Las cuatro amantes de reyes franceses que marcaron la historia

De Madame de Pompadour a Jeanne du Barry, estas mujeres ejercieron el poder en la Francia prerrevolucionaria como acompañantes del rey.

Por Erin Blakemore
Publicado 26 jun 2023, 17:18 CEST
Cuadro de Luis XV y su última amante, Madame du Barry

Este cuadro de Luis XV y su última amante, Madame du Barry, se terminó casi un siglo después de su muerte. Las amantes reales como du Barry tenían un poder impresionante gracias a su acceso al rey.

Fotografía de Painting by Gyula Benczur via Bridgeman Images

¿Quién es la mujer más importante de Francia? Durante la monarquía francesa, no era la reina, sino la amante oficial del rey, la maîtresse-en-titre.

A menudo, ella gobernaba tanto su corazón como sus decisiones políticas. Como resultado, las amantes reales francesas alcanzaron cotas de poder desconocidas para la mayoría de las mujeres de su época. He aquí las historias de sólo cuatro de las muchas amantes que dejaron su huella en la historia.

(Relacionado: Grandes Parejas de la historia)

¿Por qué las amantes eran tan poderosas?

Muchos miembros de la realeza europea mantenían relaciones extramatrimoniales, pero en Francia las amantes gozaban tanto del favor real como del reconocimiento oficial. Muchas reinas habían nacido en el extranjero y todos los matrimonios reales eran alianzas cuidadosamente concertadas. Esto provocaba desde desconfianza hasta franca animadversión entre reyes y reinas, y a menudo los reyes buscaban afecto y compañía fuera de los matrimonios reales.

Como señala la historiadora Tracy Adams, las mujeres de la época eran reconocidas como iguales intelectuales de los hombres, pero no podían competir legalmente con los reyes por sus tronos. Debido a esta inferioridad, eran la mejor elección como consejeras políticas, afirma Adams. La mayoría de los reyes franceses desde Carlos VI recibían consejos de sus amantes.

El escultor francés Jean Goujon realizó esta escultura de Diana Cazadora a semejanza de Diana de Poitiers.

Fotografía de Mark Fiennes, Bridgeman Images

Agnés Sorel (1422-1450)

También conocida como la "dama de la belleza", Agnés Sorel suele considerarse la primera amante real francesa oficialmente reconocida.

Nacida en la nobleza menor, llegó a ser dama de compañía de María de Anjou, esposa de Carlos VII de Francia (que reinó de 1483 a 1498). Poco después de instalarse en la casa de la reina en 1444, Sorel inició un romance con Carlos, de quien recibió regalos de joyas y ropa fina. Sorel y el rey tuvieron tres hijas que sobrevivieron a la infancia; el rey reconoció a las tres y les dio dotes cuando se casaron.

Sorel es conocida sobre todo por su sentido de la moda (fue censurada fuera de la corte por su afición a los vestidos escotados e incluso con el frente abierto y se cree que inspiró al menos un cuadro icónico de la Virgen de Melun de Jean Fouquet) y posiblemente por su prematura muerte.

Pocos años después de comenzar su romance con Carlos, sufrió un dolor de estómago y falleció tras un gran sufrimiento. La causa de su muerte fue un misterio hasta 2005, cuando los investigadores hallaron rastros de envenenamiento por mercurio. Ese mercurio podría haber sido un tratamiento contra las lombrices, pero otros sugieren que fue asesinada por enemigos políticos o incluso por el propio Carlos VII.

Agnès Sorel fue enterrada en la iglesia de St. Ours, en Loches (Francia). Su corazón fue enterrado por separado a más de 321 kilómetros de distancia, en la abadía benedictina de Jumièges.

Fotografía de Jean-Guillaume GOURSAT, Gamma-Rapho via Getty Images

Diana de Poitiers (1499-1556)

Diane de Poitiers era una joven viuda cuando sirvió en la corte del rey Francisco I (1515-1547), impresionándole con su hábil gestión de los bienes de su difunto marido. Aunque Francisco la respetaba, causó una impresión aún mayor en su hijo Enrique. A los siete años, el príncipe fue enviado como rehén a España durante más de cuatro años como consecuencia de la derrota de su padre en la batalla de Pavía. Cuando Enrique regresó, de Poitiers, ya en la treintena, se convirtió en la amante del adolescente.

Enrique vestía a menudo los colores de Diana (blanco y negro, en representación tanto de su viudez como de su homónima, la diosa romana de la luna) y de Poitiers se convirtió en su consejera y compañera de mayor confianza. Aunque fue desterrada brevemente de la corte (acusada de conspirar para derrocar al rey Francisco), regresó a ella tras la muerte de Francisco en 1547.

Este cuadro de Alexandre-Evariste Fragonard muestra a de Poitiers posando para el escultor Jean Goujon.

Fotografía de Photograph Alexandre Evariste Fragonard, via Fine Art Images, Bridgeman Images

Enrique fue nombrado rey Enrique II (1547-1559), y aunque tuvo un largo matrimonio con Catalina de Médici del que sobrevivieron siete hijos, su relación con de Poitiers perduró durante décadas. Ella se encargaba del cuidado de sus hijos, cuidaba de las joyas de la corona de Francia e incluso escribía sus cartas, que firmaba con el nombre combinado "HenriDiane".

En 1599, Enrique resultó herido en una justa, de nuevo vestido de blanco y negro. Mientras el rey moría lentamente de septicemia, la reina prohibió a su amante que visitara su lecho. Tras su muerte, de Poitiers vivió en el exilio. Vivió cómodamente en su gran castillo hasta su muerte en 1619, posiblemente envenenada por un brebaje de oro destinado a mantener su juventud.

Una de las amantes reales más queridas y poderosas fue Jeanne Poisson, marquesa de Pompadour, a menudo conocida simplemente como "Madame de Pompadour". Procedía de una familia muy alejada de los círculos reales: su padre era un funcionario del Gobierno que huyó del país tras un escándalo de corrupción, dejándola con su madre, ahora sin dinero. Pero después de que un adivino le dijera que algún día se convertiría en amante de un rey, recibió una educación privada digna de la maîtresse definitiva gracias a un amigo de su padre, de quien se especula que era en realidad su padre biológico.

El compositor Wolfang Amadeus Mozart conoce a Madame de Pompadour en Versalles en 1763.

Fotografía de Painting By Vicente Garcia de Parades, via Fine Art Images, Bridgeman Images

Conocida como Reinette [pequeña reina], se movió en el mundo de los salones de París, afinando sus dotes de conversación y haciéndose notar por su encanto. A los 19 años se casó con el financiero Charles d'Étoilles. En 1744, atrajo la atención de Luis XV (1715- 1774) paseando en carruaje cerca de su coto de caza. Intrigado y en busca de una nueva amante, Luis XV comienza a quedar con ella.

Pronto hicieron pública su relación: en un fastuoso baile de máscaras en el Salón de los Espejos, el rey se dejó ver sin máscara, en íntima conversación con su nueva amante, aún casada. El rey le concedió el título de marquesa de Pompadour, envió a su marido como embajador a una lejana embajada y le regaló una habitación con una escalera secreta que conducía a su alcoba, así como diversos palacios y obsequios reales, incluido el edificio que hoy se conoce como el Petit Trianon.

A pesar de la condena pública de su influencia, alentó los excesos del rey, promoviendo su apoyo a las artes, organizando obras de teatro privadas para su diversión, e incluso convenciéndole para que apoyara a una serie de luminarias de la época de la Ilustración, incluidos los autores de la primera Enciclopedia francesa. Su salud era precaria, y el rey la cuidó amorosamente en su lecho de muerte, donde falleció en 1764 con sólo 43 años.

Este busto de Pompadour fue terminado en 1751, cuando tenía treinta años. Probablemente estaba destinado a su residencia, el castillo de Bellevue, terminada ese mismo año.

Fotografía de Sculpture By Jean-Baptiste Pigalle, via The MET

Este busto representa a Marie-Jeanne Bécu. Durante su reinado como amante oficial del rey, numerosos retratos de du Barry fueron realizados por artistas de renombre, entre ellos el escultor francés Augustin Pajou.

Fotografía de Sculpture by Augustin Pajou, MFAH

Juana de Barry (1743-1793)

La siguiente amante de Luis XV desempeñaría un papel tanto en su reinado como en la caída del Imperio francés. Tras la muerte de Pompadour, Luis se enamoró de Jeanne Bécu, una prostituta convertida en cortesana de la alta sociedad que le sedujo con su belleza y sus reputados encantos sexuales a pesar de los 33 años de diferencia de edad. Al negarse a tener una amante oficial que no fuera aristócrata, el rey la casó con el conde Guillaume du Barry y la trasladó a Versalles.

Los supuestos excesos de Luis en favor de su amante escandalizaron a toda Francia. Regaló a Madame du Barry magníficas joyas y vestidos y no le negó nada, regalándole incluso un esclavo bengalí, Zamor, que actuaba como su criado personal. También le regaló un collar de diamantes tan enorme que el país no podía permitirse pagarlo.

Las noticias del collar y otras extravagancias siguieron alborotando a Francia incluso después de la muerte de Luis XV, tras la cual du Barry fue desterrado de la corte.

Los revolucionarios acabaron acusando a María Antonieta, esposa de Luis XVI, de comprar el collar a un cardenal corrupto. Du Barry también se vio arrastrada por el mortífero fervor revolucionario de la nación cuando Zamor, que había soportado años de su trato explotador, la denunció a los revolucionarios por supuestamente ayudar económicamente a los contrarrevolucionarios. Fue detenida durante El Terror (1793-1794) y decapitada en 1793 ante una multitud burlona.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved