¿Deberíamos ponernos la segunda dosis de refuerzo contra la COVID-19?

Las nuevas variantes de Ómicron hacen que los fabricantes de vacunas modifiquen sus fórmulas. Los expertos opinan sobre quiénes necesitan refuerzos adicionales y si deben esperar a las vacunas revisadas que se aplicarán en otoño.

Por Tara Haelle
Publicado 11 jul 2022, 11:08 CEST
Un residente recibe una inyección de refuerzo de COVID-19 en una clínica de vacunas el martes ...

A resident receives a COVID-19 booster shot at a vaccine clinic on Tuesday, Apr. 5, 2022.

Fotografía de Hannah Beier, Bloomberg, Getty Images

Las infecciones por COVID-19 han continuado enfermando a personas en todo el mundo a medida que las nuevas subvariantes de Ómicron, capaces de escapar al sistema inmunitario, se han vuelto dominantes. Lo que preocupa a los expertos es que la protección contra las infecciones por Ómicron y la hospitalización que ofrecen las vacunas actuales disminuye a medida que la gente envejece. De ahí la recomendación de que la gente se ponga vacunas de refuerzo.

Los refuerzos existentes ya han demostrado su eficacia. Redujeron significativamente la gravedad de la enfermedad de la variante original de Ómicron BA.1, que arrasó varios países del mundo el pasado invierno, y ahora están ayudando a reducir la gravedad de la enfermedad observada con las nuevas cepas BA.4 y BA.5, aunque en menor medida, según los datos compartidos en una reunión del comité independiente de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) celebrada el 28 de junio.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) recomendó el 11 de julio de 2022 que las personas de entre 60 y 79 años y personas con problemas de salud se volvieran a vacunar con una segunda dosis de refuerzo.

"A medida que una nueva ola está instalada en Europa, con un aumento de los casos hospitalarios y de UCI, es esencial que las autoridades sanitarias consideren que las personas entre 60 y 79 años y las personas vulnerables reciban un segundo refuerzo", aseguró el organismo consultivo en su anuncio.

(Relacionado: Por qué las contagiosas nuevas variantes BA.4 y BA.5 de Ómicron están causando un repunte de brotes de COVID)

Este hallazgo llevó al comité a votar a favor de incluir componentes de la vacuna que protejan contra las variantes de Ómicron en las vacunas de refuerzo actualizadas que se están desarrollando para el otoño. Siguiendo las recomendaciones del comité, la FDA ha aconsejado formalmente a los fabricantes de vacunas que las vacunas de refuerzo actualizadas deben contener componentes contra las variantes BA.4 y BA.5 específicamente, según Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA.

Hay que admitir que es confuso que salgan nuevas recomendaciones cada pocos meses, pero eso se debe a que los científicos están aprendiendo sobre el virus en tiempo real a medida que se publican nuevos hallazgos. "Básicamente, están tratando constantemente de mantenerse al día con algo que se mueve todo el tiempo", dice Kawsar Talaat, profesor asociado de epidemiología en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

(Relacionado: ¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?)

Entonces, ¿qué significa todo esto a la hora de protegerse de las infecciones graves por COVID-19 en este momento? ¿Necesitas una segunda vacuna de refuerzo? ¿Deberías esperar a recibir las nuevas vacunas en otoño? ¿Y si surge una nueva variante antes de esa fecha? Esto es lo que los principales expertos dicen que debes saber.

¿Quién puede recibir una segunda vacuna de refuerzo?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) estadounidenses empezaron a recomendar en marzo de 2022 que las personas mayores de 50 años se pusieran una segunda vacuna de refuerzo de ARNm (Pfizer o Moderna) si su refuerzo anterior se había administrado al menos cuatro meses antes. El objetivo era proporcionar una protección adicional, ya que cuanto más envejecen las personas, más rápido tienden a disminuir sus niveles de anticuerpos, lo que aumenta la probabilidad de padecer una enfermedad grave y de ser hospitalizado por COVID-19 incluso después de la vacunación.

(Relacionado: Dos años después, la COVID-19 sigue siendo un misterio: ¿por qué?)

Los CDC también recomendaron el segundo refuerzo para las personas de 12 años o más con ciertas afecciones que comprometen la función de su sistema inmunitario. Ese grupo incluye a los receptores de trasplantes de órganos, a los que tienen el VIH sin tratar o en estado avanzado, a los que reciben tratamiento para el cáncer de sangre y a los que tienen enfermedades de inmunodeficiencia específicas o que toman medicamentos inmunosupresores, como los esteroides.

Para las personas de 50 años o más, una segunda dosis de refuerzo sería su cuarta dosis de la vacuna COVID-19 en general; para las personas inmunocomprometidas, una segunda dosis de refuerzo supondría su quinta dosis, ya que la serie primaria para las personas con sistemas inmunitarios debilitados es ahora de tres dosis.

La vacuna de Jansen es la única vacuna sin ARNm aprobada en los EE.UU. A las personas que se vacunaron con esa dosis única y luego recibieron un refuerzo de Jansen al menos cuatro meses antes también se les aconsejó que recibieran un refuerzo de ARNm.

En Europa, también está aprobada la vacuna de Astra-Zeneca que tampoco es de ARNm, pero su pauta de vacunación original era de dos inoculaciones.

(Relacionado: ¿Por qué a algunas personas les duele el brazo después de vacunarse?)

En Europa y en España, la estrategia de vacunación ha sido muy similar, aunque han variado algunos plazos.

¿Por qué los límites sobre quién debe recibir un refuerzo?

Aunque los CDC establecen quiénes consideran que pueden recibir una segunda dosis de refuerzo, los expertos sugieren que puede haber flexibilidad con las directrices médicas y de edad. Algunas personas que cumplen los criterios pueden decidir que no necesitan una segunda dosis de refuerzo todavía, mientras que otras que no están técnicamente incluidas en las recomendaciones pueden beneficiarse.

"Si tienen una enfermedad subyacente grave, como una cardiopatía, una enfermedad pulmonar, una diabetes, etc., eso forma parte de la decisión", dice William Schaffner, profesor de medicina preventiva y enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt, en Tennessee. Las personas menores de 50 años con esas condiciones pueden querer hablar con su médico acerca de si es prudente seguir adelante y obtener el refuerzo adicional, dice Schaffner. Lo mismo ocurre con quienes trabajan o viven en una situación de alto riesgo de exposición.

Además, no todos los expertos están de acuerdo en que los refuerzos sean necesarios una vez que se ha superado el umbral un tanto arbitrario de los 50 años.

"Creo que esta noción general de que todos los mayores de 50 años deben vacunarse no tiene sentido", dice Paul Offit, profesor de pediatría de la División de Enfermedades Infecciosas del Hospital Infantil de Filadelfia y uno de los dos miembros del comité asesor de la FDA que votaron en contra de incluir los componentes de Ómicron en los refuerzos de otoño.

Tiene más sentido para las personas de más de 70 años porque sus sistemas inmunitarios, menos vigorosos, no son tan buenos para evitar que una infección leve se convierta en una moderada o grave, dijo Offit. Pero a sus 71 años, Offit sólo ha recibido su primera vacuna de refuerzo. Considera que la única vacuna adicional, junto con el hecho de que ha tenido una infección natural reciente por COVID-19, ofrece la máxima protección posible, ya que los niveles de anticuerpos descienden muy rápidamente después de recibir refuerzos adicionales.

Según los datos presentados en la reunión del comité del 28 de junio, los adultos mayores de 50 años que han tenido una infección por Ómicron en los últimos seis meses ya tienen más inmunidad de la que obtendrían con otra vacuna de refuerzo.

¿Debería tratar de conseguir un refuerzo ahora, o esperar al otoño?

Por el contrario, Talaat, de Johns Hopkins, dice que hay que ponerse la vacuna de refuerzo ahora si se tiene derecho a ella. "No esperes a una vacuna mejor, porque te quedas vulnerable", dice Talaat. "Ponte las vacunas para las que seas elegible ahora, y luego tendrás la oportunidad de ponerte otro refuerzo que puede proporcionar una protección más amplia en el otoño".

(Relacionado: La importancia de las aguas residuales para predecir brotes de COVID-19)

Sin embargo, si no presentas un riesgo mayor debido a tu edad o condición médica, Talaat dice que no hay necesidad de precipitarse cuando los refuerzos actualizados se esperan en octubre. "Si tienes menos de 50 años, no tienes ningún factor de riesgo de padecer una enfermedad grave y no estás moderada o gravemente inmunodeprimido, si eres una persona sana y te has puesto la [primera] vacuna, yo esperaría", dice Talaat.

Otra razón para esperar es que el riesgo real de exposición puede ser mayor en otoño, dice Offit. El otoño significa el comienzo de la escuela y que la gente pasa más tiempo en el interior, lo que aumenta el riesgo de exposición e infección. El estímulo que obtenemos de otra dosis es efímero (comienza a disminuir en uno o dos meses), así que es mejor que lo obtengamos cuando más lo necesitamos, dice.

Sin embargo, una preocupación persistente es que es demasiado pronto para saber la eficacia de los refuerzos actualizados contra las versiones del virus que circulen en ese momento.

Los refuerzos con un componente Ómicron BA.1 mostraron un aumento de 1,75 veces en los anticuerpos capaces de neutralizar el BA.1. Pero la BA.1 ya no circula en EE.UU., y los datos compartidos con la FDA mostraron que estos refuerzos que contienen Ómicron apenas marcaron la diferencia contra las infecciones por BA.4 y BA.5 (las cuáles también son las cepas dominantes en España).

Entonces, ¿habrá un refuerzo a prueba de variantes? ¿O necesitaré una vacuna anual?

Según Talaat, actualmente no es posible desarrollar una vacuna de refuerzo "a prueba de variantes" porque el virus evoluciona muy rápidamente. En cambio, la mayoría de los expertos, incluidos Talaat y Schaffner, esperan que los refuerzos de COVID-19 acaben convirtiéndose en una vacuna anual como la de la gripe.

"Actualizamos esa vacuna anualmente y recomendamos a todo el mundo que se vacune anualmente contra la gripe, y eso proporciona la mejor protección posible, aunque no sea perfecta", afirma Schaffner. Añade que los científicos están trabajando en una vacuna que combine la vacuna anual contra la gripe con una vacuna anual contra la COVID-19, pero para ello falta al menos un año o más para que se haga realidad.

Para las personas inmunodeprimidas, que son las que tienen más motivos para preocuparse, Talaat recordó que Evusheld (un fármaco de anticuerpos monoclonales utilizado para prevenir la COVID-19) está ahora más disponible (también en España) y es una buena opción para quienes reúnen los requisitos y les preocupa que la vacunación no ofrezca suficiente protección.

(Relacionado: La COVID larga sigue siendo un misterio: seguimos la lucha de una paciente por conseguir un tratamiento)

¿Reducirá el segundo refuerzo los riesgos de la COVID prolongada? 

Una serie de estudios recientes han arrojado resultados contradictorios sobre la medida en que las vacunas actuales protegen (o no) contra la COVID larga. Parte de la razón de la confusión es la falta de consenso sobre una definición clara del fenómeno.

Algunos estudios muestran que las vacunas reducen sustancialmente el riesgo de COVID larga, mientras que otros muestran un impacto más modesto. Hasta que los investigadores se pongan de acuerdo en un conjunto claro de criterios para la COVID larga, va a ser difícil obtener respuestas sólidas. Pero incluso si no es posible cuantificar los efectos, los expertos dicen que la vacunación probablemente ofrece cierta protección.

"Es lógico que si tienes una enfermedad grave, tengas más probabilidades de desarrollar COVID larga que si no tienes una enfermedad grave", dice Offit. "Si estás totalmente vacunado, sospecho que es mucho menos probable que contraigas COVID larga porque es mucho menos probable que contraigas una enfermedad grave".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Verdades y mentiras de los tratamientos y medicamentos para curar la COVID-19
Ciencia
¿Cuáles son las alternativas a las vacunas para las personas inmunodeprimidas?
Ciencia
La tecnología ARNm de las vacunas anti-COVID-19 podría ser útil para combatir otros virus
Ciencia
Algunos países se plantean cambiar las dosis de las vacunas para acelerar la distribución
Ciencia
¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved