Covid larga en niños: ¿cómo les afecta y quién tiene mayor riesgo?

Menos frecuente que en los adultos, esta enfermedad puede ser difícil de diagnosticar en los niños. La creciente investigación está ayudando a los científicos a entender los síntomas (y los riesgos) de los jóvenes.

Por Priyanka Runwal
Publicado 3 nov 2022, 10:56 CET
Lexie Stroiney, de 6 años, a la izquierda, Charlie Stroiney, de 8 años, a la derecha, ...

Lexie Stroiney, de 6 años, a la izquierda, Charlie Stroiney, de 8 años, a la derecha, y su madre Kate Forte esperan en una sala de exámenes durante un largo día de pruebas en el Hospital Nacional de Niños, en Washington, DC, el 26 de enero de 2022. Lexie tenía COVID-19 pero Charlie no. Ambos forman parte de un estudio de varios años financiado por los NIH para examinar el impacto de COVID-19 en la salud física y la calidad de vida de los niños.

Fotografía de Carolyn Kaster, AP Photo

Owen, de 11 años, fue el último de su familia en contraer COVID-19. Mientras que todos los demás se recuperaron en dos semanas, sus síntomas persistieron. Durante las siguientes semanas su visión se volvió borrosa, su piel se volvió pálida, empezó a olvidar cosas y cada noche experimentaba un dolor insoportable en el pecho y el abdomen. "No sabías si iba a estar contigo mañana", dice Susie, la madre de Owen.

Un examen ocular, una radiografía de tórax y una prueba de monitorización del corazón llamada ecocardiograma resultaron normales. Los médicos descartaron el síndrome inflamatorio multisistémico, una enfermedad rara pero grave relacionada con la COVID. Sólo cuando un amigo de la madre de Owen sugirió que su hijo podría tener COVID de larga duración, consideró la posibilidad. "Ni mi marido ni yo teníamos información a mano sobre la COVID larga", dice Susie, que ha pedido que no utilicemos su apellido para proteger la privacidad de su hijo. El pediatra de Owen no había mencionado la posibilidad de la COVID prolongada ni medidas específicas para combatir sus síntomas persistentes, dice.

(Relacionado: La COVID larga sigue siendo un misterio: seguimos la lucha de una paciente por conseguir un tratamiento)

La COVID prolongada es menos común en los niños que en los adultos, pero más investigadores han estado tratando de entender la condición en los niños y determinar quién podría estar en riesgo a medida que la pandemia ha continuado. En la actualidad, sólo hay una docena de clínicas pediátricas de COVID larga en los Estados Unidos, según una lista mantenida por un grupo de apoyo llamado Familias de COVID larga. "Al principio de la pandemia se pensaba que los niños eran de alguna manera inmunes al COVID", dice Laura Malone, neuróloga pediátrica de la Clínica de Rehabilitación Pediátrica Post-COVID-19 del Instituto Kennedy Krieger en Baltimore, Maryland. Pero esa idea cambió, sobre todo tras la llegada de Ómicron. "Ahora se reconoce más que a muchos niños les va bien y se recuperan después de una infección por COVID", dice, "pero es necesario permanecer vigilantes y ser conscientes de que un subconjunto de niños puede seguir teniendo alguna dificultad."

A finales de febrero, Owen, que era enérgico antes de la COVID, tenía dificultades para caminar distancias cortas. "Literalmente, caminar hasta el final del camino de entrada era difícil para él", dice Susie. En lugar de asistir a la escuela a tiempo completo, Owen optó por media jornada. Pero cuando el dolor y la debilidad eran demasiado, descansar en casa era su única opción. Ver a Owen tumbado en el sofá, sin querer levantarse, era desgarrador, dice Susie.

En la mayoría de los casos, los síntomas se resuelven en entre uno y cinco meses, pero en algunos niños pueden durar más tiempo. Esto es lo que sabemos sobre esta enfermedad en los niños.

Cómo es la COVID larga pediátrica

Según varios estudios, los síntomas más comunes de la COVID larga en los niños son los dolores de cabeza, la fatiga, los cambios de humor, las dificultades de concentración, los trastornos del sueño y el dolor abdominal.

(Relacionado: En qué se diferencian los dolores de cabeza de la COVID-19 y cómo gestionarlos)

"Probablemente se trata de una mezcla de muchas cosas", dice Betsy Herold, médico especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Albert Einstein College of Medicine de Nueva York, "y no sabemos si todo lo que llamamos COVID larga es lo mismo".

En los niños, los síntomas pueden ser difíciles de diagnosticar, especialmente entre los niños más pequeños que no pueden describir cómo se sienten. Para complicar el diagnóstico, está la dificultad de distinguir los síntomas relacionados con una infección por COVID de los que surgen de la vida pandémica, como la escolarización esporádica, los cierres y el aislamiento social.

Para hacer frente a ese problema, los científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades compararon a casi 780 000 niños que dieron positivo por COVID-19 con más de 2,3 millones que no lo hicieron para identificar los síntomas vinculados únicamente al virus. En un informe reciente mostraron que, aunque no es común, los que tenían COVID-19 eran más propensos a reportar alguna pérdida de olfato y gusto, problemas circulatorios, fatiga y dolor incluso después de 31 a 365 días después de la infección. Asimismo, sus probabilidades de desarrollar inflamación de los músculos del corazón, diabetes de tipo I, coágulos de sangre en las venas e insuficiencia renal (aunque poco frecuentes) también eran mayores.

¿Cuál es la prevalencia de la COVID larga en los niños? 

En un análisis realizado en junio de 2022, los científicos revisaron 21 estudios sobre la COVID prolongada y calcularon que alrededor del 25% de los casi 80 000 niños y adolescentes que contrajeron la COVID tenían al menos uno o más síntomas que duraban más de 28 días después de la infección. Entre los hospitalizados, esa proporción se elevó al 29%.

Pero otros estudios sugieren que la cifra real es menor. Un estudio multinacional de julio de 2022 sobre casi 1900 niños con COVID descubrió que las tasas de COVID de larga duración 90 días después de la infección eran del 5,8%; el 9,8% entre los hospitalizados.

Otro informe que utilizó los registros sanitarios de nueve hospitales infantiles de EE.UU. encontró síntomas de COVID prolongados en el 3,7 por ciento de los pacientes. "En cierto sentido eso es tranquilizador", dice Suchitra Rao, pediatra especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Infantil de Colorado y autora principal del estudio. "No es tan común como pensábamos al principio, y eso es lo que nos muestran también otros estudios".

Sin embargo, en comparación con los adultos, la COVID larga parece mucho menos común en niños y adolescentes. Quizá se deba a que producen niveles de anticuerpos más altos que persisten durante más tiempo y pueden eliminar el virus más rápidamente, dice el experto en enfermedades infecciosas pediátricas Roland Elling, de la Universidad de Friburgo (Alemania).

Sin embargo, los distintos periodos de seguimiento tras una infección por COVID-19 dificultan la comparación de los estudios que estiman la carga de la enfermedad. Además, cómo, cuándo y por qué se desarrollan los síntomas del COVID no se ha estudiado tan bien en los niños como en los adultos. "Es mucho más difícil obtener sangre y hacer un seguimiento de los niños de la forma en que se hicieron estos estudios en los adultos", afirma Joshua Milner, especialista en alergia e inmunología pediátrica del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Aparte de los niños con COVID-19 grave o con afecciones médicas crónicas, y de los que no están vacunados, la investigación de Rao indicó que los niños menores de cinco años también tenían un mayor riesgo de desarrollar COVID larga. Queda por ver si esto se debe a que los padres son más propensos a llevar a los niños pequeños al médico o a un verdadero efecto fisiológico entre ese grupo de edad, afirma Rao. Sin embargo, la mayoría de los estudios realizados hasta ahora han constatado que son los adolescentes, sobre todo las mujeres, los que presentan síntomas persistentes.

(Relacionado: El drama silencioso de los millones de niños huérfanos que nos deja la COVID-19)

Ensayos clínicos en curso

Desde marzo de 2021, científicos del Reino Unido han utilizado encuestas en línea para hacer un seguimiento de 30 000 adolescentes, la mitad de los cuales eran seropositivos al COVID-19, a los tres, seis, 12 y 24 meses de su primer diagnóstico confirmado por el laboratorio. El llamado estudio CLoCk reveló que muchos participantes con síntomas persistentes como la fatiga y la falta de aliento se recuperan en seis meses, dice Terence Stephenson, pediatra del University College London que dirige la investigación.

Pero otra cohorte pareció desarrollar estas afecciones a partir de los seis meses de seguimiento; estos adolescentes parecieron mejorar a los 12 meses. Es difícil explicar por qué y cuándo surgen estos síntomas, dice, y es posible que algunos adolescentes se hayan reinfectado, mientras que otros pueden estar respondiendo al estilo de vida pandémico.

El equipo de Stephenson hará un seguimiento de los participantes en el ensayo, que informan por sí mismos de su estado de salud. Pero también tienen previsto realizar escáneres cerebrales y cardíacos, así como pruebas de esfuerzo, entre un subgrupo con síntomas de COVID no resueltos durante mucho tiempo para detectar cualquier anomalía.

En Estados Unidos, los Institutos Nacionales de la Salud están financiando un ensayo similar para conocer la COVID larga en los niños, determinar a cuántos afecta e idear posibles tratamientos.

En abril, la madre de Owen buscó ayuda en el Instituto Kennedy Krieger, donde los médicos le ayudaron a planificar una dieta que redujera la inflamación y utilizaron fisioterapia, para ayudar a Owen a recuperarse. "Controlar su actividad, no dejarle hacer demasiado, fue una parte importante para superar esto", dice Susie. Pero también reconoce que parte de la curación puede haberse producido de forma natural con el tiempo.

Aunque Owen sigue luchando contra la fatiga y la falta de aliento, el dolor de pecho y de estómago, la visión borrosa y los problemas de memoria han disminuido en gran medida. Ha vuelto a la escuela a tiempo completo, pero se ha tomado un año sin jugar al fútbol; en su lugar, ha empezado a nadar.

Mientras Malone y otros trabajan para ayudar a pacientes como Owen, esperan que la investigación conduzca a mejores tratamientos pediátricos para la COVID. Hemos aprendido mucho en los últimos dos años, dice, pero sigue sin resolverse qué causa la COVID larga en unos niños y en otros y cuál es la mejor manera de atenderlos, al igual que en los adultos.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Exclusiva: Un estudio islandés confirma que los niños tienen la mitad de probabilidades que los adultos de contraer y propagar el coronavirus
Ciencia
La COVID-19 provoca depresión, pero no del modo que imaginas
Ciencia
Las nuevas variantes: ¿qué viene después de Ómicron?
Ciencia
¿Ha terminado ya la pandemia de COVID-19?
Ciencia
En medio de la incertidumbre de la pandemia, los inmigrantes latinos confían en sus "promotoras"

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved