El dinosaurio "señor de las lanzas" será devuelto a Brasil

El fósil será repatriado desde un museo alemán tras las denuncias de que salió de Sudamérica en circunstancias poco éticas (y posiblemente ilegales).

Por Michael Greshko
Publicado 21 jul 2022, 11:24 CEST
Un pequeño dinosaurio emplumado que vivió en Brasil durante el Cretácico se ha convertido en el ...

Un pequeño dinosaurio emplumado que vivió en Brasil durante el Cretácico se ha convertido en el centro de una campaña para devolver importantes fósiles que fueron sacados de su país de origen.

Fotografía de Illustration by Bob Nicholls, Paleocreations.com

En lo que podría ser una decisión histórica para la comunidad paleontológica, las autoridades alemanas han anunciado esta semana que devolverán un dinosaurio emplumado único en su género a Brasil, el país donde se descubrió el fósil.

Conocido como Ubirajara jubatus, el dinosaurio vivió hace más de 100 millones de años. A diferencia de cualquier otra criatura prehistórica, el Ubirajara tenía unas plumas largas, en forma de lanza, que sobresalían de sus hombros, y que probablemente utilizaba en sus exhibiciones para competir por el estatus social o para cortejar a sus parejas, al igual que hacen algunas aves modernas. Las plumas prominentes dieron su nombre al dinosaurio: Ubirajara significa "señor de la lanza" en la lengua indígena tupí de Brasil.

(Relacionado: La exportación de este dinosaurio único de Brasil provoca polémica y una investigación)

El hallazgo fue alabado cuando se describió formalmente en un artículo científico a finales de 2020. Pero casi en cuanto se dio a conocer la noticia, los expertos plantearon una preocupación: la exportación del fósil desde Brasil al Museo Estatal de Historia Natural de Karlsruhe (SMNK) de Alemania, donde se encuentra actualmente, no era ética y posiblemente era ilegal.

Durante el último año y medio, un grupo comprometido de paleontólogos brasileños ha liderado un creciente movimiento mundial para repatriar fósiles y denunciar la larga sombra del colonialismo sobre la paleontología moderna. Ubirajara, el primer dinosaurio no aviario con plumas descubierto en Sudamérica, se ha convertido en uno de los principales fósiles en estos debates sobre la repatriación.

El martes, el gabinete del estado alemán de Baden-Württemberg, donde se encuentra el SMNK, aprobó una propuesta de la ministra de ciencia del estado, Theresia Bauer, para devolver a Ubirajara a Brasil. En su decisión, el Gobierno cita las dudas sobre cómo se importó el fósil a Alemania y si se adquirió legalmente.

(Relacionado: El 'Spinosaurus' cazaba bajo el agua gracias a sus huesos "de pingüino")

"Tenemos una postura clara, que se expresa en acciones coherentes: Si hay objetos en las colecciones de nuestros museos que fueron adquiridos en condiciones poco legales o éticamente inaceptables, se debe considerar su devolución", dijo Bauer en un comunicado enviado por correo electrónico a National Geographic. "El Ubirajara, en vista de su gran importancia y de las dudosas circunstancias de su adquisición, debería por tanto ser devuelto a donde pertenece: Brasil".

Más allá de aclarar el destino de Ubirajara, la decisión marca un nuevo capítulo para el movimiento que Ubirajara ayudó a inspirar.

Desde que estalló la controversia sobre el estatus legal del fósil, un flujo constante de trabajos académicos ha empezado a poner cifras a las desigualdades que se dan en la paleontología, una tendencia a menudo influenciada por la historia del colonialismo. Un estudio de 2021 descubrió que el 97% de los datos de una base de datos paleontológica clave habían sido introducidos por científicos de países ricos y de renta media-alta, una fuente de sesgo en el registro fósil creada por la desigualdad económica. Otro estudio de 2021 documentó docenas de fósiles brasileños que definen especies sólo en los museos de Alemania, con fósiles adicionales en otros países ricos.

"Con esto, enviamos un poderoso mensaje al mundo de que queremos una ciencia diferente, libre de las actitudes del siglo pasado", dice en un correo electrónico Aline Ghilardi, paleontóloga de la Universidad Federal de Río Grande del Norte de Brasil que ayudó a dirigir la campaña de repatriación. "Ojalá se abra una nueva era de colaboraciones más equitativas, en la que se produzcan intercambios justos entre investigadores de todo el mundo".

La campaña también está estimulando más acciones globales para devolver otros fósiles brasileños. El año pasado, la Universidad de Kansas (Estados Unidos) devolvió voluntariamente 36 fósiles brasileños que tenía en sus colecciones, incluida una nueva especie de araña fósil que lleva el nombre de la famosa drag queen brasileña Pabllo Vittar. En mayo de 2022, los funcionarios de aduanas franceses devolvieron 998 fósiles brasileños cazados furtivamente que habían sido incautados a traficantes en 2013.

"Ubirajara se ha convertido en una bandera para la causa de los fósiles de Brasil", dice la paleontóloga Allysson Pinheiro, directora del Museo Paleontológico Plácido Cidade Nuvens de Santana do Cariri (Brasil).

Un fósil singular

La exportación de fósiles de Brasil está regulada desde 1942 mediante un decreto presidencial que denomina a los fósiles "propiedad de la Nación". El decreto exige que el trabajo de los museos nacionales y extranjeros en el país sea aprobado por los reguladores mineros. En 1990, Brasil promulgó normas que exigen que los científicos extranjeros devuelvan a Brasil los especímenes exportados (incluidos los fósiles) si se utilizan posteriormente para definir una nueva especie. Estas normas también exigen que las exportaciones de fósiles sean aprobadas por funcionarios científicos brasileños y que los científicos extranjeros colaboren con académicos brasileños.

El estudio que describió a Ubirajara, que no tenía coautores brasileños, se publicó en diciembre de 2020 en la revista Cretaceous Research. En él, los investigadores afirmaban que un regulador minero brasileño había firmado la exportación de dos cajas de fósiles, incluidos los restos de Ubirajara, en 1995.

En septiembre de 2021 (tras una campaña de meses en las redes sociales) la revista se retractó formalmente del estudio de Ubirajara en medio de la preocupación por el estatus legal del fósil, una rareza extrema dentro de la paleontología. En un artículo de Science, el paleontólogo del SMNK Eberhard Frey, coautor del estudio, denunció la medida como una "segunda extinción" de la especie. Frey, que se jubiló en febrero de 2022, no quiso hacer comentarios para este artículo. Los representantes de SMNK tampoco quisieron hacer comentarios.

(Relacionado: Así sabemos que los dinosaurios probablemente se extinguieron en primavera)

"Es la primera vez que [van a] repatriar un fósil de Brasil, y este caso es también la primera vez que se logra retractar una publicación basada en estos argumentos", dice Juan Carlos Cisneros, paleontólogo de la Universidad Federal de Piauí en Teresina, Brasil, y uno de los líderes de la campaña de repatriación de Ubirajara. "Se convertirá en un símbolo".

Corregir el expediente

En sus declaraciones iniciales, el Gobierno de Baden-Württemberg se hizo eco de las afirmaciones de SMNK de que el fósil había sido obtenido legalmente, basándose en la fecha de importación de 1995. Pero en un artículo de septiembre de 2021, un portavoz del Ministerio de Ciencia del estado dijo al reportero de Science Rodrigo Pérez Ortega que el fósil había sido importado en 2006 y fue adquirido por SMNK en 2009.

En su nueva declaración a National Geographic, el Ministerio de Ciencia de Baden-Württemberg dijo que el estudio de 2020 que describía a Ubirajara "contiene información demostrablemente falsa sobre la fecha de importación del fósil." El Ministerio también confirmó que el SMNK adquirió el fósil en 2009. Sin embargo, no ha podido verificar la importación del fósil a Alemania en 2006. "En este sentido, la declaración hecha a Science en ese momento debe ser revisada", dijo el Ministerio.

Esa incertidumbre ha tenido importantes implicaciones legales para Ubirajara. Según la legislación alemana sobre bienes culturales, si Alemania importa ciertos tipos de artefactos (como fósiles) de un país que prohíbe su exportación, esos objetos deben ser devueltos al país de origen si la fecha de importación fue posterior al 26 de abril de 2007. Si la fecha de importación de un artefacto no está clara, la legislación alemana se inclina por una fecha de importación posterior y la devolución del artefacto a su país de origen.

"Es importante que con la devolución enviemos una señal clara sobre la correcta manipulación de los objetos de la colección, su procedencia y la honestidad científica", dijo Bauer.

La decisión de repatriar a Ubirajara también puede resolver un inusual enigma científico: cuando Cretaceous Research se retractó del artículo original, significó que ningún estudio publicado respaldaba el nombre de Ubirajara, lo que posiblemente lo empujó al limbo taxonómico. Ahora que el fósil vuelve a casa, dice Pinheiro, es posible que el estudio original simplemente se vuelva a publicar.

"Tal vez el nombre simplemente vuelva a aparecer", dice Pinheiro. "Esta es una cuestión que podría ser (debería ser) resuelta por la revista".

(Relacionado: 10 dinosaurios increíbles descubiertos en 2021)

Un tesoro cultural

Los científicos brasileños están ahora dispuestos a buscar la devolución de otros fósiles que se encuentran en Alemania y otros lugares. El SMNK, por ejemplo, alberga otros ejemplares definitorios de especies desenterrados en Brasil, como los primeros fósiles conocidos de los pterosaurios Unwindia y Arthurdactylus, el antiguo pariente del cocodrilo Susisuchus y el dinosaurio Mirischia.

Pero mientras los engranajes diplomáticos giran para efectuar el regreso de Ubirajara, el hogar permanente del fósil sigue siendo incierto.

Baden-Württemberg dijo en su declaración que el Museo Nacional de Brasil, con sede en Río de Janeiro, está "siendo considerado como una posible ubicación futura para la presentación del fósil". El Museo Nacional está reconstruyendo activamente sus colecciones después de un devastador incendio que se produjo allí en 2018.

Sin embargo, Cisneros y Pinheiro dicen que, de todos los lugares de Brasil para albergar a Ubirajara, este debería ir al Museo Paleontológico Plácido Cidade Nuvens, que Pinheiro dirige. Este museo es el más cercano al lugar del noreste de Brasil donde se encontró Ubirajara, una formación rocosa rica en fósiles y "geoparque mundial" de la UNESCO llamado Cuenca de Araripe.

"Brasil no es un país pequeño, es un país continental", dice Cisneros. "Si van a un museo en una ciudad alejada de una comunidad local... es mejor, por supuesto; está más cerca que Alemania. Pero sigues alejando a la comunidad local".

Pinheiro añade que la cuenca del Araripe es socioeconómicamente desfavorecida y que los yacimientos de fósiles y los museos de la región pueden fomentar el turismo, proporcionando puestos de trabajo y oportunidades a las personas que ahora viven donde antes pisaba Ubirajara.

"Estamos trabajando [...] para que la comunidad sepa lo que [tiene]. Tiene un tesoro", dice Pinheiro. "Estos tesoros, en primer lugar, les pertenecen. Estos tesoros tienen el poder de cambiar sus vidas, de mejorar sus vidas".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Hallado un tesoro "perdido" de fósiles después de 70 años de misterio
Ciencia
¿Y si no hubiera solo un tipo de tiranosaurio sino tres especies diferentes?
Ciencia
Hallan un fósil de ictiosaurio que podría cambiar la percepción del 'dragón marino'
Ciencia
¿Un dinosaurio sin dientes pero... carnívoro?
Ciencia
¿Vivían los tiranosaurios en grupos? Los expertos debaten nuevas pistas fósiles

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved