Espacio

¡Ups! El planeta más cercano a nuestro sistema solar se ha evaporado

La desaparición de Alfa Centauro Bb plantea preguntas para los cazadores de planetas en busca de otros mundos similares a la Tierra.

Por Devin Powell

29 de octubre de 2015

Los científicos acaban de hacer desaparecer un planeta. Según un nuevo estudio, Alfa Centauro Bb, el mundo en el sistema estelar más cercano a nosotros, no era más que un fantasma en los datos.

El planeta, creían que quizás tenía una masa similar a la Tierra, fue aclamado como un Hito cuando se anunció en el diario “Nature” en 2012. El descubrimiento hizo que la gente se emocionase con la búsqueda de mundos vecinos que podrían albergar vida en el sistema Alpha Centauro, a 4,3 años luz de distancia ahora el hogar de personajes de ciencia ficción como Transformers o las criaturas de Avatar.

Aunque este mundo extraterrestre particular nunca habría sido un buen lugar en el que buscar vida. La distancia a su estrella habría sido más o menos una décima parte de que hay entre Mercurio y el Sol, con una superficie con un calor abrazador cubierta de roca fundida.

Ahora va a servir de moraleja para los cazadores de planetas, el recordatorio de que los planetas tan pequeños como la Tierra son difíciles de encontrar. Separar las pistas sutiles de ruido de fondo es muy difícil, como se muestra en un nuevo artículo publicado recientemente en arXiv.or, y que aparece en la revista “Monthly Notices” de la “Royal Astronomical Society.”

Incluso el equipó que informó originalmente del planeta está de acuerdo. ”Este es realmente un buen trabajo,” dijo Xavier Dumusque de el Harvard-Smithsonian Center de Astrofísica. “No estamos seguros al cien por cien, pero probablemente el planeta no está allí.”

CÓMO SE EVAPORA UN PLANETA

Este no es el primer mundo que desaparece. En 2005, el astrónomo polaco Maciej Konacki ofreció la tentadora evidencia de que el HD 188753, un sistema apretado de tres estrellas, contenía un planeta gaseoso similar a Júpiter.

ÇEl anuncio enviaba un murmullo a la comunidad astronómica: Según las teorías de formación planetaria, los campo gravitatorios de las tres estrellas no habrían evitado que el planeta se formase del todo. Pero dos años más tarde, las investigaciones confirmaron la observación equivocada de Konacki, sugiriendo que su descubrimiento había sido una falsa alarma.

Dumusque encontró originalmente el planeta de Alfa Centauro monitorizando la luz de la estrella Alfa Centauro B. La luz de la estrella se desplazó hacia la parte azul del espectro, después el rojo, indicaba el movimiento a intervalos regulares, como cuando una sirena sube y baja la intensidad según se acerca o aleja de un oyente. Parecía que la estrella se movía hacia atrás y adelante cada tres días, como si estuviese remolcada por un planeta en órbita.

El bamboleo de las estrellas se ha utilizado para descubrir otros cientos de planetas- excepto los más grandes. Algunos dudaron del hallazgo, incluyendo al astrónomo Artie Hatze de la Friedrich Schiller University en Jena, uno de los primeros pioneros en la comunidad exoplanetaria, que publicó un análisis escéptico al respecto.

Ahora parece que el parche o de los datos hizo que el planeta se materializase.

Imagina a alguien intentando escuchar un concierto de piano pero que solo puede oir una nota de cada diez. Podría confundir a Bach con Beethoven. Un astrónomo que mira a una estrella solamente unas veces a la semana, como el telescopio del Bb que parpadeó, se le puede engañar de la misma forma.

Vinesh Rajpaul, un estudiante graduado en astrofísica por la Universidad e Oxford, muestra lo delicados que son los patrones de luz causados por cosas que no tienen nada ver con planetas- puntos en la superficie de una estrella, ruido electrónico del equipo o, por ejemplo, la atracción de otra estrella podría confundirse con un planeta.

CONSTRUYENDO UN PLANETA FALSO

Para probar su punto de vista, Rajpaul creó una simulación por ordenador de una estrella sin planeta y con observaciones esporádicas.

“Cuando generamos datos sintéticos. el planeta aparece igual, incluso si no lo hay,” dijo Rajpaul.

Esta cortina de humo, dice Rajpaul, no será un problema para la gran mayoría de los más de 5,600 candidatos a planetas que se encontraron hasta la fecha, la mayoría de los cuales son mundos mu-cho mayores.

El telescopio Espacial Kepler, también ha encontrado planetas más pequeños que la Tierra. Pero éste observa una parte de cielo de forma continua y utiliza un método completamente diferente, esperando a que los planetas crucen por delante de las estrellas y atenúen ligeramente la luz.

Muy consiente de los retos que hay por delante, Dumusque desafió recientemente a sus colegas en un pequeño concurso de búsqueda de pequeños planetas. Hizo simulaciones de estrellas que con-tenían planetas de diferentes tamaños o ninguno. Los equipos de expertos que buscaban parpadeos generados por los planetas más grandes lo hicieron bien el 90 por ciento de las veces. Para planetas pequeños, el mejor de los equipos solamente localizó el 10 por ciento y tuvo multitud de errores.

Seguir leyendo