Historia

Descubierto el fósil de un dedo humano de 88.000 años en Arabia Saudí

El hallazgo en el yacimiento de un lago prehistórico cuestiona la idea de que los humanos modernos no salieron de África hasta hace 60.000 años.Tuesday, April 10, 2018

Por Sarah Gibbens - National Geographic
Los restos fósiles del hueso del dedo de un Homo sapiens descubiertos en el sitio arqueológico de Al Wusta en el noreste de Arabia Saudí.

Hace más de 85.000 años, la península arábiga tenía un aspecto muy diferente a la vasta extensión arenosa que vemos hoy en día.

La región era una pradera exuberante que reverdecía estacionalmente con cada periodo lluvioso y que estaba salpicada de cientos de lagos de agua dulce. Los investigadores han encontrado en la arena pruebas de mamíferos acuáticos y semiacuáticos, como hipopótamos, que se suelen asociar con el subcontinente africano. También han descubierto herramientas de piedra que sugieren la presencia de humanos primitivos en la península, pero no se habían hallado restos fósiles, hasta ahora.

El hueso de un dedo humano descubierto en 2016 en el yacimiento de un lago prehistórico de Arabia Saudí llamado Al Wusta data de hace unos 88.000 años, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Ecology and Evolution.

Los sedimentos blancos descubiertos en Al Wusta indican que este lugar fue la ubicación de un lago de agua dulce.

Para descubrir los restos del distante pasado verde de Arabia Saudí, los arqueólogos empezaron analizando imágenes por satélite de la región en busca de pruebas de antiguas masas de agua dulce.

«Hemos descubierto 10.000 lagos prehistóricos en Arabia. Hemos visitado unos 200, y casi un 80 por ciento contienen pruebas arqueológicas», explica Michael Petraglia del Instituto Max Planck, líder del proyecto y autor del nuevo estudio que detalla el hallazgo.

Petraglia señala que muchos de los lagos de la región habrían sido estacionales y se habrían quedado sin agua durante la estación seca y rellenado durante la estación del monzón. Sin embargo, es probable que Al Wusta fuera una fuente de agua dulce durante todo el año. Según el coautor del estudio Huw Groucutt, los arqueólogos también han descubierto cientos de fragmentos de herramientas de piedra en el yacimiento del lago de Al Wusta.

Una salida temprana

El momento exacto en que los humanos salieron de África es un tema de debate entre arqueólogos y paleoantropólogos. Muchos dicen que no existen pruebas fiables de una migración masiva al norte y al este fuera del subcontinente africano hasta hace 60.000 años.

En 2007, Petraglia realizó la polémica afirmación de que los humanos modernos estaban presentes tan al este como la India hace 74.000 años.

«Llevo más de 10 años metido en debates», afirma.

«Debatíamos si el Homo sapiens llegó a Asia meridional antes de esa fecha. Esto se basaba en herramientas de piedra, pero no podía respaldarlo con fósiles», añade.

En 2014, empezó a mirar en la península arábiga. Como era una antigua pradera que podría haber sustentado a cazadores-recolectores, tenía la teoría de que habría sido un paso natural desde África.

Los fósiles de humanos primitivos descubiertos en Marruecos sitúan a los humanos en África occidental hace 300.000 años, pero fuera del continente se han encontrado pocos fósiles anteriores a hace 60.000 años. Sin embargo, en enero se descubrió el hueso de una mandíbula humana de 180.000 años en Israel.

Tanto Petraglia como Groucutt dicen que el hueso de dedo humano descubierto en Arabia Saudí sugiere una migración humana más geográficamente diversa de lo que se creía.

«Hemos ido a cien sitios diferentes en Arabia y casi todos tienen herramientas de piedra», afirma Groucutt. «No puedes bajarte del coche sin encontrar herramientas de piedra. El problema era encontrar un lugar con restos humanos».

El equipo de investigación sabe poca cosa sobre el hueso de 2,5 centímetros. Sin más pruebas, no podrán determinar si perteneció a un hombre o a una mujer ni la edad del humano al que pertenecía.

«No creo que un solo hueso sea suficiente para desvelar si este dedo procede de un humano moderno», advierte John Hawks, antropólogo en la Universidad de Wisconsin-Madison que no participó en el estudio. «Es demasiado pronto para afirmar que se trate de un registro de la dispersión de los humanos modernos. Creo que demuestra sin duda alguna que deberíamos explorar mucho más la península arábiga, ya que allí se producirán más descubrimientos».

Hallazgos futuros

Petraglia está de acuerdo en que Arabia Saudí, que recientemente ha concedido acceso a equipos científicos extranjeros al reino, ofrece un gran potencial para más descubrimientos importantes.

«Cada temporada que pasamos aquí, descubrimos algo nuevo», afirma. «Tenemos grandes planes para seguir adelante con este trabajo en lagos antiguos y vamos a expandir nuestra labor a las cuevas. Es una mina de oro».

Seguir leyendo