¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?

Un nuevo estudio exhaustivo pone de manifiesto que los remanentes virales pueden sobrevivir durante meses después de la infección en ciertas personas, lo que podría causar algunos síntomas de COVID de larga duración.

Por Sanjay Mishra
Publicado 23 may 2022, 10:27 CEST
Una paciente se somete a una tomografía computarizada de tórax en el Policlínico Gemelli de Roma ...

Una paciente se somete a una tomografía computarizada de tórax en el Policlínico Gemelli de Roma para comprobar su estado pulmonar tras la COVID-19.

Fotografía de Marco Carmignan

La mayoría de los pacientes con COVID-19 se recuperan de su infección aguda en un plazo de dos semanas, pero los restos del virus no siempre desaparecen del cuerpo de los pacientes inmediatamente. Ahora, un nuevo estudio, uno de los mayores centrados en pacientes hospitalizados por COVID-19, muestra que algunos pacientes albergan estos restos virales durante semanas o meses después de que se resuelvan sus síntomas primarios de COVID-19.

El estudio sugiere que cuando el material genético del virus, denominado ARN, permanece en el organismo durante más de 14 días, los pacientes pueden sufrir peores resultados de la enfermedad, experimentar delirios, permanecer más tiempo en el hospital y tener un mayor riesgo de morir a causa de la COVID-19 en comparación con los que eliminaron el virus rápidamente. La persistencia del virus también puede desempeñar un papel en la COVID prolongada, el conjunto de síntomas debilitantes que pueden durar meses. Se estima que entre 7,7 y 23 millones de personas, sólo en Estados Unidos, están afectadas por la COVID larga, mientras que en España la cifra llega al medio millón.

(Relacionado: A medida que aumentan los casos de COVID larga, surgen pistas sobre quiénes corren más riesgo)

Sin la inmunidad de la vacunación o de una infección previa, el SARS-CoV-2 (el virus que causa la COVID-19) se replica y propaga por todo el cuerpo y se desprende por la nariz, la boca y el intestino. Pero en la mayoría de las personas infectadas, los niveles del virus en el cuerpo alcanzan su punto máximo entre tres y seis días después de la infección original, y el sistema inmunitario elimina el patógeno en 10 días. El virus eliminado después de este periodo no suele ser infeccioso.

Incluso después de tener en cuenta la gravedad de la enfermedad, si los pacientes estaban intubados o tenían comorbilidades médicas subyacentes, "hay algo aquí que indica que los pacientes que son persistentemente positivos a la PCR tienen peores resultados", dice Ayush Batra, neurólogo de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern (en Illinois, Estados Unidos) , que dirigió el nuevo estudio.

El estudio de Batra muestra que los pacientes que tuvieron una excreción prolongada durante una infección aguda corren el riesgo de sufrir resultados más graves a causa de laCOVID-19, dice Timothy Henrich, virólogo e inmunólogo de la Universidad de California en San Francisco que no participó en la nueva investigación. Pero el estudio no investiga si este virus persistente es el responsable directo de la COVID prolongada.

"Existen múltiples hipótesis sobre la causa de la COVID prolongada, incluida la persistencia del virus, y es posible que haya múltiples vías en juego, quizá en distinto grado en cada persona", afirma Linda Geng, doctora de Stanford Health Care que codirige una clínica de síndrome COVID-19 post agudo recientemente inaugurada para tratar a los enfermos de COVID prolongado.

(Relacionado: ¿Son algunas personas inmunes a la COVID-19?)

La persistencia del virus provoca peores resultados en la COVID-19

Batra y su equipo empezaron a estudiar las infecciones persistentes por coronavirus tras observar que algunos pacientes que volvían al hospital seguían dando positivo en las pruebas del virus cuatro o cinco semanas después de que se les diagnosticara la infección inicial.

Para su nuevo estudio, el equipo analizó a 2518 pacientes con COVID-19 hospitalizados en el sistema Northwestern Medicine Healthcare entre marzo y agosto de 2020. Se centraron en las pruebas de PCR, que se consideran el estándar de oro, porque tales pruebas detectan material genético del virus y, por lo tanto, son altamente sensibles y tienen menos probabilidades de devolver falsos negativos.

El equipo descubrió que el 42% de los pacientes seguía dando positivo en la PCR dos semanas o más después de su diagnóstico inicial. Después de más de 90 días, el 12% de los excretores persistentes seguían dando positivo; una persona dio positivo 269 días después de la infección original.

La persistencia del virus ya se había observado en estudios anteriores de menor envergadura. Los investigadores demostraron que incluso los pacientes sin síntomas evidentes de COVID-19 albergaban el SARS-CoV-2 durante un par de meses y más. En algunos pacientes inmunocomprometidos, el virus puede no eliminarse durante un año. El cuatro por ciento de los pacientes con COVID-19 en un ensayo sobre la infección crónica por COVID-19 en Stanford seguían eliminando el ARN viral en las heces siete meses después del diagnóstico. Sin embargo, el estudio de Batra ilustra que un mayor número de pacientes tarda más en eliminar el virus de lo que se pensaba.

"La persistencia del ARN significaría que todavía existe un reservorio del virus en alguna parte del cuerpo", afirma Michael VanElzakker, neurocientífico afiliado al Hospital General de Massachusetts, la Facultad de Medicina de Harvard y la Universidad Tufts. Se cree que estos reservorios permiten que el virus persista durante un largo periodo de tiempo y podrían desencadenar que el sistema inmunitario actúe de forma aberrante, provocando quizás una COVID prolongada.

"Algunos pacientes, por diversas razones, no son capaces de eliminar este reservorio, o su sistema inmunitario reacciona de alguna manera anormal que da lugar a estos síntomas persistentes que se han llegado a denominar COVID prolongado", dice Batra.

Sin embargo, muchos científicos no creen que haya pruebas suficientes para relacionar la persistencia del ARN viral con la COVID prolongada.

Virus durmientes

La lista de tejidos humanos en los que se esconde el SARS-CoV-2 mucho después de la infección inicial es cada vez mayor. Los estudios han identificado el virus, o material genético del mismo, en los intestinos de los pacientes cuatro meses después de la infección inicial, y en el interior del pulmón de un donante fallecido más de 100 días después de la recuperación de la COVID-19. Un estudio que aún no ha sido revisado por pares también detectó el virus en el apéndice y en los tejidos mamarios 175 y 462 días, respectivamente, después de las infecciones por coronavirus. Y una investigación de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., que tampoco ha sido revisada, detectó la persistencia del ARN del SARS-CoV-2 en niveles bajos en múltiples tejidos durante más de siete meses, incluso cuando era indetectable en la sangre.

"No es sorprendente encontrar virus que entraron en un organismo vivo" que sobrevivan en los tejidos humanos, afirma Kei Sato, virólogo de la Universidad de Tokio (Japón). De hecho, el trabajo de Sato ha demostrado que los humanos acumulan con frecuencia virus como el de Epstein-Barr, el de la varicela zoster (que causa la varicela) y muchos virus del herpes en formas latentes. Estos virus persistentes suelen estar presentes en niveles bajos, por lo que sólo la secuenciación genética exhaustiva puede identificarlos.

Esto pone de manifiesto lo complicado que resulta demostrar o refutar la asociación entre el SARS-CoV-2 persistente y la COVID prolongada. El herpes zóster, por ejemplo, se produce décadas después de una infección de varicela, cuando el virus latente se reactiva durante el estrés inmunitario.

Del mismo modo, el SARS-CoV-2 persistente podría causar problemas de salud a largo plazo. Henrich cree que, cuando el virus se instala en los tejidos profundos, puede hacer que el sistema inmunitario pase a un estado inflamatorio desregulado. Este estado es "probablemente una prueba de que el virus es capaz de persistir y de llegar a una especie de tregua incómoda con el cuerpo", dice VanElzakker.

Aun así, asociar cualquier virus persistente con la COVID prolongada requerirá amplios estudios. "Todavía no sabemos lo suficiente como para sacar conclusiones sólidas sobre cualquiera de los mecanismos propuestos actualmente, pero se está investigando activamente para responder a esas preguntas", dice Geng.

La eliminación del virus persistente podría curar la COVID prolongada 

Tanto el grupo de Geng como el de Henrich han informado de estudios de casos preliminares que muestran una mejora de los síntomas de la COVID larga después de que los pacientes fueran tratados con el antiviral oral Paxlovid de Pfizer COVID-19. Paxlovid impide que el virus se replique, por lo que algunos expertos creen que puede eliminar cualquier virus persistente. Pero ambos autores instan a la cautela antes de asumir que el Paxlovid será seguro, eficaz o suficiente y, por tanto, una cura fiable para la COVID prolongado.

"Hay algunas hipótesis interesantes sobre la utilidad de Paxlovid en el tratamiento de la COVID largo, pero necesitaríamos más investigación y ensayos clínicos antes de llegar a cualquier conclusión", dice Geng.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. ha advertido sobre los usos no recomendados de Paxlovid, que no está aprobado para el tratamiento de la COVID larga. La agencia ha concedido a Paxlovid una autorización de uso de emergencia para tratar la COVID-19 de leve a moderada en quienes corren el riesgo de desarrollar una enfermedad grave, dos veces al día durante cinco días poco después de una prueba positiva.

"Sería importante considerar la duración óptima del tratamiento [de Paxlovid] para garantizar resultados sostenidos y a largo plazo", afirma Geng.

(Relacionado: ¿Hasta qué punto puede afectar a nuestra personalidad la COVID-19?)

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha ordenado al secretario de Salud y Servicios Humanos que cree un plan de acción nacional sobre la COVID de larga duración, y los NIH han puesto en marcha un estudio de varios años de duración denominado RECOVER para comprender, prevenir y tratar los efectos sanitarios a largo plazo relacionados con la COVID-19.

Mientras tanto, las vacunas no sólo siguen protegiendo contra la enfermedad grave, sino que también están surgiendo pruebas de que pueden prevenir muchos síntomas de la COVID larga. Un nuevo estudio comparó a 1,5 millones de pacientes con COVID-19 no vacunados con 25 225 pacientes vacunados con infecciones de inicio, y descubrió que las vacunas reducían significativamente el riesgo de desarrollar síntomas largos de COVID 28 días después de una infección. El efecto protector de la vacunación era aún mayor a los 90 días de la infección.

"Aunque la mayoría de las personas no desarrollan COVID larga, es ciertamente un riesgo, y la COVID no se detiene después de los primeros 10 días de haberse infectado", dice Henrich. "Para los que no se toman en serio la COVID, puede cambiarles la vida".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Verdades y mentiras de los tratamientos y medicamentos para curar la COVID-19
Ciencia
Cómo funcionan los antivirales que podrían frenar la pandemia
Ciencia
¿Cuáles son las alternativas a las vacunas para las personas inmunodeprimidas?
Ciencia
La tecnología ARNm de las vacunas anti-COVID-19 podría ser útil para combatir otros virus
Ciencia
Algunos países se plantean cambiar las dosis de las vacunas para acelerar la distribución

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved