Sueños lúcidos: cómo aprender a controlar lo que sueñas

Se ha demostrado que los sueños lúcidos reducen el insomnio y la ansiedad, e incluso ayudan a las personas a procesar su duelo. Pero para la mayoría de nosotros no es algo natural.

Por Stacey Colino
Publicado 13 dic 2023, 16:27 CET, Actualizado 2 ene 2024, 15:46 CET
¿Qué es un sueño lúcido?

El sueño lúcido es el estado en el que uno es consciente de su sueño en el momento en que ocurre.

Fotografía de Photoillustration by OSCAR BURRIEL, SCIENCE PHOTO LIBRARY

Si alguna vez te has sentido como si estuvieras en una película y viendo una película al mismo tiempo mientras soñabas, probablemente hayas experimentado el sueño lúcido. Pero puede que no supieras que se llama así, o cómo puede beneficiar a tu salud y bienestar.

En pocas palabras, un sueño lúcido es aquel en el que la persona sabe que está soñando y puede ejercer cierto control sobre el sueño u observarlo pasivamente mientras es consciente de que se trata de un sueño. Esto da al soñador la oportunidad de influir potencialmente en su vida onírica (quizá interrumpiendo conscientemente una narración nocturna para reescribir un nuevo desenlace), lo que puede ser especialmente útil para reducir la frecuencia de las pesadillas en quienes las padecen, según una investigación publicada en un número de 2023 de Encephale. La investigación también ha descubierto que participar en sueños lúcidos puede ayudar a las personas a reducir la gravedad de su insomnio, junto con los síntomas de ansiedad.

"Algunas personas que sueñan lúcidamente no quieren alterar el sueño: quieren explorar el sueño y ver qué les ofrece", señala Antonio Zadra, profesor de psicología de la Universidad de Montreal (Canadá) y coautor de When Brains Dream. "Es una forma de explorar tu propia mente y de abrir oportunidades para relacionarte con distintas partes de tu psique".

Los sueños lúcidos también tienen valor como entretenimiento, dice Benjamin Baird, neurocientífico cognitivo y profesor de investigación de la Universidad de Texas (Estados Unidos). "Es como tener tu propia forma de realidad virtual".

(Relacionado: ¿Por qué soñamos?)

Historia de los sueños lúcidos

Aunque la conciencia de los estados oníricos se remonta a siglos atrás, no fue hasta 1913 cuando el psiquiatra holandés Frederik Van Eeden acuñó el término "sueño lúcido", basándose en sus propias experiencias. En las décadas de 1970 y 1980, varios investigadores, entre ellos el psicofisiólogo de Stanford (EE. UU.) Stephen LaBerge, demostraron que el sueño lúcido era un fenómeno que se producía durante el sueño REM, cuando se pedía a los soñadores que movieran los ojos siguiendo patrones distintos cuando se volvían lúcidos durante sus sueños.  

Mientras tanto, los practicantes del budismo tibetano creen desde hace tiempo que las personas pueden entrenarse para ser lúcidas mientras sueñan a través de una práctica llamada yoga del sueño.

"Todo el yoga del sueño es sueño lúcido", explica Michael Sheehy, estudioso del budismo tibetano y director de becas del Centro de Ciencias Contemplativas de la Universidad de Virginia (EE. UU.) "La diferencia es que en el yoga del sueño realizas intencionadamente técnicas contemplativas mientras estás en el sueño. Eres consciente de lo que haces mientras sueñas y haces cosas que normalmente no puedes hacer cuando estás despierto."

Estas acciones intencionadas incluyen conjurar objetos inusuales para que aparezcan en tu sueño, transformar el entorno o la ubicación del sueño, o transformar un objeto en otro, explica.

Después del sueño, "puedes experimentar flexibilidad cognitiva, darte cuenta de la facilidad con que puedes cambiar tus pensamientos y tu forma de pensar o de percibir tus circunstancias. Y puedes imaginar nuevas posibilidades, perspectivas y resultados situacionales", afirma Sheehy.

Ken Paller, neurocientífico de la Universidad Northwestern EE. UU.), afirma que no se conocen bien los fundamentos neurobiológicos de los sueños lúcidos. Pero las investigaciones preliminares sugieren que hay una mayor actividad en el córtex prefrontal del cerebro (que regula las funciones ejecutivas, como el pensamiento y la resolución de problemas, y las emociones) y en el córtex parietal, que interviene en el procesamiento y la integración de la información sensorial y la atención.

Mediante electroencefalogramas (EEG), que miden la actividad eléctrica del cerebro, los investigadores han demostrado que el sueño lúcido "constituye un estado híbrido de conciencia" con aspectos de la actividad cerebral que son características tanto de los estados de vigilia como del sueño REM.

En cuanto a los posibles beneficios de los sueños lúcidos, Baird afirma que van desde lo científico a lo personal, pasando por lo terapéutico.

"Tradicionalmente, ha sido muy difícil estudiar los sueños: se intentaba correlacionar los informes de sueños con lo que ocurría fisiológicamente en el cerebro", afirma Baird. Con las técnicas desarrolladas para inducir movimientos oculares y sueños lúcidos durante la fase REM, los investigadores pueden marcar el inicio y el final de un sueño lúcido, "lo que permite una alineación precisa con los informes subjetivos y los informes fisiológicos del cerebro, [lo que] solía ser imposible", explica.

A nivel personal, los sueños lúcidos pueden potenciar la creatividad y contribuir al bienestar de las personas ayudándolas a aprender cosas sobre sí mismas que de otro modo no sabrían. "Pueden aprender habilidades, encontrar respuestas a problemas y experimentar una transformación espiritual", afirma Paller.

Christopher Mazurek oyó hablar de los sueños lúcidos cuando estaba en el instituto e intentó durante año y medio hacerlo basándose en un libro que leyó. No fue hasta que fue voluntario en el laboratorio de Paller en 2018, como estudiante universitario en Northwestern, que Mazurek tuvo su primer sueño lúcido. El laboratorio utiliza la técnica de reactivación dirigida de la memoria, en la que se utilizan sonidos específicos para provocar un sueño lúcido mientras la persona está dormida.

Una vez que pudo hacerlo, los sueños lúcidos de Mazurek fueron especialmente curativos; sus abuelos habían fallecido recientemente y pudo hablar con ellos en sus sueños lúcidos. "Fue muy intenso y me ayudó a procesar mi dolor", dice Mazurek, que ahora es ayudante de investigación en la Universidad Northwestern; "fue una experiencia muy estimulante y gratificante".

Los sueños lúcidos también ofrecen a las personas la oportunidad de practicar sus habilidades. Las investigaciones han descubierto que practicar habilidades motoras en sueños lúcidos es una forma de ensayo mental que mejora el rendimiento posterior en deportes o juegos en la vida real.

A nivel terapéutico, se ha descubierto que los sueños lúcidos ayudan a combatir el insomnio y las pesadillas. Si alguien tiene pesadillas recurrentes y aprende a tener sueños lúcidos, puede reconocer que está soñando, que lo que está experimentando no es real y, posiblemente, cambiar el resultado del sueño. "Esto puede ser una poderosa experiencia transformadora, que les ayude a alcanzar algún nivel de resolución o curación", explica Baird.

Si no se tienen sueños lúcidos de forma natural (la mayoría de la gente no los tiene), se puede aprender a inducirlos mediante diversas técnicas, pero puede haber inconvenientes.

En un estudio publicado en la revista Sleep Advances, los investigadores examinaron y analizaron 400 mensajes en un foro de discusión sobre sueños lúcidos y descubrieron tanto efectos positivos como experiencias negativas. Por el lado positivo, muchas personas afirmaron que sus sueños mejoraban, se despertaban de buen humor y tenían menos pesadillas.

En el lado negativo, las personas declararon sentirse paralizadas (incapaces de gritar o moverse) o tener problemas para distinguir si estaban dormidas o realmente despiertas, y un sueño menos reparador.

"Algunas personas no quieren tener sueños lúcidos, sólo quieren dormir", afirma Remington Mallett, neurocientífico cognitivo del Centro de Investigación Avanzada en Medicina del Sueño de la Universidad de Montreal.

Si se decide a probar los sueños lúcidos, uno de los requisitos es recordar bien los sueños, dicen los expertos. "Si llevas un diario de tus sueños, empezarás a recordarlos mejor", afirma Mallett.

Las técnicas utilizadas para inducir sueños lúcidos tienen distintos grados de éxito y no hay una que funcione para todo el mundo. "Es una habilidad que se puede aprender, pero la gente hace que parezca mucho más fácil de lo que realmente es", afirma Zadra.

Entre las técnicas más probadas están las cognitivas, que se realizan durante el día o mientras se duerme.

Con la técnica de comprobación de la realidad, dejas de hacer lo que estás haciendo a intervalos regulares a lo largo del día y te preguntas si estás en un sueño o en la realidad, y luego vuelves a tus actividades habituales, explica Zadra. La idea es que estas "comprobaciones de la realidad" acaben incorporándose "al sueño de una persona, permitiéndole distinguir entre las realidades del sueño y de la vigilia, lo que a su vez induce la lucidez onírica", según una investigación publicada este año.

Una técnica llamada Inducción Mnemotécnica de Sueños Lúcidos consiste en ensayar un sueño durante el día y visualizar que se está lúcido mientras uno se dice a sí mismo: "La próxima vez que esté soñando, reconoceré que estoy soñando".

Con la técnica de Despertar y Volver a la Cama, la persona se pone un despertador para que suene después de unas seis horas de sueño, permanece despierta durante aproximadamente 30 minutos y luego vuelve a la cama con la intención de volverse lúcida si empieza a soñar. Otra, llamada técnica de los Sueños Lúcidos Iniciados por los Sentidos, consiste en despertarse tras unas cinco horas de sueño y cambiar repetidamente la atención entre sensaciones visuales, auditivas y físicas antes de volver a dormirse.

De estas tres técnicas, un estudio de 2023 descubrió que ensayar un sueño durante el día era la más eficaz.

Mediante un proceso de ensayo y error, puedes ver cuál te funciona mejor. O "puedes apilarlas y utilizarlas todas", dice Baird, porque pueden funcionar juntas.

Independientemente de la frecuencia, los sueños lúcidos pueden ayudar a las personas a adquirir una sensación de "agencia o control sobre el contenido de sus sueños", afirma Mallett. Lo cual es útil, añade, "porque los efectos de los sueños pueden trasladarse a la vida de vigilia".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved