Te mostramos los estadios abandonados de las Olimpiadas pasadas

Mientras nos preparamos para las Olimpiadas de Invierno de 2018 en Pyeongchang, te enseñamos las instalaciones que han quedado abandonadas tras las pruebas deportivas.

Wednesday, February 7, 2018,
Por Austa Somvichian-Clausen - National Geographic

Cada dos años, ciudades de todo el mundo presentan sus candidaturas al Comité Olímpico Internacional (COI) para tener la oportunidad de acoger los Juegos Olímpicos. El ganador se elige mediante un riguroso proceso que tiene en cuenta si la ciudad puede convencer a los residentes de que los beneficios de acoger los juegos superan al aumento de los impuestos que podrían acompañarlos.

Las ciudades candidatas pueden considerar que merece la pena arriesgarse por la inversión, esperando un aumento del turismo, reconocimiento internacional y el uso posterior de los estadios construidos para los juegos. Aunque ser elegida para albergar los Juegos Olímpicos se considera un gran honor, muchas ciudades cuestionan si los riesgos financieros valen la pena, especialmente a largo plazo.

Se estimaba que el coste de las Olimpiadas de Invierno de 2014 en Sochi, por ejemplo, sería de casi 10.000 millones de euros. El coste final fue de unos 40.000 millones de euros y Rusia acabó ganando un total de 43.000 millones de euros.

Las ciudades olímpicas han dejado abandonados muchos de los estadios, rampas de salto de esquí y pistas de bobsled. Estas estructuras abandonadas siguen en pie, en ruinas y deteriorándose, muchas de ellas cubiertas de grafiti.

Sarajevo, la capital de Bosnia, albergó las Olimpiadas de Invierno de 1984, los primeros Juegos Olímpicos celebrados en un estado comunista. Menos de una década después, la guerra civil fracturó Yugoslavia. Un lugar que en su día celebraba la excelencia atlética internacional se empleaba ahora como base de operaciones para el brutal conflicto y sobre los antiguos podios se ejecutaba a los prisioneros. Hoy, el estadio está acribillado con agujeros de bala, un recordatorio inquietante de dos épocas marcadamente opuestas en la historia de la ciudad.

Los Juegos Olímpicos modernos nacieron en Grecia en 1896 (y las antiguas Olimpiadas, en el 776 a.C.). Cien años después, Atenas acogería de nuevo los épicos juegos que se habían creado allí mismo. En preparación para los juegos de verano de 2004, Grecia desembolsó 12.000 millones de euros destinados a construir instalaciones de talla mundial para deportes como el sóftbol y el voley playa, que ahora no se usan y están deteriorándose.

Por el lado bueno, los recientes discursos para las candidaturas olímpicas han dejado de prometer sistemas de sonido de última generación o lujos innecesarios y en su lugar se han centrado en el poder de los juegos para unir a las personas. Las futuras ciudades que albergarán las Olimpiadas —Los Ángeles en 2024 y París en 2028— serán las primeras que completarán un ciclo de candidaturas acordes con la Agenda de 2020 del COI, diseñada para aumentar la sostenibilidad y la viabilidad de las futuras ciudades candidatas.

Seguir leyendo