Espacio

Tras una siesta de 7 meses, Philae llama a casa

Philae, el pequeño robot enviado para explorar un cometa, ha despertado después de siete meses en la oscuridad de la hibernación.

Por Nadia Drake

A última hora de la tarde del 13 de junio de 2015, el centro de operaciones de la Agencia Espacial Europea en Darmstadt, Alemania, recibió una transmisión de 85 segundos de duración de Philae: las primeras señales de vida de un robot que había telefoneado a casa por última vez a mediados de noviembre.

Hasta ahora, Philae ha enviado más de 300 paquetes de datos a la Tierra. La siguiente ronda de comunicaciones está programada para esta misma noche a las 22:00 CEST, y los científicos se muestran optimistas de cara a recibir más datos del robot. Por lo tanto, es hora de ver si Philae está preparado para volver al trabajo.

“Philae lo está haciendo muy bien”, afirma Stephan Ulamec, director del proyecto de Philae, en un post del blog de la Agencia Espacial Europea. “El robot está preparado para el servicio”.

En noviembre, la nave espacial Rosetta de la Agencia Espacial Europea envió a Philae a la superficie del cometa con forma de pato 67P / Churyumov-Gerasimenko (mira este adorable vídeo de YouTube para ver un resumen). Rosetta llevaba orbitando el cometa tres meses y ya era hora de que Philae recolectase algunos datos de ese viajero interplanetario de aspecto extraño.

 

El equipo de la misión había seleccionado un buen sitio para que Philae tocase tierra –algún lugar cerca de lo que sería la cabeza del pato– y cuidadosamente puso al robot en camino. Pero en lugar de clavar su aterrizaje, Philae rebotó. Y después rebotó de nuevo. Cuando por fin se detuvo, Philae se había alejado del lugar elegido para tomar tierra. Las primeras imágenes fotografiadas por el robot sugerían que en lugar de asentarse en un lugar soleado, se encontraba peligrosamente cerca de la sombra. Esas noticias eran terribles para sus baterías de energía solar.

A lo largo de las siguientes 60 horas, Philae recolectó y transmitió datos frenéticamente; después, mientras las implacables sombras mataban de hambre sus baterías, Philae calló en hibernación.

Los científicos tenían la esperanza de que Philae se despertase a medida que 67P se fuese acercando al Sol. No obstante, nadie sabía cuándo (o incluso si) podría pasar. Hasta la noche del 13 de junio de 2015. Parece que Philae lleva despierta un tiempo, pero no había sido capaz de contactar con la Tierra hasta ahora. “También hemos recibido un histórico de datos, por ahora, ya que el robot no había sido capaz de contactar con nosotros antes”. declaró Ulamec.

Durante los últimos siete meses, el equipo (y otros en Internet) han buscado y buscado al pequeño robot, pero ni siquiera las mejores imágenes de Rosetta han podido revelar todavía su localización. Puede que con más datos enviados por Philae podamos señalar el punto exacto del cometa donde se encuentra.

“Si hay más contacto, puede que eso nos ayude a centrarnos”, explicó Matt Taylor, científico del proyecto de la Agencia Espacial Europea. “Pero básicamente tenemos que acercarnos para obtener imágenes”.

Ahora los científicos están trabajando en la optimización de la trayectoria de Rosetta alrededor de 67P para comunicarse con Philae. Y elegir el momento oportuno parece un poco irónico. “Estábamos en Roma en una reunión científica hablando sobre la optimización de las trayectorias para asegurar la escucha”, relata Taylor. “Entonces ocurre esto antes de que lo hiciésemos. Así que ahora estamos trabajando más duro si cabe para llevar a cabo esa optimización”.

Seguir leyendo