La jardinería puede enseñar aptitudes útiles para la vida a los niños

Te damos ideas de qué y cómo pueden cultivar para aprender.

Wednesday, June 10, 2020,
Por Kier Holmes
Fotografía de Ariel Skelley / Getty Images

¿Buscas formas nuevas de educar y entretener a tus hijos? Visita NatGeo@Home, donde encontrarás todo tipo de recursos como pasatiempos, experimentos científicos, planes de estudio y actividades divertidas que hacer en familia.

Hace unos años, en una de mis clases de jardinería, sorprendí a un joven alumno cuando le dije que no podía cultivar pepinillos, solo pepinos. Desde ese momento, sus ganas de aprender aumentaron.

No importa si tu huerto es la repisa de la ventana o un gran jardín: que los niños cuiden de plantas puede ser una herramienta de aprendizaje útil en ciencias, matemáticas y lectura. Pero el arte de cultivar cosas también puede fomentar que los niños aprendan aptitudes útiles para la vida. Te contamos cómo la jardinería puede cultivar responsabilidad, amabilidad y otros valores en los niños.

Paciencia

Por qué es necesaria: A muchos niños les cuesta ser pacientes, pero puede ser un factor importante para el buen rendimiento académico en el futuro. También ayuda a mantener la calma en situaciones estresantes, lo que favorece una buena salud mental. «La mayoría de los niños vive en el momento», afirma el psiquiatra David Scott May, de Mill Valley, California. «La vida es una mezcla de gratificación inmediata y aplazada, así que los niños se benefician al aprender ambas».

Cómo ayuda la jardinería: Las cosas buenas llegan al final de la temporada de crecimiento —como la fruta o las flores—, pero los niños tienen que esperar. Por ejemplo, una semilla de zanahoria puede tardar entre 70 y 80 días en madurar.

Cómo cultivarla: Puedes empezar a inculcarles paciencia con semillas que brotan un poco más rápido, como los girasoles y las capuchinas, que tardan de siete a diez días en germinar. La rúcula puede estar lista para el consumo en cinco a siete días. Después pasa a plantas de crecimiento más lento. Los niños pueden crear un diario para documentar el progreso del jardín con palabras, dibujos o fotos.

Conciencia plena

Por qué es necesaria: Las investigaciones demuestran que practicar la conciencia plena alivia mucho el estrés, incluso en niños. «Cuando los niños se dan cuenta de que lo que les ocurre “en el momento” les afecta personalmente, se vuelven más conscientes», afirma Jennifer Couture, terapeuta infantil en Kentfield, California. «Eso fortalece cualidades como la empatía, el agradecimiento y la generosidad».

Cómo ayuda la jardinería: Al trabajar en un jardín, los niños están rodeados de diversos sonidos, olores e imágenes. Las actividades que fomentan que se concentren en todas estas cosas a la vez pueden tranquilizarlos. Cuando son conscientes de lo que piensan y lo que perciben, «se dan cuenta de que tienen la capacidad de controlar sus sentimientos y pensamientos», afirma Couture.

Cómo cultivarla: Recomienda a los niños que desconecten cuando hagan una tarea de memoria, como regar o cavar. (Y mejor si consigues que lo hagan sin cascos.) Vivir varias experiencias sensoriales —el olor y la sensación de la tierra, el sonido y la imagen del agua— los ayuda a concentrarse en el momento, lo que les proporciona una sensación de calma.

Amabilidad

Por qué es necesaria: Varios estudios sugieren que cuando se considera que los niños ayudan, estos sacan mejores notas y logran éxitos laborales. Y, por supuesto, la amabilidad puede ayudarles a desarrollar empatía, tanto hacia ellos mismos como hacia los demás. «Ser amable ayuda a los niños a desarrollar relaciones positivas», afirma Christine Curtin, psicóloga de Mill Valley, California. «También los ayuda a gestionar los sentimientos de ansiedad y depresión».

Cómo ayuda la jardinería: Cuando los niños se dan cuenta de que un jardín está lleno de seres vivos que necesitan ayuda para sobrevivir, puede desarrollar sensaciones de cariño y consideración.

Cómo cultivarla: Piensa en opciones para mantener un jardín saludable, como que planten tomillo y hierba lombriguera, que tienen aceites potentes que disuaden a bichos como los áfidos y las moscas blancas. También puedes ayudarlos liberando mariquitas, que son beneficiosas porque devoran áfidos en plantas como las rosas.

Responsabilidad

Por qué es necesaria: Los niños que se consideran más responsables suelen sentirse más capacitados y seguros. Y aprender a responsabilizarse de sus decisiones enseña a los niños a elegir entre lo bueno y lo malo. «Enseñar responsabilidad ayuda a que los niños desarrollen pensamiento crítico», explica Tracy Asamoah, psiquiatra de niños y adolescentes de Austin, Texas. «Además, aprenden a contribuir al bien mayor».

Cómo ayuda la jardinería: Mantener cualquier tipo de jardín —aunque sea una macetita en la ventana— requiere un compromiso y un seguimiento constantes a largo plazo para que las plantas salgan adelante.

Cómo cultivarla: Pon a los niños a cargo de una maceta o una parte pequeña del jardín de la que sean completamente responsables. Intenta tematizar su zona del jardín: por ejemplo, uno con hierbas y verduras que podáis usar para hacer pizza.

Autoestima

Por qué es necesaria: Los niños con autoestima son más propensos a probar cosas nuevas y superar sus errores. «Son más propensos a alcanzar sus metas pese a las dificultades», afirma Laurie Javier, psicoterapeuta en San Rafael, California. «También sienten más respeto por sí mismos y por los demás».

Cómo ayuda la jardinería: La jardinería proporciona a los niños una sensación de logro tras ver cómo sus plantas han pasado de una semilla a un alimento o una flor. Y observar que una planta florece y otra no los ayuda a aprender de sus errores.

Cómo cultivarla: Para darles más seguridad, escoge actividades en las que puedan ver más rápido los resultados de su trabajo, como quitar las malas hierbas y podar. Otra idea es pedirles que planten y cuiden de un árbol pequeño, como un limonero enano, que les recuerden su logro durante mucho tiempo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo