Así ataca la COVID-19 a nuestro corazón

Muchos pacientes experimentan palpitaciones, dolor en el pecho y dificultad para respirar incluso después de recuperarse de la COVID-19. Pero nuevos estudios ofrecen motivos de esperanza.

Publicado 7 dic 2021 12:46 CET
Una radiografía de tórax a color del corazón agrandado de una paciente de 74 años con ...

Una radiografía de tórax a color del corazón agrandado de una paciente de 74 años con COVID-19. Algunos pacientes siguen experimentando síntomas cardiovasculares meses después de recuperarse de la COVID-19, aunque sus exploraciones torácicas y otras pruebas parezcan normales.

Fotografía de P. Marazzi/Science Source

Danielle Huff estaba en su cinta de correr cuando notó por primera vez el dolor en el pecho. Acababa de recuperarse de un terrible caso de COVID-19 unas dos o tres semanas antes, durante el cual había tenido casi todos los síntomas imaginables: dolor de garganta, dolor de cabeza, congestión, tos, pérdida de olfato, dolores corporales, un caso leve de conjuntivitis y una pesadez constante en el pecho, como si tuviera dentro una bola de bolos tirando de él.

Pero esta sensación en el pecho era diferente: era un dolor más agudo que aparecía de repente. Huff, una administradora escolar de Illinois de 30 años, tiene antecedentes familiares de problemas cardíacos, y le preocupaba que pudiera ser señal de algo grave. Aunque siempre había intentado llevar un estilo de vida saludable -haciendo yoga o caminando todos los días-, pronto se encontró con que estaba demasiado asustada para hacer ejercicio.

"Llegó un momento en el que no podía", dice. "Me asustaba el dolor de pecho porque no sabía lo que era". Finalmente, su médico la remitió a un cardiólogo especializado en el tratamiento de pacientes que se han recuperado de la COVID-19 pero siguen experimentando síntomas cardíacos.

Desde los primeros meses de la pandemia, los científicos han sospechado que la COVID-19 no es sólo una enfermedad pulmonar, sino también del corazón y los vasos sanguíneos. "Nos dimos cuenta muy, muy pronto de que la coagulación desempeñaba un papel importante", dice Jeffrey Berger, director del Centro de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares de la Universidad de Nueva York Langone. Ya en marzo de 2020, los médicos observaban tasas inesperadamente altas de coágulos en sus pacientes, lo que provocaba un aumento de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares. Las autopsias también revelaron masas de pequeños coágulos de sangre en lugares donde los médicos normalmente no los ven, como el hígado y los riñones.

(Relacionada: ¿Qué aportan las vacunas españolas contra la COVID-19?).

Ahora ha quedado claro que los daños cardiovasculares del COVID-19 no se resuelven en cuanto el paciente se ha recuperado de la infección inicial. En algunos pacientes, las resonancias magnéticas muestran signos de inflamación meses después de haber eliminado el virus. Otros siguen presentando niveles elevados de troponina, una sustancia química que se libera en la sangre siempre que hay daños en el músculo cardíaco.

Curiosamente, Huff se sometió a una batería de pruebas relacionadas con el corazón y los resultados fueron normales. Aun así, se ahogaba tanto al respirar que tuvo que abandonar una clase de yoga y, además, fue incapaz de cruzar el edificio de su escuela sin tener que sentarse. Fue aproximadamente un mes después de recuperarse de la COVID-19 cuando empezó a sentir palpitaciones aleatorias.

Para aumentar el misterio, algunas personas que sólo tuvieron casos leves o incluso asintomáticos de COVID-19 también informan de síntomas duraderos como palpitaciones, dolor en el pecho, falta de aliento y fatiga extrema. Los científicos siguen desconcertados sobre la causa de estos síntomas.

"Para mí no hay duda de que estos individuos sufren síntomas reales", dice James de Lemos, cardiólogo del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas (Estados Unidos) y copresidente del comité directivo del registro de ECV COVID-19 de la Asociación Americana del Corazón. "La pregunta es si hay alguna lesión en el corazón que esté provocando síntomas que no estamos viendo".

Hay motivos para la esperanza. Los investigadores han avanzado en la comprensión de cómo evitar que la COVID-19 ataque el corazón y los vasos sanguíneos. Mientras tanto, los médicos están aprendiendo cada día más sobre cómo tratar los síntomas prolongados de la COVID, y se están llevando a cabo investigaciones rigurosas para ayudar a esclarecer por qué se producen.

Cómo ataca COVID-19 al sistema cardiovascular

Los médicos aprendieron rápidamente a principios de 2020 que el uso de anticoagulantes, que ayudan a evitar la coagulación de la sangre, mejoraba las posibilidades de supervivencia de los pacientes con COVID-19 moderadamente enfermos. Pero Berger dice que también quedó claro que había algo más en la coagulación mortal de la sangre que lo que podían tratar solo con estas terapias anticoagulantes.

"Uno de cada cuatro pacientes seguía muriendo o requería apoyo orgánico", afirma.

En los últimos cinco a diez años, los científicos han empezado a comprender que las plaquetas desempeñan un papel en la promoción de la coagulación y la inflamación no deseadas en otras enfermedades como el VIH, la psoriasis, el lupus y la artritis reumatoide. Estos diminutos glóbulos redondos tienen una función principal: detener las hemorragias uniéndose a un vaso sanguíneo dañado y formando un coágulo. Con esto en mente, Berger y un equipo de investigadores se propusieron investigar qué papel podrían desempeñar las plaquetas en la COVID-19.

"Descubrimos que no era nada de lo que hubiéramos esperado", dice Berger. "Era como si alguien hubiera cambiado la arquitectura genética de estas plaquetas".

En un estudio publicado en Science Advances, los investigadores demostraron que el virus puede entrar en los megacariocitos, las células de la médula ósea que producen las plaquetas. La célula infectada altera entonces el material genético de las plaquetas para que se vuelvan más activas y emitan señales proteicas que hagan que el revestimiento de los vasos sanguíneos se vuelva pegajoso e inflamado. Esto hace que los vasos sean propensos a desarrollar coágulos que pueden extenderse por todo el cuerpo.

Los científicos también han descubierto que el virus debilita las conexiones del tejido que recubre los vasos sanguíneos, lo que hace que tengan fugas en lugar de sellarlas, como cabría esperar cuando hay coágulos.

"Es como un arma de doble filo", dice Ben Maoz, ingeniero biomédico de la Universidad de Tel Aviv (Israel) y autor principal de un estudio reciente que identificó las proteínas del SARS-CoV-2 que causan el mayor daño al revestimiento de los vasos sanguíneos. De alguna manera, dice, la COVID-19 afecta a los vasos sanguíneos "de forma doble y opuesta".

Los vasos sanguíneos con fugas permiten que la sangre y otras sustancias químicas del cuerpo se derramen en lugares a los que no deberían ir, incluidos los sacos de aire de los pulmones y los tejidos de otros órganos. Esto puede tener una cascada de efectos posteriores, desde los pulmones inundados que se observan en muchos casos graves de COVID-19 hasta complicaciones en el hígado, los riñones y, por supuesto, el corazón.

"De repente entran cosas de las que se supone que estamos protegidos", dice Maoz. Compara el daño que esto causa con una bolsa de basura con agujeros: esos agujeros permitirán que algunos residuos se filtren en la casa. Algunos de los daños subsiguientes, como el olor y el líquido fétido, se notarán enseguida. Pero otros -como, por ejemplo, una infestación de ratas- pueden no ser evidentes durante meses. El alcance de los daños dependerá de la gravedad de la fuga y de su duración.

Síntomas posteriores al COVID

Sin embargo, no está claro cómo se relaciona exactamente este daño a los vasos sanguíneos con los síntomas cardiovasculares que persisten en los pacientes que se han recuperado de la COVID-19. Maoz señala que el virus causa daños de muchas formas complejas que son difíciles de desentrañar. Sin embargo, los médicos han seguido observando signos de tejido cardíaco dañado, como la miocarditis, la inflamación del músculo cardíaco, o los niveles elevados de troponina meses después de la hospitalización por COVID-19.

Berger afirma que no es inusual que un virus que causa una inflamación tan grave tenga consecuencias residuales después de la recuperación, sobre todo entre los pacientes que tuvieron una enfermedad moderada o grave y necesitaron ser hospitalizados. Preocupantemente, algunos pacientes que tenían una enfermedad asintomática, leve o moderada -incluidos los niños- también tienen pruebas similares de daño cardíaco.

Sin embargo, cada vez hay más pruebas que sugieren que la miocarditis producida por la COVID-19 es más rara de lo que se creía inicialmente, según afirma de Lemos. En septiembre, un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades demostró que el riesgo de miocarditis es casi 16 veces mayor en los pacientes con COVID-19 que en los que no la padecen. Sin embargo, el estudio concluyó que la afección es infrecuente en ambos grupos de población, y que el riesgo de miocarditis por COVID-19 es sólo del 0,146%. De Lemos afirma que la enfermedad también se cura en unos meses.

"La mayoría de esos corazones tienen un aspecto bastante normal cuando se les vuelve a evaluar durante el seguimiento", dice.

También hay pacientes como Huff. Amanda Verma, la cardióloga que trató a Huff en la clínica post-COVID de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis, dice que algunos pacientes acuden con dolor en el pecho pero sus pruebas de esfuerzo son normales. Otros se quejan de palpitaciones, pero cuando están equipados con monitores de frecuencia cardíaca, sus ritmos cardíacos parecen normales. Aun así, Verma dice que esas pruebas no cuentan toda la historia.

(Relacionada: Cómo afecta a los niños la vacuna del COVID-19).

"Si se profundiza un poco más, se observa que el patrón de la frecuencia cardíaca no es del todo normal", dice. Aunque se espera que la frecuencia cardíaca de una persona aumente al caminar, no es normal que las frecuencias cardíacas de los pacientes más jóvenes y atléticos salten de 60 a 120 sólo por caminar a través de una habitación o mientras duermen, que es lo que le ocurría a Huff.

Este aumento anormal sugiere que la COVID-19 desencadenó una disfunción en el sistema nervioso autónomo, las vías de las células nerviosas que controlan automáticamente funciones vitales como la respiración y el latido del corazón, dice Verma. Es parte de la respuesta evolutiva de "lucha o huida" que permite al cuerpo funcionar sin tener que recibir instrucciones conscientes. En el caso de los viajeros de larga duración de la COVID-19, ese sistema parece estar desajustado.

"La gente suele decirme que está agotada al final del día, y sí, ¿quién no lo estaría si su ritmo cardíaco estuviera tan alto todo el día? dice Verma. "Es como si hubieras estado corriendo todo el día".

Los científicos aún no han entendido cómo la COVID-19 podría estar causando este tipo de disfunción. Algunas hipótesis sugieren que podría ser el resultado de una respuesta inflamatoria excesiva del cuerpo al virus, o tal vez incluso podría estar relacionado con las hormonas sexuales, ya que las mujeres son más propensas que los hombres a convertirse en personas con COVID-19 de larga duración. En cualquier caso, la imposibilidad de dar un nombre al síndrome hace que sea difícil conseguir que las compañías de seguros cubran los tratamientos, y es un motivo de preocupación para los pacientes, que sienten que sus síntomas no se toman en serio.

"Es increíblemente frustrante para los pacientes que lo padecen porque no obtienen respuestas", dice de Lemos. "Hasta cierto punto, validar que esto es real es el primer paso. Se trata de una enfermedad real, y simplemente no la entendemos todavía".

Motivos para la esperanza

Los investigadores están avanzando en la búsqueda de tratamientos que podrían reducir la gravedad de la COVID-19 y, en última instancia, mejorar los resultados cardiovasculares. Berger y su equipo están estudiando fármacos dirigidos a las plaquetas para evitar que se activen y provoquen la coagulación.

Mientras tanto, Maoz y su equipo han identificado las cinco proteínas del virus que más daño causan al revestimiento de los vasos sanguíneos. Están probando un modelo que permitirá a los investigadores identificar las proteínas que causan daños en otras partes del cuerpo. Este conocimiento molecular ayudará a desarrollar fármacos que puedan impedir que las proteínas específicas ataquen los vasos sanguíneos y causen enfermedades críticas.

"Es sorprendente ver lo rápido que hemos sido capaces de adaptarnos y responder a cuestiones fundamentales", afirma Berger. "La velocidad de la ciencia ha mejorado drásticamente".

Sin embargo, reconoce que ninguno de estos posibles fármacos que impedirían la coagulación de las plaquetas o bloquearían el ataque de las proteínas del virus a los vasos sanguíneos ayudará a las personas que ya padecen una COVID prolongada. Para ello, los científicos necesitan, en última instancia, averiguar qué hay detrás de su extraña constelación de síntomas.

A principios de este año, los Institutos Nacionales de Salud pusieron en marcha una iniciativa de investigación colaborativa que apoyará estudios a gran escala sobre la COVID-19 larga en niños y adultos. Y Verma dice que los médicos especializados en la COVID-19 de larga duración están empezando a encontrar formas de tratarla, desde la prescripción de antiinflamatorios para el dolor de pecho hasta los betabloqueantes para reducir la presión arterial de un paciente cuando su ritmo cardíaco está fuera de control. Incluso el ejercicio -cuando se controla y se estructura cuidadosamente para que no aumente la fatiga- puede ayudar.

También hay pruebas anecdóticas de que la COVID-19 prolongada puede resolverse con el tiempo, aunque eso pueda llevar de un año a 18 meses. Verma dice que ha podido retirar la medicación a algunos de sus pacientes, y muchos de los que no se han recuperado por completo acaban sintiéndose mejor después del tratamiento

"Pero la gran pregunta es si esto va a afectar a su salud dentro de 10 o 15 años", dice. "¿Ha hecho algo que no podemos ver?".

Para Huff, las cosas han mejorado. Después de tomar medicamentos para su presión arterial alta y su elevado ritmo cardíaco, las palpitaciones y la falta de aliento se han disipado. Curiosamente, también lo hicieron las frecuentes migrañas que padece desde los 13 años. Sigue teniendo demasiado miedo al dolor torácico como para volver a hacer ejercicio, pero tiene esperanzas en las respuestas que la investigación en curso y la comunicación abierta entre los médicos y sus pacientes pueden aportar a medida que aprenden juntos sobre las implicaciones a largo plazo de la COVID-19.

"Hay mucho que aprender, y puedo entender la frustración de no saber qué está pasando", dice. "Pero estoy en un punto de aceptación en el cual sé que simplemente no voy a tener todas las respuestas en este momento".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
La vacuna del COVID-19 no provoca la inflamación del corazón en niños: la previene
Ciencia
Inflamación cerebral, erupciones, ictus: así son los síntomas más raros de la COVID-19
Ciencia
Coronavirus e impresoras 3D: así combaten la pandemia miles de ‘makers’ españoles desde sus hogares
Ciencia
¿Serán efectivas las vacunas frente a la variante Ómicron?
Ciencia
Cómo funcionan los antivirales que podrían frenar la pandemia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved