Fotografía

Los mejores consejos de fotografía digital

Lee los consejos de fotografía digital de los fotógrafos Rob Sheppard y Bob Martin en esta guía de campo de fotografía de National Geographic.

Por Rob Sheppard y Bob Martin
Fotografías de ROBERT CLARK

Las cámaras digitales actuales ofrecen una excelente calidad de imagen que compite directamente con las de film fotográfico.

Estas cámaras funcionan como cámaras tradicionales y tienen su misma apariencia, con una serie de características adicionales. Los diseños de cámaras más complejos están desapareciendo del mercado rápidamente, ya que los fotógrafos quieren sacar fotos en vez de quedarse estancados en una tecnología difícil de utilizar.

Muchas de las características de las cámaras digitales son idénticas a las de las cámaras con carrete, algunas de ellas son ligeramente diferentes respecto a las expectativas de una cámara de film, y una serie de rasgos son exclusivos de la fotografía digital. Algunas de las grandes diferencias pueden de hecho ayudar a sacar mejores fotos de lo que se puede esperar con una cámara de carrete.

Para obtener resultados de calidad con cualquier cámara, se aplican los básicos de la fotografía sin importar la forma de capturar la imagen. Un trípode es siempre importante si se necesitan velocidades de obturador lentas y se están utilizando lentes de telefotografía grandes. Las velocidades de obturador altas siguen siendo la clave para la fotografía stop motion, y los pasos o “f-stops” afectan a la profundidad de campo. Las partes importantes de una escena necesitan que el foco esté centrado sobre ellas y una luz impactante siempre ayuda a obtener fotos impactantes.

El término “digital” en “cámara digital” ha provocado que incluso los fotógrafos más experimentados se preocupen por las dificultades de dominar este nuevo tipo de tecnología. Pero hay que tener en cuenta que ningún principiante ha cogido nunca una cámara y ha sabido automáticamente todas las funciones de los controles. Para el fotógrafo no aficionado, los f-stop y las velocidades de obturador no son algo instintivo.

Tipos de cámaras

Las cámaras digitales se pueden encontrar en una gran variedad de formas, desde cámaras compactas de apuntar y disparar hasta cámaras réflex (SLR). No existe un tipo mejor o peor, aunque siempre hay uno que puede ser el mejor para ti y tu fotografía.

Las cámaras digitales de apuntar y disparar simples pueden proporcionar una calidad sorprendente cuando tienen los sensores y lentes correctos. Debido a que son completamente automáticas en exposición y foco, basta solo con apuntar a un sujeto y disparar. Tienen capacidades limitadas para controlar la imagen, aunque incluso las cámaras menos caras tienen controles de balance de blancos. Algunas son excepcionalmente compactas y pueden caber fácilmente en el bolsillo de una camisa, convirtiéndose en cámaras ideales para tener a mano y no perderse ninguna oportunidad de obtener una buena foto.

Las cámaras de apuntar y disparar avanzadas son similares en el hecho de que poseen controles automáticos mayoritariamente; sin embargo, este grupo aporta características especiales para que las cámaras sean más flexibles. Entre dichas características se encuentran la compensación de exposición, más controles de balance de blancos y ajustes manuales limitados, entre otros. Siendo relativamente poco caras, estas cámaras pueden ser una buena forma de introducción a la fotografía digital y son perfectas para familias o fotógrafos no aficionados.

Las cámaras réflex digitales (SLR) ofrecen todos los controles de una réflex de 35mm, incluyendo lentes que proporcionan numerosas posibilidades de longitud focal. Estas cámaras son definitivamente más grandes que otras digitales. Incluyen controles fotográficos completos y exhaustivos, la mejor tecnología de procesamiento y de sensor de imágenes, y altos niveles de control de ruido, entre otros. El panel LCD en la parte posterior de una réflex se puede emplear solo para volver a ver las imágenes, ya que el sensor no puede proporcionar imágenes “en directo” debido al diseño de los espejos.

Buenas fotos desde el principio

La forma de conseguir las mejores fotos con una cámara digital es hacerlo desde el principio. Aún así, existe la idea de que no se necesita mucho esfuerzo cuando tienes un ordenador para “ayudar”. Esta idea ha tomado en ocasiones proporciones surrealistas. Hace un par de años, un artículo de fotografía digital en una importante revista de noticias decía que existía software disponible para transformar automáticamente las fotos de un amateur en imágenes que podrían rivalizar con las del mejor de los profesionales. Dicho software no ha existido nunca, ni existirá, porque la buena fotografía siempre ha estado relacionada con el arte y la artesanía, con el entendimiento de las herramientas y el saber utilizarlas correctamente, y con la percepción y la capacidad de capturar una imagen que atraiga la atención de la audiencia y pueda comunicar.

Simplemente hay que recordar que la fotografía digital sigue siendo fotografía.

Conceptos básicos

El error más común que comete la gente es mover la cámara. Cuando se mueve de forma inadvertida, al presionar el obturador se corre el riesgo de obtener una imagen borrosa o de reducir la nitidez de la foto. ¡Mantén la cámara quieta!

Exposición

La mayoría de las cámaras compactas tienen un dispositivo simple para gestionar la exposición, permitiendo normalmente sobreexponer o subexponer la imagen. Así que, si el sujeto es predominantemente oscuro, hay que intentar sobreexponer para compensar. Si el sujeto es predominantemente brillante, entonces hay que optar por la subexposición. Intenta sacar una foto de prueba, mirarla en la pantalla trasera de la cámara, comprobar el histograma, y ajustar la compensación de exposición. No tengas miedo a la hora de sacar cuatro o cinco versiones, ya que la pantalla LCD no siempre es precisa. Podrás borrar las fotos malas más tarde.

Composición

Una norma básica de la composición es la regla de los tres tercios o “regla del tres en raya”. Imagina que tu visor o monitor LCD está dividido en nueve cuadrados del mismo tamaño, como un tablero de tres en raya. Compón tu imagen con tu sujeto centrado en uno de los cuatro puntos de intersección. Esto debería ayudar a obtener retratos más estéticos.

Zoom

Tu cámara de apuntar y disparar probablemente tendrá lentes de zoom de enfoque automático. Descubrirás que la posibilidad de hacer zoom sobre tu sujeto es fantástica, así que sé atrevido. Utiliza tus lentes de zoom y compón tu imagen con el sujeto llenando tu marco. Para empezar, me sorprendería que no salieran imágenes pequeñas en el marco. Cuando mires a través del visor, observa el marco de la imagen y el gran tamaño del sujeto en tu foto, no solo los ojos de la persona a quien estás fotografiando.

Cambiar el punto de vista

Otro factor a considerar cuando estés sacando una foto es el punto de vista. Una imagen puede ser más interesante cuando se toma desde un ángulo poco usual. No tengas miedo de tumbarte y mirar desde abajo a tu sujeto, una perspectiva particularmente dinámica cuando se fotografían mascotas o niños, y también menos amenazadora para tu sujeto. También puedes intentar subirte a un punto de vista más alto y mirar desde arriba al sujeto. Incluso mejor: intenta ambas formas y borra después las que te gusten menos.

Transferir imágenes digitales

Las cámaras digitales de hoy en día vienen con algún modo de transferir las fotos al ordenador. Esto normalmente implica algún tipo de cable, aunque algunas cámaras utilizan infrarrojos y otras tecnologías sin cables. Sin embargo, la conexión directa podría no ser la mejor forma de pasar las fotos al disco duro del ordenador. Muchas personas creen que una tarjeta puede ser mucho más cómoda.

Las claves para trabajar en el “cuarto oscuro digital”

Muchos fotógrafos han intentado trabajar con programas de procesamiento de imágenes como Adobe Photoshop y se han encontrado con un proceso difícil, intimidante y tedioso. Una de las grandes razones de esto es que muchos de los libros de instrucciones y clases para fotógrafos tienen un enfoque equivocado: se detienen en el software pero no en la fotografía.

La fotografía es “quien manda”. Es algo importante a tener en cuenta. Cuando el software está “al mando”, el foco no se encuentra en la imagen, sino en aprender y memorizar todas las funciones del programa. Muchos fotógrafos se han sentado en clases que les enseñaban cosas como selecciones y capas mucho antes de tener una idea de por qué querrían tener dicho conocimiento. Esto era simplemente porque el profesor pensaba que estos eran los elementos clave de Photoshop.

Como fotógrafo, conoces tus fotografías y lo que quieres que transmitan. Seguramente no sabrás todo lo que puedes hacer con una imagen en el programa, pero esto es menos importante que la razón por la que sacaste la foto. Solo tú sabes esto y es tu intención fotográfica la que te guiará, incluso a través de Photoshop, en un viaje seguro y continuo, guiado por el arte y sin obsesionarse con la tecnología.

Experimentar sin miedo es otra idea clave para utilizar el “cuarto oscuro digital”. Normalmente, los fotógrafos han tenido que pagar un precio por experimentar, y muchos se han vuelto precavidos y han traído esa precaución con ellos al cuarto oscuro digital. Simplemente recuerda que hay poco que puedas hacer con una imagen en el ordenador que no pueda deshacerse. Déjate llevar y no tengas miedo de experimentar.

Seguir leyendo