Las mejores fotos de esta primavera revelan momentos de caos, pero también de belleza

El coronavirus aún influye en nuestras experiencias cotidianas, pero la vida sigue y nuestros fotógrafos la capturan: desde las protestas contra la brutalidad policial hasta el lanzamiento de una nueva era de vuelo espacial.

Thursday, July 2, 2020,
Por EVE CONANT y WHITNEY JOHNSON

Este año se ha visto marcado por el coronavirus, que ha alterado nuestras vidas y se ha llevado las de muchos.

De Seúl a Baltimore, la gente se hace test, lleva mascarillas y asiste a clases virtuales. Pero cuesta enmascarar la naturaleza humana; un pequeño ejemplo de ello es una familia de músicos de Kenia, que compone baladas sobre desinfectarse las manos con gel hidroalcohólico.

El virus tampoco ha detenido la capacidad humana de luchar por el cambio. Las protestas contra la brutalidad policial tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis, Minnesota, continúan hasta la actualidad. Los fotógrafos capturan momentos de gracia silenciosa, como la figura de un hombre que se hace llamar «Royal G» y que sostiene una bandera estadounidense con la inscripción «No puedo respirar» frente a los agentes de policía de Nueva York. «Estoy aquí porque quiero hacer que las cosas cambien», dijo. «Estoy aquí porque no creo en la violencia». Los fotógrafos también capturan momentos de caos, como la angustia de una manifestante a la que han disparado una bala de goma en el ojo.

Otros problemas globales siguen definiendo nuestro tiempo y atraen la imaginación de nuestros fotógrafos, desde abordar la desigualdad en la educación de las niñas hasta la costosa factura que pasa el cambio climático al medio ambiente. Pero también hallan belleza en lugares inesperados, como en un túnel de lavado que contrata a adultos autistas o un cohete que nos acerca un paso más a un nuevo mundo de viajes espaciales, algo que atestigua nuestra búsqueda de conocimiento y avance científico independientemente de las circunstancias.

En resumen: 2020 es un año visualmente extraordinario.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo