Historia

Confirmado: el disco descubierto en el naufragio del Esmeralda era un astrolabio

El dispositivo ha sido descubierto en una nave que pertenecía a la flota dirigida por Vasco da Gama durante la era de los descubrimientos.jueves, 9 de noviembre de 2017

Por Sarah Gibbens
El astrolabio tiene el escudo de armas real de Portugal (arriba) y una esfera armilar (abajo), que es el emblema personal de Dom Manuel I.

Cuando un pequeño disco de 500 años de antigüedad fue descubierto entre los restos de un naufragio en 2014, los arqueólogos sospecharon que se trataba de una herramienta de navegación denominada astrolabio.

Ahora, gracias a la tecnología de escaneo en 3D, los científicos han podido observar las pequeñas mediciones borradas que habían sido grabadas en el disco, lo que confirma que es un astrolabio. También se cree que se trata del hallazgo más antiguo de este periodo, conocido como la era de los descubrimientos.

El disco fue descubierto en un barco llamado Esmeralda, que pertenecía a una flota dirigida por el famoso explorador portugués Vasco da Gama, durante su búsqueda de una ruta desde Europa a la India entre 1502 y 1503.

En 2014, un equipo de excavadores liderados por el científico marino David L. Mearns y su empresa Bluewater Discoveries Ltd. encontraron el astrolabio entre la arena que cubría cientos de reliquias que yacían en el lecho marino frente a las costas de Omán. En un informe preliminar sobre el hallazgo, publicado el año pasado en la revista International Journal of Nautical Archaeology, explicaban la teoría de que el disco se empleaba para la navegación.

Un escudo de armas real portugués podía verse en la mitad superior del disco, mientras que en la parte inferior había un grabado de una esfera armilar, que según Mearns pertenecía al rey Manuel I de Portugal. Estos grabados indicaron a los arqueólogos que el objeto era algo de «alto nivel» a bordo del Esmeralda.

Aunque estas marcas sugerían que el disco se utilizaba para la navegación, Mearns y su equipo necesitaban más pruebas antes de poder determinarlo con total certeza.

Los escáneres en 3D revelaron 18 líneas ocultas dispuestas en intervalos de cinco grados. Anotando la altitud del sol, los marineros podían determinar la latitud del barco.

Aquí fue donde entraron Mark Williams, un profesor de la Universidad de Warwick,y un equipo de ingenieros. Volaron a Omán para escanear y obtener imágenes en 3D del objeto de medio siglo de antigüedad. Mediante un escáner láser que produce 80.000 puntos de medición por segundo, fueron capaces de crear un modelo en 3D del astrolabio.

Lo que observaron en los escáneres no era visible a simple vista: dieciocho líneas individuales que emergían de un agujero en el centro del disco, distribuidas en intervalos de cinco grados.

«Las marcas eran muy finas y, debido al daño sobre la superficie, eran casi invisibles para el ojo humano», explicó Williams. «La resolución de los datos en 3D nos permitió aumentar e identificar las marcas y, a continuación, describirlas».

Las marcas de los astrolabios se usan para medir ángulos. Son una de las herramientas antiguas más avanzadas de la civilización humana y se cree que se popularizaron antes de esta era. Alineando un astrolabio de forma perpendicular con el horizonte, los antiguos astrónomos podían calcular medidas como la hora y la posición.

Vídeo relacionado:

Los astrolabios empleados por los primeros exploradores del mar reciben el nombre de astrolabios marineros. Un soporte roto en la parte superior del disco indica que probablemente lo suspendían para alinearlo perpendicularmente al horizonte. Midiendo la altitud del sol al mediodía, los navegantes podían medir la declinación del sol, que revelaba con precisión su latitud.

Una era de descubrimientos

Los siglos XV y XVII supusieron un periodo de auge en la exploración europea, época durante la que las naciones de Europa buscaron con fervor nuevas rutas martítimas.

Cuando da Gama se embarcó en su segundo viaje a la India, entre 1502 y 1503, llevó con él una flota de 20 barcos, entre ellas el Esmeralda. El interés europeo por las especias indias aumentó durante el siglo XV, pero el viaje a la India estaba controlado en gran medida por los mandatarios árabes. Vasco da Gama se convirtió en el primer explorador que trazó una ruta náutica directa a la India navegando alrededor del Cuerno de África.

Las historias relatadas por testigos y los daños en algunas partes de los restos del barco indican que probablemente se hundió en una tormenta que hizo que chocara con unas rocas. Los restos fueron localizados por primera vez en 1998, pero no fue hasta 2013 cuando Mearns —con apoyo parcial del Consejo de Expediciones de la National Geographic Society— desenterró los miles de tesoros del barco.

Te puede interesar: Los diez naufragios más relevantes a lo largo de la historia

«La verdad es que no sabemos demasiado sobre los primeros astrolabios, así que este [hallazgo] es muy preciado desde ese punto de vista», afirma Luis Filipe Viera de Castro, profesor de arqueología náutica en la Universidad A&M, en Texas. Anteriormente, el ejemplo más antiguo conocido de un astrolabio marinero databa de un naufragio español de 1554, un barco que se hundió cerca de la costa del sur de Texas.

«También es preciado porque casi con total certeza procede de uno de los barcos perdidos de Vicente Sodré y estos fueron probablemente los primeros buques de guerra europeos que entraron en el océano Índico», afirmó Castro.

Vicente Sodré fue el tío materno de da Gama y comandante del Esmeralda. Entre los restos del naufragio, se encontraron bolas de cañón que llevaban sus iniciales. Los hermanos Sodré habían recibido instrucciones de da Gama de proteger las fábricas portuguesas en las costas de la India. En lugar de cumplir las órdenes, navegaron hacia el golfo de Adén, donde saquearon barcos árabes. Tanto Vicente como su hermano Brás murieron cuando los barcos se hundieron durante una tormenta.

Más sobre naufragios:

Seguir leyendo