Espacio

Un asteroide, lluvias de meteoros y otros fenómenos astronómicos de noviembre

Este mes, los observadores astronómicos podrán esperar varias lluvias de meteoros y un desfile de emparejamientos planetarios.Friday, November 2, 2018

Por Andrew Fazekas
Una estrella fugaz atraviesa auroras en un cielo nocturno de noviembre.

A medida que se ponen en marcha los cambios estacionales en los hemisferios norte y sur, los observadores astronómicos de todo el mundo podrán disfrutar de las mejores vistas de un asteroide gigante a su paso por la Tierra y contemplar una corriente doble de meteoros brillantes despedazados por el enorme campo gravitatorio de Júpiter.

Así que quítales el polvo a esos prismáticos y vuelve la vista a los cielos de este mes.

Pico de las Táuridas del sur: 5 de noviembre

La lluvia de meteoros anual de las Táuridas es un fenómeno celeste doble: el flujo original de restos de cometa ha sido descompuesto con el tiempo por los efectos gravitacionales de los planetas, dando lugar a dos grupos de Táuridas con picos diferentes.

Busca la lluvia meridional, que irradiará de la constelación Tauro, el toro, en el cielo oriental durante las horas previas al amanecer del día 5 de noviembre. Aunque esta lluvia es más bien un goteo, con ritmos de apenas 10 estrellas fugaces por hora, compensa su baja actividad con un brillo deslumbrante. Las Táuridas son célebres por ser más grandes que el meteoro medio, de forma que pueden producir bolas de fuego impresionantes.

La luna y Saturno: 11 de noviembre

Un Saturno de color amarillo parecerá rondar cerca de la luna el 11 de noviembre.

Mira hacia el cielo suroccidental una hora después de la puesta de sol local para observar la luna creciente emparejada con el brillante Saturno de color amarillo. Si tienes un telescopio, también puedes aprovechar esta oportunidad para contemplar los famosos anillos y las enormes lunas del planeta.

Pico de las Táuridas del norte: 12 de noviembre

A últimas horas del día 11 y hasta la mañana del día siguiente, los observadores astronómicos de latitudes septentrionales medias podrán contemplar el pico de la lluvia de meteoros de las Táuridas del norte. Los meteoros individuales también parecerán irradiar de la constelación Tauro, que se encontrará en el cielo meridional durante las horas nocturnas. Los observadores lejos de las luces urbanas podrían ver entre 10 y 15 meteoros por hora y hasta alguna que otra bola de fuego.

Marte y la luna: 15 de noviembre

Marte parecerá acercarse a la luna gibosa creciente el 15 de noviembre.

Casi media hora antes de la puesta de sol local, mira a una altura media en el cielo meridional para ver a Marte emparejado con la luna gibosa creciente. Este par cósmico estará separado por solo tres grados, una separación igual a la anchura de los tres dedos del medio sostenidos con el brazo extendido.

El planeta rojo se atenuará y empequeñecerá rápidamente en nuestro firmamento durante este mes. Por eso los observadores con telescopio disfrutarán de las mejores vistas de los rasgos de la superficie de Marte en las próximas semanas, antes de que su disco se encoja.

Pico de las Leónidas: 17 de noviembre

Las Leónidas parecerán irradiar de su constelación homónima.

A últimas horas de la noche del 17 de noviembre y a primeras horas de la mañana siguiente podrás presenciar el pico de la lluvia de meteoros anual de las Leónidas. Muchos años, esta lluvia de meteoros resplandece con hasta 20 meteoros por hora, visibles desde zonas sin luz en el campo. Sin embargo, este año el brillo de la luna llena apagará el de todas las estrellas fugaces, salvo las más brillantes. Con el obstáculo del brillo lunar, la mejor oportunidad de contemplar los meteoros será en las horas previas al amanecer, cuando la luna se ponga por el oeste.

El asteroide Juno en oposición: 17 de noviembre

El asteroide Juno alcanzará su punto más brillante desde 2005 en el cielo nocturno del 17 de noviembre.

El asteroide Juno, con unos 257 kilómetros de ancho, será visible con prismáticos o telescopios pequeños en su máximo acercamiento a la Tierra desde 2005. La roca espacial pasará a 149.597.868 kilómetros de nuestro planeta y no se acercará tanto de nuevo hasta 2031.

Para encontrar Juno, mira en la dirección de la constelación Eridanus, la siguiente a Orión y Tauro, que estará en el cielo este cerca de la medianoche local. Juno parecerá encontrarse a casi un grado al oeste de la tenue estrella 32 Eridani. La mejor manera de identificar y seguir a Juno es fotografiar u observar el mismo campo estelar durante un par de noches: la «estrella» que se mueva será el asteroide.

La Luna y el Pesebre: 27 de noviembre

La luna gibosa menguante se encontrará justo por debajo del Pesebre el 27 de noviembre.

Observa el horizonte oriental antes del amanecer y podrás ver una luna gibosa menguante junto al cúmulo estelar del Pesebre. Con un par de prismáticos podrás distinguir con facilidad las estrellas que forman parte de este cúmulo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo