¿Un escaño, varios representantes? Brasil pone en marcha una idea política revolucionaria

Las personas marginadas se unen para presentarse a un mismo cargo. No es del todo legal, pero "es lo que la gente quiere".

Publicado 3 may 2022 11:25 CEST
Paula Nunes, dirigiéndose a la multitud en una protesta en São Paulo, pertenece a uno de ...

Paula Nunes, dirigiéndose a la multitud en una protesta en São Paulo, pertenece a uno de los crecientes colectivos políticos de Brasil. Los colectivos políticos ponen el nombre de un miembro en la papeleta pero hacen campaña (y sirven a sus electores) como grupo.

Fotografía de Gabriela Portilho, National Geographic

Mientras Paula Nunes avanza con cuidado por los estrechos pasillos entre las casas improvisadas del asentamiento de Buracanã, los residentes la llaman por su nombre.

Esta comunidad improvisada, situada entre la favela de São Remo y el Hospital Universitario de São Paulo (Brasil),  es un lugar que funciona como último recurso. La mayoría de las 400 familias que viven aquí perdieron sus medios de vida durante la pandemia de COVID-19, y su capacidad para pagar el alquiler.

Nunes es su representante en el consejo municipal, o más bien una de las cinco mujeres que comparten un único escaño en el consejo desde que fueron elegidas en 2020 como parte de un colectivo político llamado Bancada Feminista. Aunque no está reconocido formalmente por el gobierno, los escaños políticos compartidos forman parte de una tendencia creciente para ampliar el alcance de la representación y aumentar el número de mujeres y minorías que ocupan cargos.  

(Relacionado: Las favelas de São Paulo se están quedando sin comida, pero estas mujeres han intervenido)

Miembros del colectivo político Bancada Feminista, con camisetas moradas, se reúnen con los residentes del empobrecido asentamiento de Buracanã. Las cinco mujeres que forman parte del colectivo comparten un escaño en el ayuntamiento de São Paulo.

Izquierda: Arriba:

Silvia Ferraro, profesora de historia, es la portavoz de la Bancada Feminista, lo que significa que es la única miembro a la que se le permite oficialmente hablar en las reuniones del ayuntamiento y emitir votos.

Derecha: Abajo:

Mientras sus colegas de Bancada Feminista se han centrado en otros asuntos, Paula Nunes, abogada, ha podido visitar Buracanã muchas veces para consultar a los residentes sobre sus necesidades. "Si fuera una sola persona la que ocupara este escaño, muchas personas de nuestra comunidad se quedarían atrás", afirma.

Conseguir representación política es un reto al que se enfrentan en todo el mundo las mujeres, las personas negras, la comunidad LGBTQIA+ y otras minorías. Pero sólo en Brasil hay tantos activistas de base (como los miembros de la Bancada Feminista) que han decidido compartir extraoficialmente los escaños elegidos como forma de amplificar el poder de las personas marginadas.

El funcionamiento es sencillo: el colectivo político pone el nombre de un miembro en la papeleta, pero hace campaña como grupo. La persona que figura en la papeleta es el portavoz del grupo y, como único representante oficialmente elegido, es quien habla en las reuniones del consejo municipal o de la asamblea legislativa y emite los votos. Los demás miembros sirven a los electores o aportan su experiencia en áreas específicas; las decisiones sobre el voto se toman en grupo.

Mientras sus colegas del colectivo se centran en otros asuntos de los habitantes de esta ciudad de más de 12 millones de habitantes, Nunes ha podido pasar tiempo con los que viven en Buracanã. Quiere ayudar a los residentes del asentamiento a conseguir lo que más necesitan: comida, trabajo y vivienda asequible.

"Si fuera una sola persona la que ocupara este puesto, muchas personas de nuestra comunidad se quedarían atrás", dice Nunes, abogada. "Esa única persona estaría atrapada en las reuniones del consejo, emitiendo votos sobre cuestiones que afectan a personas a las que ni siquiera ha tenido tiempo de conocer".

(Relacionado: 26 lugares gobernados por mujeres).

"Es lo que la gente quiere"

En Alto Paraíso de Goiás, una pequeña ciudad situada en el límite del Parque Nacional de Chapada dos Veadeiros, en el centro de Brasil, un colectivo político ganó un escaño en el ayuntamiento en 2020 con 280 votos, el mayor número de votos emitidos para un candidato en la historia de la comunidad. Los cuatro miembros del Mandato Coletivo Permacultural (dos mujeres y dos hombres) son educadores ambientales que quieren que el municipio integre mejor la naturaleza y las cuestiones ambientales en sus políticas.

Todo lo que hace el colectivo se reparte a partes iguales. Aunque Henny Freitas es su portavoz en el ayuntamiento, durante las reuniones conversa continuamente con los demás miembros por WhatsApp para asegurarse de que no sólo se escuche su voz.

"Puede que esto no esté reconocido legalmente todavía, pero es legítimo, porque es lo que la gente quiere", dice.

En Alto Paraíso de Goiás, una pequeña ciudad del centro de Brasil, los miembros del colectivo político Mandato Coletivo Permacultural se centran en cuestiones medioambientales, lo que incluye la organización de un esfuerzo semanal de plantación y limpieza.

Izquierda: Arriba:

Augusto Schneider también pertenece al Mandato Coletivo Permacultural, que ha abierto un puesto rotatorio para los ciudadanos interesados a medida que las necesidades de la comunidad han cambiado.

Derecha: Abajo:

Henny Freitas es la portavoz del Mandato Coletivo Permacultural. Durante las reuniones del consejo municipal, consulta continuamente a los demás miembros por WhatsApp para asegurarse de que no solo se escuche su voz.

Miembros del Mandato Coletivo Permacultural se reúnen con Luís José Cunha Lima, antiguo recolector de flores autóctonas y uno de los residentes más antiguos de la ciudad. Están desarrollando un proyecto para rescatar la memoria y la cultura local en la ciudad.

Añade su colega Christiane Catalão: "Es una forma de desvincularse del papel tradicional de un cargo electo. La idea de los colectivos políticos surgió como una respuesta orgánica de la parte de la comunidad que no está tradicionalmente involucrada en la política y que quiere verse representada".

(Relacionado: Las mejores fotografías de Brasil).

Los colectivos políticos aparecieron por primera vez en las papeletas de Brasil en 1994, cuando las elecciones eran todavía relativamente nuevas tras más de dos décadas de dictadura militar. Durval Ângelo, candidato del Partido de los Trabajadores a diputado estatal en Minas Gerais, en el sureste de Brasil, fue pionero en la idea al invitar regularmente al público a participar en la evaluación de sus planes y propuestas y a trabajar con él para decidir qué hacer a continuación. Estuvo en el cargo durante seis mandatos consecutivos.

Poco a poco, la idea evolucionó hacia el reparto de escaños. De 1994 a 2018, 94 candidatos de colectivos políticos participaron en las elecciones del país en 110 campañas. Pero sólo en las elecciones municipales de 2020 se presentaron 313 colectivos, y 22 de ellos ganaron.

(Relacionado: Descubre por qué la lucha por la igualdad no ha terminado, más de un siglo después de que las mujeres lograran el sufragio).

Entre ellos, la Bancada Feminista y el Quilombo Periférico, un grupo negro con representantes masculinos, femeninos y LGBTQIA+ en São Paulo. En Fortaleza, la capital del estado de Ceará, en el noreste de Brasil, está Nossa Cara, formada por tres mujeres de la periferia de la ciudad, y en Salvador, la capital del estado de Bahía, también en el noreste, tres mujeres negras forman parte de un colectivo conocido como Pretas por Salvador.

"Los colectivos políticos son una forma creativa de construir representación", dice Debora Rezende de Almeida, politóloga de la Universidad de Brasilia, especialmente cuando los intentos oficiales han fracasado.

Brasil incorporó las cuotas de género a su ley electoral federal hace 20 años. En países como Ruanda, Nepal, Italia y Costa Rica, estas cuotas han sido eficaces para aumentar el número de mujeres que ocupan cargos públicos. Pero no en Brasil, según los expertos. En marzo de 2022, Brasil ocupaba el puesto 145 de 192 países en la clasificación de la Unión Interparlamentaria sobre mujeres en los parlamentos nacionales. (Estados Unidos empata con la República Dominicana en el puesto 72).

Izquierda: Arriba:

En 2021, cuando estallaron grandes protestas en São Paulo exigiendo "una vacuna en el brazo y comida en el plato", los miembros de Bancada Feminista se unieron en nombre de sus votantes.

Derecha: Abajo:

Henny Freitas concede una entrevista en la radio local. La comunicación es una parte fundamental de la misión de Mandato Coletivo Permacultural.

El principal problema: los partidos políticos contratan a mujeres para que se presenten a las elecciones para cumplir con la cuota, pero financian sus campañas a un ritmo muy inferior al de los hombres que se presentan a los mismos puestos. Con poco apoyo financiero, las posibilidades de las mujeres de ganar son escasas.

Los resultados hablan por sí mismos: con una población de 212,6 millones de personas, sólo el 15% de los diputados federales de Brasil y el 12,4% de los senadores del país son mujeres. Novecientas de las 5 568 ciudades del país no eligieron a una sola mujer para el consejo municipal en 2020.  En comparación, las mujeres de Estados Unidos (con una población de 329,5 millones) ocupan el 27% de los escaños del Congreso. Esto supone un aumento del 50% respecto a hace una década, según un análisis del Pew Research Center.

En Brasil, las mujeres alcanzan una representación mucho mayor en los colectivos políticos, según un estudio sobre las elecciones municipales de 2020 del que es coautor Almeida. Las mujeres blancas representan el 36% de los miembros elegidos de los colectivos políticos, frente a menos del 10% de todos los concejales elegidos. En el caso de las mujeres negras, la diferencia es aún más acusada: un 27 por ciento de representación frente a apenas un uno por ciento.

Algunas complicaciones

Normalmente, Nunes iba sola a Buracanã, pero en esta visita la acompañan otros dos miembros de Bancada Feminista: Silvia Ferraro, profesora de historia y portavoz del grupo, y Natália Chaves, activista del movimiento negro y ecologista. (Las otras dos integrantes son Carolina Iara, que se dedica a la salud y a las comunidades LGBTQIA+ y negra; y Dafne Sena, abogada centrada en los derechos laborales y el activismo medioambiental).

Cuando las tres mujeres llegan a la cocina compartida de la comunidad para almorzar, Ferraro se detiene a hablar con Fabiana Batista da Silva, una residente que está preocupada porque uno de sus hijos no ha recibido la tablet que necesitaba para aprender a distancia durante la pandemia. Como profesor de una escuela pública, Ferraro sabe cómo navegar por el sistema educativo y conseguir que el niño reciba los recursos que necesita.

Silva dice que sólo se enteró de la existencia de la Bancada Feminista después de las elecciones, pero que, como madre soltera al frente de un hogar con siete hijos, desearía haberles votado.

"Es la primera vez que me he sentido apoyada", dice. "Tienen empatía, son humanos. Te hacen sentir importante. Eso es lo que siempre hemos querido aquí".

Para los expertos que observan el auge de los colectivos políticos en Brasil, es esa capacidad de conectar con los votantes, especialmente con los que suelen estar olvidados o marginados, lo que les ha llevado al éxito.

"Desde hace tiempo, los partidos políticos tienen poca conexión con la población", afirma Soraia Marcelino Vieira, politóloga de la Universidad Federal Fluminense. "Los ciudadanos están en general descontentos, desanimados, no creen en el sistema político, sobre todo cuando se trata de partidos políticos.

"Con estos colectivos políticos hay una nueva sensación de movilización. La gente siente que tiene una oportunidad, que por fin tiene opciones en política aparte de los candidatos individuales de siempre".

Pero estos colectivos conllevan algunas complicaciones que pueden ser perjudiciales. No están reconocidos legalmente ni están regulados (un proyecto de ley para rectificar este problema lleva en suspenso desde 2017). Si el portavoz decide renunciar, todo el colectivo pierde su lugar en el gobierno, lo que le ocurrió a un grupo en la ciudad de Belo Horizonte apenas tres meses después de ser elegido en 2020.

Y si el portavoz o el resto del grupo deciden expulsar a un miembro (como ocurrió con un colectivo de representantes estatales de São Paulo), esa persona no tiene ningún recurso, ni tampoco los que votaron a todo el grupo.

Los miembros de la Bancada Feminista dicen que los desacuerdos y los conflictos internos no han sido un problema para ellos porque no fueron reunidos por su partido, el Partido Libertad y Socialismo de izquierda, sino que se conocen desde hace años. No siempre están de acuerdo, dicen, pero saben cómo llegar a una decisión que los represente mejor a todos y, sobre todo, a sus electores.

Como mínimo, la pertenencia colectiva puede ser fluida. Cuando uno de los miembros del Mandato Coletivo Permacultural decidió ocupar otro puesto en el ayuntamiento, los otros tres abrieron el cuarto puesto al público, entrevistando a los interesados y rotando el puesto entre ellos cada tres meses. Cuando el miembro original volvió, se adaptaron de nuevo, abriendo una quinta silla, que rota entre las personas que tienen un interés especial o experiencia en el área de interés del colectivo durante ese trimestre.

Bancada Feminista también ha tenido que ser flexible. Nunes e Iara se marcharon recientemente para unirse a otras dos mujeres negras para presentarse como la versión estatal del colectivo en las elecciones de octubre de este año. Como ninguna de las dos era portavoz del colectivo municipal, éste ha mantenido su puesto en el ayuntamiento.

Sin embargo, el colectivo ha mantenido su misión de servir a los más desfavorecidos. Recientemente, un proyecto de ley redactado por Bancada Feminista para crear un programa municipal de lucha contra la violencia obstétrica (el maltrato de las personas en el parto o mientras dan a luz) pasó su primera votación. Mientras avanza hacia la segunda, el colectivo está creando un dossier para presentarlo a la Secretaría Municipal de Salud que incluirá historias de electoras que han sido víctimas de la violencia obstétrica en la ciudad.

Tras el almuerzo en la cocina compartida de Buracanã, algunas de las mujeres se quedan y se reúnen para escuchar a sus compañeras. Ferraro habla de la importancia de las mujeres en comunidades como la suya, donde las mujeres constituyen la mayoría de los residentes y son las que organizan la vida en común.

Chaves retoma el hilo, comparando la naturaleza colectiva de lo que hace Bancada Feminista con el funcionamiento de Buracanã, donde los residentes cuidan de los hijos de los demás, se aseguran de que haya suficiente comida para todos y ayudan a los recién llegados a construir casas con restos de madera y lonas de plástico.

"No somos superhéroes", dice. "Pero sabemos que podemos conseguir cosas si trabajamos juntos".

Jill Langlois es una periodista independiente con sede en São Paulo, Brasil. Su trabajo se centra en los derechos humanos, el medio ambiente y el impacto de los problemas socioeconómicos en la vida de las personas.

Gabriela Portilho es una fotógrafa documentalista y periodista brasileña que actualmente reside entre São Paulo y Río de Janeiro. Puedes ver más de su trabajo en su sitio web o siguiéndola en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Susan B. Anthony: una vida dedicada a la lucha por el sufragio femenino
Historia
Cómo el primer Día de la Tierra dio paso a una edad de oro del activismo
Historia
El grito de guerra de Sojourner Truth todavía resuena 170 años después
Historia
Etiopía sufre una grave crisis humanitaria: «Nunca había visto el infierno, hasta ahora»
Historia
Tras conseguir el voto, ¿por qué tomó caminos diferentes el movimiento sufragista?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved