El pico de las Gemínidas y más fenómenos astronómicos de diciembre

Este mes, no te pierdas los emparejamientos lunares y la llegada del solsticio.

Monday, December 3, 2018,
Por Andrew Fazekas
Gemínidas
La lluvia de meteoros anual de las Gemínidas ilumina el cielo sobre el radiotelescopio Galenki RT-70 en Rusia.
Fotografía de Yuri Smityuk/TASS/Getty

Mientras la temporada festiva de diciembre llega a su auge, los astrónomos aficionados de todo el mundo recibirán presentes celestes, como avistamientos de cometas, cinco emparejamientos lunares, dos lluvias de meteoros y una impresionante noche de solsticio.

Quítales el polvo a esos prismáticos y disponte a explorar el firmamento durante las noches de este mes.

Principios de diciembre: cometas

El 7 de noviembre, tres astrónomos amateur descubrieron por separado un cometa cuyo brillo se intensificaba rápidamente al que ahora llamamos C/2018 V1 Machholz-Fujikawa-Iwamoto. Este gélido visitante deja a su paso gas y polvo a su paso hacia el sol desde la nube de Oort, un enigmático depósito de restos helados al borde del sistema solar.

Según las predicciones actuales, el brillo de este cometa seguirá aumentando y es posible que alcance magnitud 5 en la primera semana de diciembre, por lo que podría ser un objeto fácil de ver con prismáticos. Perseguir el cometa puede ser algo complicado, ya que se pondrá poco después del sol en el horizonte occidental.

Por suerte, este mes, los astrónomos aficionados tendrán una insólita oportunidad de cazar un segundo cometa conocido como 46P/Wirtanen, que debería ser más fácil de avistar. Esta bola gigante de hielo y roca atraviesa el sistema solar interior a toda velocidad cada seis años y realizará su máximo acercamiento al sol el 12 de diciembre. Llegado a ese punto, según las predicciones, podría brillar lo suficiente como para observarlo casi a simple vista.

Este cometa pasará la primera mitad de mes abriéndose camino por la tenue constelación de Eridanus, el río, junto a la brillante Tauro, el toro, en el cielo de últimas horas de la noche. Intenta ver a este intruso gélido cuanto antes, ya que se prevé que empiece a desvanecerse rápidamente la segunda mitad de diciembre.

2 a 4 de diciembre: la luna y una pareja estelar

Los más madrugadores podrán dirigir la vista hacia el cielo sureste y buscar el brillante dúo del planeta Venus y la estrella Espiga. La luna en cuarto menguante se unirá a la brillante pareja para formar un triángulo celeste espectacular en la primera semana del mes.

8 de diciembre: Saturno y la luna

La luna creciente se encontrará cerca de Saturno en el horizonte oeste el 8 de diciembre.
Fotografía de A. Fazekas

Como reto de observación, busca la luna en cuarto creciente esta noche, que se encontrará en la parte baja del cielo occidental junto a un Saturno estelar. El emparejamiento cósmico se verá mejor al atardecer, unos 30 minutos después de la puesta de sol local, con prismáticos.

13 de diciembre: pico de las Gemínidas

La lluvia de meteoros de las Gemínidas parecerá irradiar de su constelación homónima, Géminis, los gemelos.
Fotografía de A. Fazekas

Mira hacia el cielo noroeste desde últimas horas de la tarde hasta las horas previas al amanecer para poder contemplar la lluvia de meteoros anual de las Gemínidas en pleno apogeo. Se verá mejor desde la oscuridad del campo, lejos de las luces de ciudad.

Lluvia de meteoritos 101

A diferencia de otras lluvias de meteoros, en la que un cometa es la fuente de las partículas que atraviesan la atmósfera, las Gemínidas nacieron de un extraño asteroide denominado Faetón, que parece mostrar actividad de cometa. La Tierra chocará con la parte más densa del campo de partículas del asteroide la noche del 13 de diciembre. Y gracias a la luna gibosa creciente, que se pondrá mucho antes del pico de la lluvia, se espera que este año las Gemínidas produzcan de 30 a 60 meteoros por hora en su pico.

14 de diciembre: la luna y Marte

Un Marte de color óxido se unirá a la luna durante el ocaso del 14 de diciembre.
Fotografía de A. Fazekas

Cuando por fin oscurezca, busca la luna en un hermoso emparejamiento con el rojo Marte. Ambos objetos celestes se pondrán juntos por el oeste antes de la medianoche local.

21 de diciembre: solsticio de invierno o verano

Exactamente a las 23:23 (hora peninsular española) del 21 de diciembre, cuando el sol se encontrará en su punto más bajo del año en el cielo, lo que lo convertirá en el día más corto de 2018 para los habitantes al norte del ecuador y anunciará la llegada del solsticio de invierno. El sol se encontrará en su punto más alto para los habitantes del sur, convirtiendo este en el día más largo del año y marcando el inicio del verano en esa mitad del planeta.

La Tierra está inclinada sobre su eje respecto al sol, de forma que las diferentes mitades del planeta reciben más o menos luz solar a medida que nuestro mundo se desplaza por su órbita. Cuando el hemisferio norte de la Tierra está ligeramente inclinado más lejos del sol, la gente que lo habita vive el invierno, mientras que la gente del hemisferio sur disfruta del verano. La fecha y hora exactas del solsticio de diciembre cambian ligeramente de un año a otro, pero normalmente cae el 21 de diciembre.

22 de diciembre: pico de las Úrsidas

Las Úrsidas parecerán irradiar de la Osa Menor.
Fotografía de A. Fazekas

En los cielos previos al amanecer, busca una pequeña lluvia de meteoros conocida como las Úrsidas, cuyo pico se producirá el 22 de diciembre. La Tierra colisionará con el campo de partículas que deja el cometa progenitor de la lluvia, 8P/Tuttle, entre el 17 y el 23 de diciembre. Durante estos días, los meteoros parecerán irradiar de una región del firmamento sobre un asterismo que forma parte de la constelación homónima de la lluvia de meteoros, la Osa Menor.

Aunque las Úrsidas producen una media de 10 a 15 meteoros por hora, en raras ocasiones durante el pico pueden producir ráfagas de 30 meteoros por hora.

24 de diciembre: la luna y el Pesebre

La luna se encontrará cerca del cúmulo estelar del Pesebre en Nochebuena, el 24 de diciembre.
Fotografía de A. Fazekas

En Nochebuena, busca la luna llena junto al cúmulo estelar abierto del Pesebre en la constelación Cáncer, el cangrejo. El cúmulo, que será un fácilmente observable con prismáticos, contiene más de mil estrellas agrupadas a unos 577 años luz de distancia.

30 a 31 de diciembre: la luna y Virgo

La luna pasará por la con Virgo, la virgen, el 30 de diciembre.
Fotografía de A. Fazekas

Al alba, en los dos últimos días de 2018, busca la luna gibosa creciente en lo alto del cielo meridional mientras pasa frente a la brillante estrella Espiga. Esta baliza estelar brilla con un distintivo color azul blanquecino. Es el miembro más brillante del patrón estelar que marca la constelación Virgo, la virgen que es la mayor constelación del cielo nocturno.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo