Espacio

La NASA planea enviar a astronautas a la Luna en 2019

La agencia espacial estadounidense está realizando pruebas con la nave Orión con la esperanza de lanzar su primera misión a la Luna en 2019. Viernes, 26 Enero

Por Ramin Skibba - National Geographic

La NASA ha sometido a la nave espacial Orión a una serie de pruebas diseñadas para determinar si está lista para llevar a humanos hasta la órbita lunar. Por ahora, la cápsula parece ir por buen camino: en una serie de maniobras esta semana, un equipo conjunto de especialistas de la NASA y la Armada estadounidense ha recuperado con éxito la nave espacial del mar en la costa de San Diego, simulando lo que ocurriría cuando regresara a la Tierra una misión del espacio profundo.

Si todo va según lo planeado, Orión se convertirá en la tecnología insignia de la NASA para poner a los astronautas en órbita e incluso para llevarlos al espacio profundo, incluida la superficie lunar y quizá Marte. Esto es lo que está en juego con la Orión y lo que hay que hacer antes de que esté lista para despegar.

¿No hay astronautas estadounidenses que van al espacio?

Sí, pero no en una nave de la NASA. El programa de transbordadores espaciales finalizó en 2011 y las lanzaderas están expuestas en museos de todo el país. Desde entonces, los astronautas estadounidenses han tenido que viajar a la Estación Espacial Internacional en cohetes rusos, y la NASA ha enviado suministros a la ISS a través de lanzamientos de SpaceX y Orbital ATK.

Hasta que la Orión esté preparada, los astronautas de la NASA no tendrán otra forma de llegar a la órbita baja de la Tierra y más allá. Las empresas espaciales comerciales como SpaceX y Boeing están desarrollando sus propias cápsulas para tripulación capaces de llegar a la ISS. Pero a la hora de enviar humanos a la Luna o al espacio profundo, no está claro quién será el primero en la plataforma de lanzamiento.

Si Orión solo es una cápsula, ¿cómo despegará?

Orión es la parte que transporta a los astronautas y el equipo de investigación, como una versión más grande y mejorada de las cápsulas Apolo. La combinarán con el SLS (Space Launch System), un nuevo cohete que está en fase de desarrollo y se está probando al mismo tiempo. Pese a haber recibido críticas por costes excesivos y retrasos, el SLS sigue adelante. Cuando esté listo, será más potente que sus competidores, incluido el Falcon Heavy de SpaceX, que emprenderá su viaje inaugural en las próximas semanas.

Si no puede aterrizar como un transbordador, ¿cómo traerá Orión a los astronautas de vuelta a la Tierra?

La Orión está diseñada con un escudo térmico que puede resistir temperaturas de hasta 2.760 grados Celsius al entrar en la atmósfera. Cuando la cápsula disminuya su velocidad de descenso de 40.000 kilómetros por hora a «solo» 480 kilómetros por hora, desplegará paracaídas para ralentizarse aún más y amerizará tan suavemente como sea posible en la costa de San Diego, donde la estarán esperando los barcos de la Armada. Los buzos de la Armada montarán una plataforma flotante alrededor del módulo de la tripulación para poder sacar primero a los astronautas.

«La tripulación podría sentirse mareada» tras haber estado en el espacio y haber vuelto, según Charles Lundquist, director adjunto del programa de Orión. A continuación, el equipo de recuperación conectará un cabrestante a la Orión y la subirá a la cubierta del barco para poder reutilizar la cápsula en el futuro.

¿Qué tipo de pruebas están haciendo con la Orión?

Esta semana, la NASA ha probado los procesos de recuperación de Orión con el USS Anchorage, empleando una cápsula falsa que tiene prácticamente el mismo tamaño, forma, peso y centro de gravedad que la cápsula real. También están probando los equipos de apoyo en tierra, el escudo térmico, los sistemas de paracaídas y todos los aparatos electrónicos y el software. Habrá que unir todos los componentes para la primera gran misión de Orión.

El astronauta Stephen G. Bowen evoca los recuerdos de la Apolo 1 y los transbordadores espaciales Challenger y Columbia insistiendo en «lo importante que es hacerlo bien». La seguridad es primordial para los científicos y los ingenieros de la NASA, ya que tratan de minimizar los riesgos de los viajes espaciales.

¿Cuál es el plan de la primera misión de Orión?

Una vez se separe del SLS y tenga la trayectoria adecuada, la Orión volará frente a la Luna y regresará a la Tierra en un periodo de tres semanas. El lanzamiento de la misión, denominada Exploration Mission 1, está previsto para diciembre de 2019, pero esa fecha podría posponerse hasta el año siguiente.

La primera misión no será tripulada, pero las siguientes serán más ambiciosas. Actualmente, la NASA planea utilizar la Orión para ayudar a los astronautas a construir una nueva estación espacial más allá de la atmósfera terrestre, denominada Deep Space Gateway (Portal de Espacio Profundo). Dicha estación permitiría realizar más investigaciones sobre la Luna y que las naves se ensamblen en el espacio para misiones aún más lejanas.

He oído que Orión llegará a Marte algún día. ¿Es cierto?

Por ahora, ese es el plan, pero es improbable que ocurra antes de mediados de la década de 2030. El programa a largo plazo de la NASA Journey to Mars depende del éxito de una serie de misiones de aquí hasta entonces, empezando por esta prueba de Orión. SpaceX también quiere ir a Marte, pero hay muchas razones por las que los humanos todavía no estamos preparados.

¿Cómo encaja el interés del presidente Trump en la Luna en esos planes?

A diferencia del programa Apolo, que se centró en conseguir llevar a humanos a la Luna, la NASA intenta que Orión sea lo suficientemente versátil para encargarse de una amplia variedad de misiones. Sería adecuada para misiones lunares, satisfaciendo los objetivos de Trump en gran medida. Trump quería que la NASA enviara a astronautas en el viaje inaugural de Orión alrededor de la Luna, pero la agencia determinó que el tiempo, los riesgos y los costes adicionales superaban los beneficios.

Como no habrá astronautas a bordo, en su lugar usarán la primera misión para poner a prueba los límites de la nave espacial. También se asegurarán de que los sistemas de comunicación funcionen de forma adecuada, ya que muchos procesos serán pilotados desde tierra.

¿Ahora qué?

Asumiendo que las pruebas se lleven a cabo con éxito, la NASA planea unir los componentes de la Orión real en el Centro Espacial Kennedy en Florida para finales de este año, y a continuación enviará la nave a las instalaciones de Plum Brook en Ohio, donde la someterán a las pruebas finales en las que simularán el vacío y la gélida temperatura del espacio. Después la trasladarán de nuevo a Florida en preparación para el lanzamiento.

Seguir leyendo