El drama silencioso de los millones de niños huérfanos que nos deja la COVID-19

Se calcula que 10,4 millones de niños han perdido a uno de sus padres o a un cuidador, lo que les expone a un mayor riesgo de pobreza y a todas las principales causas de muerte.

Publicado 9 may 2022, 15:47 CEST
El padre de Yuni Folani, Langlang Buana, de 56 años, murió en junio de 2021 a ...

Casi 10,4 millones de niños de todo el mundo han perdido a uno de sus padres o a su cuidador a causa de la COVID-19. Yuni Folani es uno de ellos. Su padre, Langlang Buana, de 56 años, murió en junio de 2021 a causa del coronavirus y la insuficiencia renal en Pasaman, Sumatra Occidental (Indonesia).

Fotografía de Muhammad Fadli

Siempre hay flores frescas en la tumba de Langlang Buana en la pequeña ciudad de Pasaman, en la provincia indonesia de Sumatra Occidental. Su hija menor, Yuni Folani, conocida como Ivo, pasa por el cementerio cada día de camino a la escuela. Lo visita tan a menudo que los pétalos que arranca de la buganvilla de su patio delantero todavía están perfumados cuando vuelve con un ramo fresco.

Su padre murió de insuficiencia renal mientras estaba enfermo de COVID-19 el año pasado. Ivo, la menor de sus dos hijos, recuerda que ella y su padre se burlaban constantemente y eran inseparables. De mayor quiere ser policía, siguiendo los pasos de su padre, que era guardia de seguridad. "Echo de menos que se enfade conmigo", dice Ivo mientras se le saltan las lágrimas.

Varias veces a la semana, Yuni y su madre Nisma hacen el viaje de dos kilómetros en moto hasta la tumba de Langlang. El cementerio está de camino a la escuela de Yuni y su hermana Try.

Fotografía de Muhammad Fadli

Sin él, la familia ha pasado por momentos difíciles. La madre de Ivo, Nisma, es el único sostén de la familia, y se esfuerza por estirar los cien dólares que gana cada mes en la tienda de comestibles local.

Ivo y su familia no están solos. La Organización Mundial de la Salud calcula que, hasta el 5 de mayo de 2022, casi 15 millones de personas han muerto por causas relacionadas con el COVID-19 desde que se desató la pandemia mundial, casi el triple de la cifra oficial de muertos. En España han fallecido 104 668 personas a fecha del 3 de mayo de 2022. En Estados Unidos, el país que más muertes ha registrado, han fallecido casi un millón de estadounidenses, según datos recopilados por la universidad Johns Hopkins (en Baltimore, Maryland).

Detrás de estas estadísticas se esconde una crisis de orfandad sin precedentes en la historia moderna. Casi 10,4 millones de niños de todo el mundo han perdido a uno de sus padres o a su cuidador a causa de la COVID-19, según las últimas estimaciones del Imperial College de Londres. En Estados Unidos, más de 214 000 niños han perdido a uno de sus padres o a su cuidador. Al igual que el número de muertes, es probable que las cifras reales sean mayores. En España, el número asciende a 3000 niños huérfanos.

El duelo cambia la vida de cualquier persona, y es especialmente devastador para los niños. Décadas de investigación demuestran que la pérdida de un cuidador expone a los niños a un mayor riesgo de abuso, pobreza y problemas de salud mental como la depresión, la ansiedad y el suicidio. Si los niños no reciben el apoyo adecuado (o si sus dificultades son especialmente graves), el estrés puede incluso cambiar la arquitectura de sus cerebros y dejarlos más vulnerables a todas las principales causas de muerte, dice Susan Hillis, copresidenta del Grupo de Referencia Mundial sobre Niños Afectados por COVID-19, una asociación entre la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la Organización Mundial de la Salud.

La COVID-19 también ha fomentado las condiciones propicias para el estrés crónico, ya que los niños se enfrentan a cierres de puertas, de escuelas y a la amenaza constante de perder a más seres queridos. Pero Hillis y otros expertos dicen que no tiene por qué acabar en catástrofe: las lecciones aprendidas de las crisis sanitarias del pasado nos enseñan cómo ayudar a los niños a enfrentarse a lo impensable.

"Va a ser necesario que todos trabajemos juntos como no lo hemos hecho hasta ahora", dice. Lo fundamental es actuar con rapidez.

El trauma de la orfandad

La gente tiende a pensar en los huérfanos como alguien que ha perdido a ambos padres. Pero las Naciones Unidas (así como la Real Academia Española) definen a un huérfano como un niño que, como Ivo, ha perdido a cualquiera de sus progenitores y, cada vez más, el término ha llegado a incluir a los abuelos y otros cuidadores.

"Siempre que se ha perdido a uno de los padres, hasta cierto punto se ha perdido a los dos", dice Carolyn Taverner, cofundadora y directora de programas de Emma's Place, un centro de duelo para niños y familias en Staten Island, Nueva York (Estados Unidos). Los padres supervivientes también están de duelo, y muchos tienen menos tiempo para atender a sus hijos mientras intentan mantener todo en orden. Los niños también están muy atentos a las emociones de sus padres y a menudo tienden a proteger a sus padres ocultando sus propios sentimientos.

Este precio de la orfandad se puso de manifiesto a principios de la pandemia de SIDA, que según un informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA dejó atrás a 903 000 niños en todo el mundo en 1990, el primer año en que se hicieron estimaciones. En las décadas posteriores, los investigadores han acumulado un sólido conjunto de pruebas sobre los riesgos de perder a uno o ambos padres o cuidadores.

Comienza con la salud mental. Taverner afirma que la pérdida de uno de los padres suele ser la primera vez que un niño se da cuenta de que pueden ocurrir cosas malas en cualquier momento. Los niños más pequeños, que aún no han aprendido a manejar sus emociones, tienden a tener más arrebatos y pueden tener problemas en la escuela. Los niños mayores, cuyos amigos pueden no entender su pérdida, comienzan a sentirse aislados en su dolor.

(Relacionado: ¿Cuál será la huella de la pandemia en el desarrollo de los niños a largo plazo)

Pero los niños también se enfrentan a otros peligros para su salud. La pérdida del sostén de la familia puede sumirla en la pobreza, provocando desnutrición u obligando a los niños a abandonar la escuela y el trabajo. Las investigaciones de la revista Vulnerable Children and Youth Studies, entre otras, muestran que los niños que han perdido a uno de sus padres son más vulnerables a los abusos físicos, sexuales y emocionales.

"Se trata de una constelación de abusos o adversidades que se acumulan en el niño", dice Hillis.

Esa acumulación puede dar lugar a una condición llamada estrés tóxico. Por lo general, el cuerpo se enfrenta a una situación agotadora haciendo que el corazón se acelere e inundando el cuerpo con hormonas del estrés. Cuando esas condiciones son prolongadas o severas, el cuerpo puede experimentar una cascada de respuestas biológicas dañinas, incluyendo el deterioro de las sinapsis neuronales del cerebro.

El estrés tóxico puede poner al niño en riesgo de sufrir complicaciones a largo plazo, como la diabetes y la enfermedad de Parkinson. También puede dañar la capacidad del sistema inmunitario para luchar contra las enfermedades y aumentar el riesgo de morir de enfermedades cardíacas, VIH/SIDA, etc. Los niños huérfanos también corren un mayor riesgo de suicidio.

En enero, UNICEF informó de que más de 616 millones de estudiantes de todo el mundo siguen afectados por el cierre de escuelas a causa de la COVID, lo que, según los expertos, podría empujar a los niños más vulnerables del mundo al trabajo infantil. Faltar a la escuela también es perjudicial para los niños afligidos, que se consuelan con sus rutinas.

"Una vez que la pandemia golpeó, nada fue igual", dice Taverner. "No hay ningún lugar al que puedas ir para escapar de ella".

Antes de visitar la tumba de su padre, Yuni recoge flores del árbol de buganvillas del patio delantero de su casa. Siguiendo la costumbre, esparce los pétalos sobre la tumba y vierte agua sobre ella.

Fotografía de Muhammad Fadli

Una catástrofe oculta

La pandemia aún no había llegado a Zambia en la primavera de 2020, pero Remmy Hamapande se preocupó al ver cómo la COVID-19 hacía estragos en el mundo. Como director nacional de la organización sin ánimo de lucro Forgotten Voices, que trabaja en varios países del sur de África, Hamapande sabía que una pandemia mortal sería nefasta para los niños de allí, que ya habían perdido a sus padres por el sida y vivían con abuelos especialmente vulnerables.

"Si la COVID viene aquí y se lleva a los abuelos, no nos quedaría nadie para cuidar a los huérfanos", recuerda Hamapande que pensó. "Entonces estos huérfanos se quedan huérfanos dos veces".

(Relacionado: Las cinco pandemias más letales de la historia de la humanidad).

Hamapande llamó a Hillis para dar la alarma. Durante su carrera de décadas como investigadora en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, Hillis estudió a los niños huérfanos por crisis sanitarias. En agosto de 2020, había convocado a un equipo de investigadores para evaluar cuántos niños estaban afectados, empezando por Estados Unidos y Brasil.

En solo dos semanas, los datos preliminares "eran impactantes y desgarradores", dice Hillis. Por cada dos muertes por COVID-19 registradas en esos países, las estimaciones sugerían que al menos un niño se había quedado atrás. A medida que la variante Delta se extendía por todo el mundo, esa cifra aumentaba a un huérfano por cada muerte de COVID-19, y a dos huérfanos por cada muerte en África a finales de octubre de 2021.

A pesar de las asombrosas pérdidas, la crisis de los huérfanos de la COVID-19 ha recibido relativamente poca atención; es una pandemia oculta dentro de otra pandemia. Rachel Kidman, epidemióloga social centrada en la adversidad de la infancia en la Universidad de Stony Brook (Estados Unidos), dice que la COVID-19 se percibe como una enfermedad que afecta a las personas mayores, por lo que se pasa por alto el número de niños que quedan atrás.

Sin embargo, hasta el 38% de los niños del mundo se crían en hogares multigeneracionales, según el Centro de Investigación Pew. En Zambia y en gran parte del resto del África subsahariana, más del 30% de los niños viven en hogares de "generación salteada", es decir, viven con los abuelos, no con los padres.

Además, Kidman señala que el COVID-19 no sólo está matando a los abuelos. La distribución desigual de las vacunas contra la COVID-19 ha hecho que personas de todas las edades sean más vulnerables en algunas partes del mundo, y es desproporcionadamente mortal para las personas con poco acceso a la atención sanitaria.

(Relacionado: Para millones de personas vulnerables, la COVID-19 está lejos de desaparecer).

"Actualmente hay un número considerable de personas menores de 65 años que han fallecido a causa del COVID. Son personas que están en edad de procrear", dice Kidman.

En Zambia, Hamapande ha visto cómo los hermanos se separan y los aldeanos luchan por alimentar a sus propias familias que han acogido a los hijos de los vecinos. El asesoramiento es prácticamente inexistente y Hamapande ha visto signos de trauma, desde mojar la cama hasta una oleada de suicidios.

"Imagínate que un niño pierde a su cuidador y luego no tiene a quién recurrir", dice, y añade que se necesita desesperadamente asistencia en salud mental.

Cómo proteger a los niños huérfanos

Las crisis anteriores han enseñado a los científicos lo que puede funcionar, y lo que no, para suavizar el trauma.

¿Qué es lo que no se debe hacer? Meter a los niños en orfanatos, o al menos no en instalaciones donde los niños abandonados se hacinan como sardinas. Estudios históricos sobre los orfanatos rumanos (que se hicieron famosos en la década de 1990 por sus deplorables condiciones) descubrieron que la institucionalización alteraba significativamente la estructura cerebral de los niños. Cada año en un orfanato provocaba retrasos cognitivos y de desarrollo en comparación con los niños criados en familias de acogida.

Afortunadamente, estos efectos pueden mitigarse si se traslada al niño a un hogar acogedor. En 2012, un estudio demostró que los niños que pasaron de los orfanatos a las familias de acogida fueron capaces de ponerse al día en su desarrollo con sus compañeros.

Los niños necesitan una familia de cualquier tipo para estructurar sus vidas, dice Lucie Cluver, profesora de trabajo social en la Universidad de Oxford (Reino Unido) y en la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Garantizar que un niño pueda ir a la escuela, tenga suficiente comida y se sienta amado es lo que "determina el impacto de la muerte, no la muerte en sí".

Incluso los huérfanos que están bien atendidos necesitan ayuda adicional. Cluver, que formó parte del equipo que Hillis convocó para determinar las estimaciones globales de los huérfanos de COVID-19, afirma que las tres intervenciones principales que marcan la diferencia son el apoyo económico, el apoyo a los padres y la permanencia en la escuela.

Asegurarse de que las familias tienen suficiente dinero y comida es fundamental. Cuando los padres no tienen varios trabajos, tienen tiempo para escuchar y apoyar a sus hijos. Cuando los niños tienen suficiente comida y pueden permanecer en la escuela, son menos vulnerables a otros factores de riesgo. Se ha demostrado que dar dinero a las familias empobrecidas disminuye significativamente el riesgo de que las niñas y las jóvenes se vean obligadas a realizar trabajos sexuales o recurran a ellos a cambio de dinero.

El abuso es otro riesgo. El estrés de los padres puede conducir a la violencia en las familias vulnerables, y armar a los cuidadores con habilidades prácticas de afrontamiento es fundamental cuando el dolor hace que un cuidador o un niño actúen. Los estudios han demostrado que los programas de crianza pueden reducir significativamente la violencia física, sexual y emocional en las familias.

Por último, es importante asegurarse de que los niños huérfanos puedan seguir yendo a la escuela. Asistir a la escuela ayuda a los niños traumatizados a recuperar un sentido de normalidad. También se ha demostrado que reduce la pobreza, retrasa el primer encuentro sexual del niño y lo integra en la sociedad.

¿Está la ayuda en camino?

A finales de septiembre de 2021, Calandra Cook llevaba un mes en su último año en la Universidad Georgia State (EE. UU.) cuando, de repente, tuvo que retirarse para planificar el funeral de su madre. Sin ningún otro familiar cercano que la ayudara, la joven de 21 años se vio repentinamente responsable de todo, un fenómeno que la dejó aturdida.

Los médicos habían advertido a Calandra de que los pulmones de su madre se estaban debilitando, su ritmo cardíaco era demasiado alto y sus niveles de oxígeno eran demasiado bajos. Pero la muerte de Yolanda Meshae Powell siguió siendo un shock para Calandra y sus tres hermanos menores, que no pudieron hablar con su madre, ni siquiera abrazarla, antes de que muriera. "Tuve que despedirme de mi madre a través de una ventana de cristal", dice Calandra.

Luego vino el desalentador reto de terminar la universidad. La oficina de ayuda financiera de Georgia State informó a Calandra de que había agotado sus préstamos estudiantiles y tendría que pagar de su bolsillo, y no podía volver a casa para ahorrar dinero.

"Cuando mi madre murió, mi red de seguridad murió con ella", dice Calandra.

(Relacionado: La COVID persistente también afecta a los niños)

A principios de este año, COVID Collaborative (un grupo de expertos estadounidenses en salud pública, educación y economía) creó Hidden Pain, una plataforma en línea que pone en contacto a las familias en duelo con recursos como asistencia funeraria, descuentos en el servicio de Internet y grupos de duelo y tutoría. En California, los legisladores están estudiando la posibilidad de crear un fondo fiduciario financiado por el Estado para los huérfanos del COVID. Pero ha habido poco movimiento a nivel nacional.

El mundo también tiene que actuar para ayudar a los huérfanos en la escala que se vio en el PEPFAR, el Plan de Emergencia del Presidente de Estados Unidos para el Alivio del SIDA. Se necesitaron 13 años para promulgar el PEPFAR después de que los investigadores dieran la alarma por primera vez sobre los huérfanos del sida, y para entonces, los 903 000 huérfanos del sida se habían convertido en 15 millones.

"Sólo espero y rezo para que no esperemos 13 años", dice Hillis. "Este tsunami nos va a envolver a medida que surja una variante tras otra".

Calandra se siente frustrada porque el mundo parece haber pasado de la pandemia, incluso las personas que la consolaron cuando su madre murió por primera vez. "A medida que pasa el tiempo, la gente se va", dice. "El duelo es algo con lo que te enfrentas solo".

Todavía está terminando sus estudios, pero en mayo participará junto a sus compañeros en la ceremonia de graduación, nada menos que el fin de semana del Día de la Madre. Es un hito agridulce: Yolanda estaba tan emocionada de que su hija obtuviera un título que solía llamarla tres veces al día para hablar de ello.

Calandra sabe que va a ser difícil cruzar el escenario el día de la graduación sin su madre entre el público. "La gente dice que estará allí en espíritu, pero eso no te hace sentir mejor", dice Calandra. Va a seguir algunos de los consejos favoritos de su madre. "Puedo oírla diciéndome que me ponga las bragas de niña grande. Mi madre me lo ha enseñado todo".

Con información adicional de Muhammad Fadli

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
¿Vivirán con algún trauma a largo plazo los bebés nacidos durante la pandemia?
Ciencia
La COVID-19 es una oportunidad para reexaminar la importancia de la convalecencia
Ciencia
¿Por qué están aumentando los casos de ETS durante la pandemia?
Ciencia
¿Hasta qué punto la COVID-19 puede afectar a nuestra personalidad?
Ciencia
La COVID-19 podría afectar al rendimiento sexual de los hombres

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved