La COVID-19 provoca depresión, pero no del modo que imaginas

Las personas que hayan pasado el contagio tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental después de que los síntomas de la enfermedad hayan remitido.

Por Stacey Colino
Publicado 17 oct 2022, 12:42 CEST
Las personas con depresión post-COVID a menudo se sienten incomprendidas porque, aunque se hayan recuperado de ...

Las personas con depresión post-COVID a menudo se sienten incomprendidas porque, aunque se hayan recuperado de los síntomas agudos, todavía no se sienten ellas mismas.

Fotografía de Photo by Juan Mabromata, AFP via Getty Images

Cuando Glo Lindenmuth enfermó de COVID-19 en diciembre de 2021, se sintió congestionada y agotada durante una semana, y su sentido del olfato y del gusto desaparecieron durante dos semanas. Conocía estos síntomas antes de contraer el virus y no le pillaron por sorpresa. Pero la tristeza y los problemas para dormir que aparecieron semanas después de recuperarse del COVID fueron algo con lo que no había contado.

"Tuve depresión cuando era adolescente, pero esto fue mucho peor", dice Lindenmuth, de 30 años, que trabaja en comunicaciones corporativas en la ciudad de Nueva York. Además de sentirse repentinamente deprimida, tenía problemas para dormir y pesadillas. Cuando estaba despierta, su cerebro se nublaba y le asaltaban pensamientos sombríos (a menudo sobre la posibilidad de hacer algo perjudicial para ella misma). Y, aunque era una persona extrovertida y alegre, se sentía abrumada por la ansiedad social. "Cancelaba los planes con los amigos, dormía todo el día los fines de semana y evitaba la mayoría de las llamadas y los mensajes de texto", dice.

Sus síntomas duraron más de dos meses.

En primavera, Lindenmuth comenzó a sentirse un poco mejor, pero luego otra intensa ola de depresión la envolvió desde mediados de junio hasta mediados de agosto. Fue entonces cuando acudió a un psiquiatra conductual que le diagnosticó depresión.

(Relacionado: ¿Ha terminado ya la pandemia de COVID-19?)

Se calcula que millones de personas descubren que, incluso después de pensar que se han recuperado de su enfermedad, siguen sintiéndose deprimidos, fatigados, apáticos, ansiosos o emocionalmente desubicados.

En un estudio basado en millones de personas que utilizaron el sistema sanitario del Departamento de Asuntos de los Veteranos de EE.UU., "nos dimos cuenta de que teníamos una nación angustiada, debido al caos de la pandemia y el cierre", dice Ziyad Al-Aly, director del centro de epidemiología clínica de la Universidad de Washington en San Luis (Misuri) y coautor del informe. Al-Aly y sus colegas querían saber si las personas que se contagiaron de COVID-19 tenían un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental después de que los síntomas de la enfermedad remitieran. "La respuesta fue absolutamente afirmativa. Las personas con COVID lo tenían mucho, mucho peor". 

Según una investigación publicada en el número de junio de 2022 de la revista CNS Drugs, el 35 por ciento de las personas declararon tener síntomas depresivos tras recuperarse de la COVID. Y puede que no sea simplemente porque hayan perdido días o semanas de su vida habitual por culpa de la enfermedad: puede ser porque tienen un fenómeno poco conocido llamado depresión posviral, que probablemente se desencadena por cambios inflamatorios, estrés psicológico y otros factores.

Estos síntomas suelen "aparecer dos o tres meses después de la aparición de la COVID-19 y parecen durar varios meses", afirma Madhukar Trivedi, psiquiatra y director fundador del Centro de Investigación y Atención Clínica de la Depresión del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas. "No hay forma de predecir quién tendrá efectos transitorios o quién los tendrá persistentes". 

El alcance del fenómeno

El vínculo entre las enfermedades virales y la depresión no es nuevo, pero se ha reconocido y comprendido más ampliamente en las últimas décadas. Un estudio publicado en un número de 2016 de la revista Brain, Behavior, and Immunity, por ejemplo, descubrió que las personas que habían estado enfermas de gripe en los 30 a 180 días anteriores tenían un riesgo 57% mayor de sufrir una nueva depresión, en comparación con las que esquivaron el virus. Los expertos afirman que la depresión posviral también puede producirse con el virus de Epstein-Barr, que causa mononucleosis, y otros virus no específicos.

El estudio de Al-Aly, publicado en febrero de 2022 en la revista BMJ, descubrió que las personas que habían estado enfermas de COVID tenían un 35 por ciento más de riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad y un 39 por ciento más de riesgo de experimentar un ataque de depresión un mes después de su enfermedad; estos aumentos iban acompañados de un mayor uso de antidepresivos y benzodiacepinas.

(Relacionado: De la inflamación a la depresión: la electricidad está revolucionando la medicina)

Esto no es ni mucho menos un hallazgo aislado. Un estudio publicado en el número de abril de 2022 de la revista Journal of Neurology descubrió que los niveles elevados de apatía y ansiedad eran comunes entre los ex pacientes del COVID que presentaban fatiga ocho meses después de su enfermedad. Y en un estudio publicado en el número de mayo de 2022 de la revista The Lancet, los investigadores siguieron la trayectoria de salud mental de personas de seis países de Europa que habían estado enfermas de COVID (pero que no habían sido hospitalizadas por ello) y descubrieron que estas personas tenían una mayor prevalencia de depresión en los meses posteriores, especialmente si habían estado postradas en cama con la enfermedad.

Mecanismos detrás de la miseria

No se sabe exactamente cómo la COVID-19 desencadena la depresión, pero hay varias hipótesis. El virus del SARS-CoV-2 puede causar más inflamación en el cerebro y activar las células microgliales, que son unas células inmunitarias del sistema nervioso central que producen moléculas inflamatorias, explica Al-Aly. "La inflamación puede afectar a las regiones del cerebro que regulan el afecto y las emociones: puede activarlas o desactivarlas". 

Otra teoría es que el virus puede atacar el revestimiento de los vasos sanguíneos, lo que puede comprometer el suministro de sangre y oxígeno al cerebro y alterar las áreas que regulan las emociones, añade Al-Aly. 

Una tercera hipótesis sugiere que el virus puede alterar la diversidad y el equilibrio de las bacterias en el intestino (el microbioma intestinal), lo que a su vez podría alterar los niveles de ciertos neurotransmisores, mensajeros químicos que transmiten señales nerviosas por todo el cuerpo y el cerebro y están implicados en la regulación del estado de ánimo, dice. "Lo que está realmente claro es que el efecto del virus en la salud mental es un fenómeno biológico, no es imaginario", dice Al-Aly. 

Eso no quiere decir que no haya elementos psicológicos en juego. El aislamiento prolongado y los sentimientos de soledad durante la enfermedad pueden contribuir a la depresión post-COVID, dice Pravesh Sharma, psiquiatra del Colegio de Medicina y Ciencias de la Clínica Mayo en Eau Claire, Wisconsin. Cuando se trata de la depresión post-COVID, "a veces la gente piensa ¿por qué yo?". dice Sharma. "Eso genera muchos pensamientos negativos y afecta al funcionamiento de la vida cotidiana". Estos factores pueden desencadenar un círculo vicioso que atrapa a las personas en un estado depresivo.

Para agravar el problema, las personas con depresión post-COVID suelen sentirse incomprendidas. "Sus familias no entienden por qué no lo superan porque ya no están enfermos", dice Dawn Potter, psicóloga clínica que dirige grupos de apoyo para personas con COVID prolongada en la Clínica Cleveland. Además, estas "personas no saben cuándo van a terminar sus síntomas o qué les va a ayudar, y tienen miedo. Y es habitual que la gente tenga miedo de volver a padecer COVID". Según los expertos, algunas personas también se preocupan por los posibles efectos a largo plazo de la infección por COVID, lo que puede contribuir a su confusión emocional después de haber enfermado. 

(Relacionado: En qué se diferencian los dolores de cabeza de la COVID-19 y cómo gestionarlos)

Quién es vulnerable y por qué

Aunque las investigaciones sobre el tema son escasas porque la COVID-19 es todavía relativamente nueva, los expertos creen que las personas que tienen un historial previo de depresión o ansiedad corren un mayor riesgo de desarrollar una depresión tras la COVID. "Lo que estoy viendo en mi práctica clínica es que las personas tienen depresión después de la COVID o que ésta se agrava con COVID si ya tenían depresión antes", dice Potter. "Puede haber estado en remisión o ser menos grave".

Según los expertos, entre las personas que corren un mayor riesgo de sufrir depresión después de la COVID se encuentran las que tenían altos niveles de estrés antes de la infección, morbilidades médicas (obesidad, asma, hipertensión, diabetes y otras similares) y enfermedades más graves con la COVID-19. 

En algunos casos, la depresión puede formar parte del síndrome COVID larga, que puede incluir problemas persistentes de memoria, capacidad de pensamiento y concentración, cambios de humor, fatiga y capacidades organizativas, como la dificultad para gestionar la medicación o el dinero. Dyani Lewis, de 44 años, experimentó este fenómeno de primera mano tras contraer COVID en marzo de 2022. A pesar de tener un caso leve ("he tenido resfriados peores que este", dice), una semana después de que pasara la infección, tenía dolores de cabeza diarios, mareos que se sentían como un mareo perpetuo, fatiga y falta de motivación. Llevaba tomando un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) para la depresión desde 2019 y sus síntomas anímicos estaban bien controlados, hasta que de repente dejaron de estarlo.

"Me estaba costando cumplir con mi trabajo, y no tenía energía para mis hijos", dice Lewis, una periodista científica independiente y madre de dos hijas en Melbourne, Australia. "No sé hasta qué punto el SARS-CoV-2 exacerbó directamente mi depresión, o simplemente creó las circunstancias propicias para que me sintiera como una mierda". Lewis está en proceso de cambiar a una nueva medicación para su depresión y ha comenzado a reanudar el ejercicio ligero, para mejorar su estado de ánimo y aumentar su energía.

Los expertos dicen que no están viendo patrones claros de género con la depresión post-COVID. Sin embargo, un estudio publicado en el número de enero de 2022 de la revista Journal of Psychiatric Research descubrió que, entre los supervivientes del COVID-19 en Italia que experimentaron síntomas psiquiátricos, los hombres presentaban altos niveles de ansiedad y depresión a los seis meses y síntomas aún más graves a los 12 meses; las mujeres experimentaron la peor depresión poco después de la infección, pero a los seis meses los síntomas eran mucho menos graves y continuaron disminuyendo hasta los 12 meses. Los investigadores señalaron que esto puede deberse a que los hombres tienen una respuesta inmunitaria proinflamatoria más fuerte que las mujeres, lo que podría provocar una inflamación sostenida en sus cerebros y cuerpos tras la infección por COVID. Otra explicación es que son menos propensos a buscar ayuda profesional para los problemas de salud mental.

Recuperar un mejor estado de ánimo

Aunque algunos casos de depresión post-COVID se resolverán de forma natural con el tiempo, no hay motivos para sentarse a sufrir mientras tanto. "Es importante no decir que se debe a COVID y, por tanto, no hacer nada", dice Trivedi, "porque podría durar más de lo que crees".

(Relacionado: ¿Cuánto tiempo permanece la COVID-19 en nuestro cuerpo?)

Para sentirse mejor mental y emocionalmente, ayuda realizar actividad física o ejercicio con regularidad, que tiene propiedades antiinflamatorias además de efectos antidepresivos, dice Trivedi. Busca apoyo social, poniéndote en contacto con amigos y familiares y/o con grupos de apoyo de su comunidad. Y adopta hábitos alimenticios saludables como la dieta mediterránea (que es rica en frutas, verduras, legumbres, frutos secos, granos enteros, pescado y aceite de oliva) porque la investigación ha encontrado que está asociada con un menor riesgo de desarrollar depresión. Además, un estudio publicado en un número de 2019 de la revista PLoS One descubrió que una intervención dietética saludable puede empezar a funcionar en tan solo tres semanas, reduciendo los síntomas de la depresión.

También es importante sentar las bases para un mejor sueño porque "los problemas de sueño y la depresión van de la mano: es una cuestión bidireccional", dice Potter. En pocas palabras, dormir mal puede afectar a tu estado de ánimo, y la depresión puede comprometer la calidad del sueño. "Si se puede empezar a dormir mejor, a menudo ayuda al estado de ánimo", dice. Para ello, recomienda trabajar en los hábitos previos al sueño, haciendo un esfuerzo concertado para atenuar las luces, evitar las pantallas digitales por la noche, e ir a la cama y levantarse a la misma hora, día tras día, para mantener un ciclo de sueño y vigilia constante.

Dependiendo de la gravedad de tus síntomas, la terapia puede ser beneficiosa, en particular la terapia cognitivo-conductual (TCC), que ayuda a las personas a cambiar los patrones de pensamiento perjudiciales por otros más útiles. Otro enfoque útil es la activación conductual, una habilidad que a menudo se incorpora a la TCC y que consiste en establecer objetivos que te ayuden a salir y hacer cosas que puedan mejorar tu estado de ánimo, dice Jed Magen, médico osteópata especializado en psiquiatría infantil y adolescente de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing.

Con la ayuda de antidepresivos, terapia de conversación y compartiendo sus experiencias con su red social, Lindenmuth empezó a sentirse mejor. Poco a poco empezó a hacer más ejercicio y redescubrió su amor por la cocina, el baile y el tiempo con los amigos. "Ahora me siento muy bien y tengo la energía de antes", dice. "También he recuperado mi creatividad, así como una sensación de claridad que no había tenido en mucho tiempo", dice Lindenmuth. "Estoy feliz de estar al otro lado de lo peor".

Cuando se trata de experimentar la depresión post-COVID y obtener alivio de ella, Lindenmuth está en buena compañía. "Me gustaría que la gente supiera que la depresión post-COVID es muy, muy común y que hay esperanza: la investigación está demostrando que hay formas de tratar la depresión post-COVID, al igual que las hay para otras formas de depresión", dice Potter. "Aunque no se entienda del todo, no estamos reinventando la rueda".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
¿Has perdido el olfato con el COVID-19? Te explicamos cómo volver a entrenar tu cerebro
Ciencia
La COVID-19 es una oportunidad para reexaminar la importancia de la convalecencia
Ciencia
¿Volveremos a sentirnos seguros en medio de una multitud?
Ciencia
¿Cómo combatir la soledad durante una pandemia? Los mayores LGBTQ comparten sus consejos
Ciencia
Las nuevas variantes: ¿qué viene después de Ómicron?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved