Descubren en Guatemala el calendario adivinatorio maya más antiguo jamás encontrado

En uno de los fragmentos encontrados en el yacimiento de San Bartolo, están inscritos el número "7" y el símbolo "ciervo". Para los científicos, este signo de día "7 ciervo" retrasaría en casi 150 años el calendario más antiguo conocido hasta la fecha.

Publicado 9 may 2022 11:26 CEST
Bloque de fragmentos de pintura mural recogidos en la estructura de Ixbalamque.

Bloque de fragmentos de pintura mural recogidos en la estructura de Ixbalamque. Fragmento #6368 que representa la imagen del difunto. Período preclásico, dios maya del maíz.

Fotografía de HEATHER HURST

Dos arqueólogos han publicado recientemente un estudio sobre el descubrimiento de once fragmentos de antiguas pinturas murales mayas. El descubrimiento se realizó en el yacimiento arqueológico de San Bartolo, dentro de las ruinas de la antigua pirámide de Las Pinturas, en Guatemala. Entre estos artefactos se encuentra la evidencia más antigua jamás descubierta de un calendario adivinatorio maya.

A diferencia del calendario solar maya, que terminaba en 2012, este calendario sagrado tenía 260 días por año y un propósito más profético. "Es un calendario que no estaba vinculado al tiempo de forma lineal. Estaba más relacionado con el paso del tiempo y con las creencias vinculadas a cada día en particular", explica Heather Hurst, una de las arqueólogas que realizó el descubrimiento.

El calendario sagrado sigue siendo utilizado hoy en día por los mayas modernos. Existe un gran número de escritos y conocimientos precisos sobre su funcionamiento, sobre todo porque los mayas modernos lo siguen utilizando hoy en día. "Tenemos al menos 1000 años de inscripciones sobre este calendario. Así que tenemos una buena base de datos, sabemos cómo es, cuáles son los días y los números, las combinaciones de números con un símbolo. [...] Y una cosa que realmente se puede decir es que estas fechas suelen tener lo que se llama una "cartela", como un marco alrededor de ellas. [...] No es sólo para decir que hay siete ciervos dibujados allí. Es realmente para aclarar que se trata del símbolo del ciervo que hace referencia a una temporalidad".

Entonces, ¿por qué un ciervo? Este animal es, según Hurst, frecuentemente representado en el arte y la mitología maya. "Representa una ofrenda importante, es uno de los animales más grandes de la región y es una buena fuente de alimento".

La reliquia encontrada en el corazón del yacimiento de San Bartolo fue datada por radiocarbono a finales del siglo III a.C. "Lo que es genial y hace que el estudio sea útil es que tenemos fechas anteriores al fragmento de pared y fechas relacionadas con el lugar donde se encontró el fragmento. Esto proporciona una especie de secuenciación. Con múltiples muestras de carbono y estadísticas, podemos decir que estos fragmentos son del siglo III, de alrededor del 250 a.C.", añade Hurst, entusiasmado.

(Relacionado: ¿Por qué, según el calendario maya, el mundo iba a terminar en el año 2012?)

Un calendario de 13 números y 20 símbolos

Como nosotros, los mayas estaban muy interesados en el paso del tiempo. "Tenían diferentes visiones de cómo pasa el tiempo. Tenían lo que se llama la 'cuenta larga', que es un sistema lineal. [...] La cuenta larga se basa en el año solar, como nuestro calendario de 365 días. La acumulación de los años se calculaba según el año solar", explica el investigador.

Paralelamente a este calendario, los mayas conservaban el rastro de un calendario sagrado de 260 días. "Este calendario ritual se compone de números del 1 al 13, sumados a una secuencia de diferentes símbolos. Están, por ejemplo, la oscuridad, el agua, el perro, el ciervo. Y estos son los números que coinciden con las fechas. Hay 20 símbolos y 13 fechas, así que pasando por todas las combinaciones, tienes un ciclo de 260 días".

Detalle del fragmento #4778 recogido con el día de los 7 ciervos. Fragmento de muro consolidado #4778 en negro, línea de estilo con los 7 ciervos, y dos signos jeroglíficos en columna vertical, recogidos en la estructura de Ixbalamque.

Fotografía de HEATHER HURST Y DAVID STUART

Parece que el calendario ritual estaba relacionado con la gestación humana, que dura una media de 266 días. "No sabemos qué ocurre específicamente en los '7 ciervos', pero para los mayas modernos, cada día de este calendario está asociado a algo".

Heather Hurst también describe el interés de las tribus mayas por el tiempo: "estaban muy interesados en la posición de Venus, el Sol y todos los cuerpos celestes. Se interesaban por el paso del tiempo y su carácter cíclico". Los indígenas mayas modernos lo utilizan hoy en día por sus cualidades premonitorias, por ejemplo para el nacimiento de un niño, o para determinar el momento adecuado para la cosecha. "

(Relacionado: Así es el calendario más antiguo del mundo)

Una civilización floreciente

Casi 300 años antes de Cristo, esta región de Guatemala no consistía simplemente en aldeas rudimentarias. Según las excavaciones y los restos arqueológicos, esta civilización estaba en pleno desarrollo cultural y científico.

"El sitio arqueológico maya de San Bartolo tenía, en su momento, un palacio y grandes pirámides. Encontramos el fragmento en un lugar muy especial, que servía para los rituales".

Gracias a la datación por carbono y a las diferentes excavaciones, los arqueólogos pueden imaginar el lugar tal y como era. El fragmento de mural anotado con la inscripción "7 ciervos" habría sido pintado durante un periodo en el que el lugar de los rituales servía también de observatorio astronómico.

(Relacionado: Nuevas claves sobre los orígenes mayas)

"En el centro de este lugar había un campo de pelota. Para los antiguos mayas, un campo de pelota era un lugar donde, sí, se practicaban deportes de pelota, pero no sólo eso: el deporte también tenía un significado importante en la cosmología." Vinculados a una ideología ancestral y tradicional, los rituales se realizaban en el corazón de esta zona deportiva y de observación del cielo.  

Heather Hurst describe una época marcada por una especie de "revolución cultural". "Lo que ocurre entre el 400 y el 300 a.C. en esta región fue sorprendente. Explotó la escritura, aparecieron nuevas formas de agricultura y por primera vez hubo reyes y reinas. También había matemáticas, arte, ¡escrituras! El hecho de que este calendario estuviera en el centro de todo esto tiene sentido", dice el arqueólogo.

Aunque este descubrimiento supone ya un salto atrás de muchos años, la arqueóloga sigue convencida de que saldrán a la luz pruebas del uso de calendarios aún más antiguos, aquí o en otros lugares. "La caligrafía, la forma en que está pintada, ¡está muy bien hecha! Todo esto indica que el calendario se utilizó durante mucho tiempo", concluye Hurst.

Este proyecto se financió con seis premios distintos de la National Geographic Society en años anteriores, apoyando la excavación de la pirámide de Las Pinturas (incluidos los fragmentos), seguida del análisis y la conservación de los fragmentos murales que aparecen en el artículo.

Este artículo se publicó originalmente en francés en nationalgeographic.fr.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Thomas Edison no inventó la bombilla, sino que la mejoró
Historia
Una conmovedora reflexión sobre la esperanza y la belleza encontradas (y perdidas) en Ucrania
Historia
Para salvar vidas, las comadronas mezclan la herencia maya con la medicina occidental
Historia
Guerra y racismo: así discriminan a los migrantes de Ucrania en las fronteras europeas
Historia
Invasión de Ucrania: ¿deberíamos temer la amenaza nuclear rusa?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved