicio de drones para atender a su población más remota, contratando empresas comerciales que previamente habían realizado pruebas con simulaciones de cargas.

"La primera entrega de vacunas de hoy tiene un enorme potencial no solo para Vanuatu, sino también para los miles de niños que se están perdiendo vacunas en todo el mundo", concluye Fore en el comunicado de UNICEF. "Esto es lo mejor de la innovación y muestra cómo podemos desbloquear el potencial del sector privado para el mayor bien de los niños del mundo".

Seguir leyendo