El número de espermatozoides en todo el mundo está cayendo más rápido de lo que pensábamos

"Es posible que crucemos un punto de inflexión en el que la mayoría de los hombres serán subfértiles", dice un experto. Estos son los factores ambientales y de estilo de vida que podrían aumentar el riesgo de esterilidad en los hombres.

Por Stacey Colino
Publicado 16 nov 2022, 11:13 CET
Micrografía electrónica de barrido (SEM) coloreada de varios espermatozoides humanos

Micrografía electrónica de barrido (SEM) coloreada de varios espermatozoides humanos maduros (también llamados espermatozoides). Cada espermatozoide mide unos 65 micrómetros de largo y se divide a grandes rasgos en las regiones de la cabeza (rojo), el cuello y la cola (azul).

Fotografía de Micrograph by DR TONY BRAIN, SCIENCE PHOTO LIBRARY

Hace cinco años, un estudio que describía un precipitado descenso del número de espermatozoides hizo temer que la humanidad estuviera en vías de extinción. Ahora, un nuevo estudio muestra que el recuento de espermatozoides ha disminuido aún más y que el ritmo de descenso se está acelerando, lo que hace temer una inminente crisis de fertilidad mundial.

El estudio inicial, publicado en julio de 2017, reveló que el recuento de espermatozoides (el número de espermatozoides en una sola eyaculación) se desplomó en más del 50% entre los hombres de América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda entre 1973 y 2011. Desde entonces, un equipo dirigido por los mismos investigadores ha explorado lo que ha ocurrido en los últimos 10 años. En un nuevo meta-análisis, que se publicó el 15 de noviembre de 2022 en la revista Human Reproduction Update, los investigadores analizaron los estudios de muestras de semen publicados entre 2014 y 2019 y lo añadieron a sus datos anteriores. Los estudios más recientes tienen una perspectiva más global e incluyeron muestras de semen de 14 233 hombres, incluyendo algunas de América del Sur y Central, África y Asia. El resultado: no solo ha continuado la disminución del recuento total de espermatozoides (alcanzando una caída del 62%), sino que el descenso por año se ha duplicado desde el año 2000.

(Relacionado: Las colas de los espermatozoides humanos tienen diminutas estructuras helicoidales)

El informe de 2017 también reveló que la concentración de espermatozoides (el número de espermatozoides por mililitro de semen) se redujo en un promedio de 1,6 por ciento por año, totalizando más de un 52 por ciento entre los hombres de estas regiones durante las cuatro décadas anteriores.

Como parte del análisis del semen, una vista microscópica cuadriculada permite a los técnicos estimar el número de espermatozoides. Aquí se observan entre 60 y 70 millones de espermatozoides por mililitro de eyaculado; un recuento normal es de unos 113 millones de espermatozoides por ml. Las investigaciones sobre la fertilidad masculina realizadas en todo el mundo indican que el número de espermatozoides en los hombres ha disminuido desde los años 30 hasta la actualidad.

Fotografía de James King-Holmes, SCIENCE PHOTO LIBRARY

"El descenso no se está frenando: es pronunciado y significativo", dice la coautora del estudio, Shanna Swan, epidemióloga de reproducción y medio ambiente de la Escuela de Medicina Icahn del Monte Sinaí, en Nueva York (Estados Unidos). "En general, el descenso es de magnitud similar, pero cuando observamos los últimos años, vemos que se está acelerando".

El autor principal del estudio, Hagai Levine, epidemiólogo médico de la Escuela de Salud Pública Hadassah Braun de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel), califica los resultados de "preocupantes, ya que esperábamos que en algún momento el descenso se nivelara. Puede que ocurra lo contrario, y que crucemos un punto de inflexión en el que la mayoría de los hombres sean subfértiles o en el que las causas de este declive se manifiesten también por otras tendencias sanitarias adversas."

Aumento de la infertilidad

En contra de la percepción común, la infertilidad afecta a hombres y mujeres por igual, dice Amy E.T. Sparks, fisióloga reproductiva y directora de los Laboratorios de FIV y Andrología del Centro de Salud Reproductiva Avanzada de la Universidad de Iowa (EE UU). "Creo que la percepción de que la infertilidad es principalmente un problema de la mujer puede deberse a la tendencia de las mujeres a buscar inicialmente atención médica para la infertilidad en lugar de los hombres". En la comunidad científica, la opinión predominante es que los problemas de fertilidad masculinos y femeninos son responsables, cada uno, de aproximadamente un tercio de los casos de infertilidad; los casos restantes se deben a una combinación de factores masculinos y femeninos.

(Relacionado: Ya somos 8000 millones de personas en el mundo ¿y ahora qué?)

Pero los nuevos datos sugieren un "aumento sustancial de la proporción de hombres con un bajo recuento de espermatozoides, lo que conlleva una menor capacidad para fecundar a sus parejas", afirma David M. Kristensen, toxicólogo molecular de la Universidad de Roskilde y del Hospital Universitario de Copenhague (Dinamarca), que no participó en el estudio. "Esto es preocupante no sólo para las familias que se ven afectadas, sino también para las sociedades en general, ya que muchos países, como Italia y Japón, ya están sufriendo la disminución de la población".

Más allá de las cuestiones reproductivas, también preocupa que la reducción del número de espermatozoides se asocie a diversos problemas de salud en los hombres. "Existe una relación entre la calidad del semen y la salud en general: los estudios sugieren que una calidad deficiente del semen está relacionada con un mayor riesgo de cáncer testicular, enfermedades cardiovasculares y mortalidad [prematura]", señala Michael Eisenberg, director de medicina y cirugía reproductiva masculina y profesor de urología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford estadounidense, que no participó en ninguno de los dos metaanálisis.

(Relacionado: El deporte aumenta tu número de espermatozoides)

"Uno puede ver la disminución del recuento de espermatozoides como un biomarcador de la salud masculina en general", dice Kristensen.

De hecho, un estudio en una edición de 2018 de la revista Andrology encontró un mayor riesgo de hospitalización entre los hombres que tenían concentraciones de esperma más bajas. Aquellos con concentraciones de esperma por debajo de 15 millones/mL (consideradas bajas) tenían un 53 por ciento más de riesgo de ser hospitalizados por cualquier razón en el transcurso de 36 años que aquellos con concentraciones de esperma más robustas entre 51 y 100 millones/mL. Este efecto persistió incluso después de que los investigadores controlaran el peso corporal, el tabaquismo y otros factores.

Factores complicados

Es importante señalar que la disminución del recuento de espermatozoides no se produce en el vacío. El bajo recuento de espermatozoides suele ir acompañado de niveles bajos de testosterona y de cambios en el desarrollo genital masculino mientras se está en el útero, dice Swan, autor del libro Count Down: How Our Modern World Is Threatening Sperm Counts, Altering Male and Female Reproductive Development, and Imperiling the Future of the Human Race.

En un hombre, la producción de esperma requiere un determinado nivel de testosterona, así como la capacidad de los testículos para regular la temperatura del tejido en el que se fabrica el esperma, explica Sparks. "Se ha informado de que los niveles de testosterona han disminuido durante el mismo periodo de tiempo en que se midieron las tasas de producción de esperma en este metaanálisis".

También es importante reconocer que no es sólo una cuestión de lo que un hombre está expuesto durante su vida lo que puede afectar a la calidad de su esperma. Lo que una futura madre se expone mientras está embarazada puede afectar a las concentraciones de esperma de su descendencia masculina: durante las primeras etapas del embarazo (lo que se denomina la "ventana de programación reproductiva") ciertas sustancias químicas ambientales pueden afectar a las mujeres de forma que podrían alterar permanentemente el desarrollo reproductivo de sus bebés varones, explica Swan. "Cualquier alteración del desarrollo reproductivo que se produzca en el útero es permanente", afirma.

En cambio, el daño causado al esperma de un hombre durante su vida (por ejemplo, por fumar o estar expuesto a pesticidas) puede revertirse si se interrumpe la exposición a la sustancia química dañina. Los espermatozoides tardan unos 75 días en madurar, dice Swan, lo que significa que los hombres tienen la oportunidad de recuperar la calidad de su esperma cada dos meses y medio.

¿Qué está impulsando el descenso? 

Ni en el metaanálisis de 2017 ni en el de 2022 se examinó la causa del descenso del recuento de espermatozoides, pero otras investigaciones sugieren que los factores ambientales y de estilo de vida pueden ser los culpables. Entre ellos, la exposición a sustancias químicas que alteran el sistema endocrino (que imitan o interfieren con las hormonas del cuerpo), el tabaquismo y la obesidad. Por ejemplo, un estudio publicado en un número de 2022 de la revista Toxicology descubrió que la exposición laboral a los pesticidas se asociaba con espermatozoides que se encontraban en concentraciones más bajas, espermatozoides que nadaban mal y espermatozoides con más daños en el ADN. Y un estudio en un número de 2019 de la revista Human Reproduction descubrió que los hombres con sobrepeso tienden a tener una concentración de esperma reducida, un recuento total de espermatozoides más bajo y menos espermatozoides móviles.

(Relacionado: Los hombres con voz grave tienen esperma defectuoso)

El hecho de que la disminución del recuento de espermatozoides también está ocurriendo en países de América del Sur y Central, África y Asia, según el nuevo metaanálisis, sugiere que los factores de estilo de vida y las exposiciones ambientales que probablemente son culpables están presentes a nivel mundial, dice Swan.

En cuanto a lo que acelera el descenso del recuento de espermatozoides detectado en el nuevo metaanálisis, nadie lo sabe con certeza. Levine sugiere que puede deberse a "efectos de mezcla" con sustancias químicas, es decir, que cuando se suman varias sustancias químicas individuales en el medio ambiente, pueden tener un impacto mayor y más perjudicial al magnificar los efectos negativos de cada una. O bien, dice, el declive puede ser resultado de la "exposición acumulada a lo largo del tiempo".

Dado que el último metaanálisis incluía datos de 50 años, Swan sospecha que la aceleración se debe al impacto acumulativo de las sustancias químicas ambientales a lo largo de generaciones. Recuerda: mientras está en el vientre materno, el feto masculino está expuesto a las mismas sustancias químicas y factores de estilo de vida (como la mala alimentación, el tabaquismo y la obesidad) a los que su madre está expuesta mientras está embarazada. Pero la transmisión de estas exposiciones no se detiene ahí: los efectos epigenéticos de estas exposiciones pueden transmitirse de una generación a otra, no sólo de la madre, sino posiblemente también del padre. Puede deberse a factores presentes en el esperma del padre que alteran el desarrollo reproductivo de los fetos masculinos en el útero, señala Levine.

A medida que más generaciones se exponen a estas sustancias químicas ambientales y a los factores nocivos del estilo de vida a lo largo del tiempo, los efectos pueden ser aditivos.

(Relacionado: Orense y el secreto de la longevidad)

Una llamada de atención

Hay que seguir investigando para determinar qué es lo que reduce el número de espermatozoides. Mientras tanto, los hombres y las mujeres pueden tratar de proteger su salud reproductiva siguiendo una dieta sana, haciendo ejercicio con regularidad, manteniendo un peso corporal saludable y evitando fumar, comportamientos que Eisenberg aconseja a sus pacientes masculinos.

Swan también recomienda reducir la exposición a las sustancias químicas que alteran el sistema endocrino siendo un consumidor inteligente. Estas sustancias químicas incluyen: ftalatos (en plásticos y productos de cuidado personal como esmaltes de uñas, champús y aerosoles para el cabello), bisfenol A (en plásticos duros, adhesivos y el revestimiento de algunas latas de alimentos), retardantes de llama (en muebles y alfombras), sustancias perfluoroalquiladas (en utensilios de cocina antiadherentes y alfombras resistentes a las manchas) y pesticidas (en alimentos de origen vegetal y productos para el cuidado del césped).

En última instancia, Levine y Swan afirman que se necesitan acciones locales y globales para reducir o eliminar estas sustancias químicas de nuestro entorno. "Deberíamos encontrar formas de evitar un mayor declive e incluso invertir las tendencias", afirma Levine. "Debemos evitar ser complacientes al respecto y engañarnos pensando que la reproducción asistida es la solución".

NOTA DEL EDITOR: Stacey Colino es la coautora de Count Down, pero no ha participado en la investigación que se comenta en este artículo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
COVID-19 y menstruación: ¿cómo afecta y por qué?
Ciencia
Suben los casos de viruela del mono: esto es lo que se sabe hasta ahora
Ciencia
¿Por qué están aumentando los casos de ETS durante la pandemia?
Ciencia
La COVID-19 podría afectar al rendimiento sexual de los hombres
Ciencia
Hallan partículas de la contaminación del aire en el lado fetal de la placenta

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved