Espacio

La Sonda Solar Parker, la nueva misión de la NASA que intentará acercarse al Sol

El calor abrasador del sol había hecho que cualquier misión a la atmósfera de la estrella fuera imposible. Hasta ahora. Jueves, 9 Noviembre

Por Rachel Hartigan Shea

La NASA ha emprendido numerosas misiones con éxito: desde llevar astronautas a la luna hasta lanzar la primera nave que ha alcanzado el espacio interestelar. Pero todavía no ha enviado una misión al Sol. ¿Qué era lo que les frenaba? Obviamente, el calor abrasador de nuestra estrella.

La superficie del Sol registra una temperatura de más de 5.500 grados Celsius, pero su atmósfera exterior —la denominada corona solar— puede alcanzar los 1,9 millones de grados Celsius.

Más sobre el espacio: La NASA revela nuevas imágenes de Júpiter totalmente surrealistas

«Esta inversión de temperatura supone un gran misterio que nadie ha sido capaz de resolver», explica Nicola Fox, científica del proyecto de la Sonda Solar Parker, la misión de la NASA que pretende acercarse finalmente al Sol.

La NASA ha anunciado que, por primera vez en la historia,la nave llevará el nombre de una persona viva: aunque anteriormente se llamaba Sonda Solar Plus, la Sonda Solar Parker ha sido renombrada en honor a Eugene Parker, el astrofísico que descubrió el viento solar en 1958.

Más misiones: La nave Cassini realiza su último vuelo sobre Titán, la luna más grande de Saturno

La misión es posible gracias a un escudo construido a partir de un material compuesto de carbono reforzado con fibra de carbono, que mantendrá a salvo los instrumentos de la sonda a una temperatura de 21 grados. La sonda se lanzará el  31 de julio de 2018 y realizará 24 órbitas alrededor del Sol. Se acercará a 6,2 millones de kilómetros de la estrella, para lo que se servirá de la gravedad de Venus durante siete sobrevuelos.

Es una distancia lo suficientemente cercana como para encontrar las respuestas al otro gran misterio del Sol: qué es lo que crea el viento solar, las partículas cargadas que aceleran desde el Sol y causan estragos en los sistemas eléctricos terrestres.

«Vemos el Sol todos los días, pero no sabemos demasiado sobre él», afirma Fox. «El Sol es el último gran lugar al que tenemos que llegar».

Noticia relacionada: Una fuerte tormenta solar podría dejar fuera de servicio a los satélites de comunicación

Seguir leyendo