Breve historia de la vida de las personas transgénero y su reflejo en la sociedad

El término "transgénero" no se acuñó hasta la década de 1960, pero la gente siempre ha desafiado el género binario. He aquí un repaso a su historia, desde las antiguas civilizaciones hasta el movimiento moderno por los derechos.

Por Erin Blakemore
Christine Jorgensen lleva un anillo de compromiso de diamantes en el Hotel Sahara de Las Vegas.

Christine Jorgensen lleva un anillo de compromiso de diamantes en el Hotel Sahara de Las Vegas. Tras convertirse en la primera estadounidense en someterse a una operación de confirmación de género, la veterana del ejército estadounidense se convirtió en una sensación mediática y en el rostro público de la identidad transgénero en todo el mundo.

Fotografía de Bettmann Archive, Getty Images

En 1952, una joven se sentó a escribir una carta a su familia. El acto en sí no era nada extraordinario: Christine Jorgensen tenía 26 años y se preparaba para regresar a Estados Unidos tras someterse a algunos procedimientos médicos en Dinamarca. Pero el contenido de la carta de Jorgensen era totalmente único.

"He cambiado mucho", dijo a su familia, adjuntando algunas fotos. "Pero quiero que sepáis que soy una persona extremadamente feliz... La naturaleza cometió un error, que he hecho corregir, y ahora soy vuestra hija".

(Relacionado: Así es la experiencia de las personas transgénero en las salas de urgencias)

Como primera estadounidense en someterse a una operación de confirmación de género, Jorgensen se convertiría en la mujer transgénero más famosa de su época. Su notable transición de soldado con apariencia masculina a una figura pública femenina y pulida marcaría un hito en la visibilidad trans.

Tras someterse a una operación de confirmación de género, Christine Jorgensen se convirtió en animadora de clubes nocturnos. Rodeada de su vestuario escénico en Los Ángeles, Jorgensen habla con algunos de los muchos periodistas que cubrieron su transición sin aliento.

La palabra "transgénero" no existía (no se acuñaría hasta dentro de una década ni se generalizaría hasta los años 90), pero la historia transgénero comenzó mucho antes de que Jorgensen la diera a conocer al público. Documentar esa historia no siempre es sencillo, pero Jules Gill-Peterson, profesora asociada de historia en la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), afirma que es mucho más extensa (y alegre) de lo que se podría pensar.

Aunque el estigma, la violencia y la opresión forman parte de la historia trans, dice Gill-Peterson, las personas trans "siguieron viviendo vidas trans realmente interesantes, ricas, felices y florecientes". Y dejaron muchas pruebas, dice. "Generalmente se esconden a la vista".

Primeros relatos de la historia trans

Hay muchas pruebas de la variación de género a lo largo de la historia de la humanidad. Entre los primeros se encuentran los relatos de gala y galli, sacerdotes asignados como varones al nacer que cruzaban los límites de género en su culto a una variedad de diosas en la antigua Sumeria, Acadia, Grecia y Roma. Otras culturas reconocían un tercer género, como los biespíritus de las comunidades indígenas y los Hijra, personas no binarias que desempeñan funciones rituales en el sur de Asia.

Algunos de los que desafiaron el concepto de género binario ocuparon cargos oficiales. Durante el breve reinado del emperador romano más conocido como Elagabalus, que gobernó desde el año 218 hasta el 222 de la era cristiana, el líder de origen masculino adoptó una vestimenta femenina, pidió que se le llamara "ella" y expresó su deseo de someterse a una cirugía de extirpación de los genitales. Rechazado y estigmatizado, Elagábalo fue asesinado a los 18 años y arrojado al río Tíber.

(Relacionado: 12 personalidades LGTB históricas que cambiaron el mundo)

Albert Cashier, una figura del siglo XIX, era más reservado. Sirvió valientemente en más de 40 batallas como soldado del ejército de la Unión en la Guerra Civil de Estados Unidos, siendo una de las 250 personas que, aunque se les asignó un sexo femenino al nacer, lucharon en la guerra como hombres. Su historial bélico fue cuestionado después de que fuera revelado décadas más tarde. Aunque sus compañeros militares le defendieron y conservó su pensión militar, Cashier acabó recluido en una institución mental y obligado a llevar ropa de mujer.

La transición se convierte en una posibilidad

La gente siempre ha desafiado el binario de género. En el sur de Asia, las comunidades reconocen un tercer género no binario conocido como hijra, representado aquí en Bengala Oriental, en la actual Bangladesh, a principios de la década de 1860.

Fotografía de Bridgeman Images

A principios del siglo XX, los avances médicos hicieron posible la terapia hormonal y la cirugía de confirmación de género. Gracias en parte al Instituto de Investigación Sexual en Alemania del médico y reformista Magnus Herschfeld, fundado en 1919, la confirmación médica del género cambió tanto la vida de las personas trans como la concepción pública del género. No obstante, los primeros intentos de cirugía fueron burdos. Por ejemplo, una de las primeras pacientes de confirmación de género del instituto, la transexual alemana Lili Elbe, murió en 1931 tras un fallido trasplante de útero.

En la década de 1950, Jorgensen, veterana del ejército estadounidense, buscó tanto la terapia hormonal como una serie de cirugías de afirmación de género en Dinamarca y EE.UU. Por el camino, se convirtió en una sensación, gracias a artículos con titulares como "Ex-GI se convierte en una belleza rubia: La joven del Bronx es una mujer feliz después de 2 años y 6 operaciones". La publicidad prácticamente destruyó la capacidad de Jorgensen de ganar dinero haciendo algo más que autopromoción. Como artista de club nocturno y personaje picante, se convirtió en la cara pública de la identidad transgénero en todo el mundo.

(Relacionado: Orgullo LGBTIQ: cinco décadas de reivindicación)

A raíz de casos públicos como el de Jorgensen, el término "transgénero" entró en el léxico. Los estudiosos han rastreado los orígenes del término hasta la década de 1960, cuando se utilizaba tanto en medicina como por activistas trans como Jorgensen y Virginia Prince. Su uso se generalizó en la década de 1990 junto con el floreciente movimiento del orgullo trans.

Lili Elbe (1886-1931), la primera receptora conocida de cirugía de reasignación sexual.

Fotografía de Ullstein Bild, Getty Images

Hoy en día, el término "transgénero" se utiliza como lo que el fundador de los Archivos Transgénero, Christan Williams, llama "un término paraguas para describir una serie de identidades y comunidades de género variadas".

Christine Jorgensen, 55, performs at a nightclub.

Surge un movimiento por los derechos de los trans

A partir de mediados del siglo XX, los activistas trans empezaron a presionar para conseguir una mayor aceptación social, y fueron fundamentales en algunos de los primeros intentos de conseguir derechos civiles para los estadounidenses LGBTQ. En 1959, las personas trans, las drag queens y otras personas se enfrentaron a la policía de Los Ángeles, que había atacado a las mujeres trans en detenciones aleatorias en Cooper Do-nuts, un café popular entre la comunidad LGBTQ. El incidente, bautizado como motín, consistió en que las personas LGBTQ arrojaran donuts y otros objetos a la policía en un esfuerzo por detener el acoso.

Otros esfuerzos organizativos tempranos incluyeron un levantamiento de drag queens de San Francisco en la Cafetería Compton en 1966, y la creación de Transvestia, una revista que sirvió a la comunidad transgénero y de género no conforme durante décadas. Y personas trans y no conformes con el género, como Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera, participaron en el levantamiento de Stonewall en 1969, que impulsó el movimiento más amplio del Orgullo Gay.

(Relacionado: Estos monumentos conmemoran la historia LGBTQ en todo el mundo)

La activista estadounidense por la liberación gay Marsha P. Johnson (en el centro a la izquierda, con traje oscuro y pelo negro), junto con otras personas no identificadas, en la esquina de Christopher Street y la 7ª Avenida durante la Marcha del Orgullo en Nueva York, Nueva York, el 27 de junio de 1982.

Fotografía de Barbara Alper, Getty Images

Pero aunque figuras como Johnson y Rivera lucharon contra la injusticia sistémica contra las personas LGBTQ, a menudo se encontraron defendiendo sus derechos dentro de su propia comunidad. En el desfile del Orgullo de 1973, a Rivera se le dijo que no se le permitiría hablar, y fue abucheada en el escenario después de que tomara el micrófono de todos modos.

(Relacionado: «Soy mujer, soy trans, soy migrante; las etiquetas que imposibilitan integrarse en una sociedad»)

Sin embargo, las personas trans siguieron luchando contra los prejuicios y la persecución de la sociedad en muchos frentes, desafiando las leyes que les prohibían casarse, que permitían la discriminación y que amenazaban su derecho a vivir abiertamente en la sociedad. Lo hicieron incluso frente a la violencia, uniéndose para formar comunidades de apoyo mutuo en nombre de la liberación trans. "Míranos. Estamos luchando por la supervivencia", escribió el autor transmasculino Leslie Feinberg en 1992. "Estamos luchando para que se nos escuche".

En 1999, la activista trans Monica Helms diseñó un símbolo que llegaría a definir un movimiento: la bandera del orgullo transgénero. Utilizando rayas azules y rosas (colores con profundas conexiones con la asignación de género) la bandera también incluía una raya blanca para representar a las personas intersexuales, en transición o no binarias.

El movimiento moderno por los derechos de los transexuales

A pesar del floreciente movimiento de orgullo transgénero y de la concienciación sin precedentes sobre las personas trans en Estados Unidos, la marginación de las personas trans y no binarias continúa. Sólo en 2021, la Campaña de Derechos Humanos estima que 50 personas trans y no binarias fueron asesinadas. La friolera del 82% de las personas transgénero dicen haber considerado el suicidio, y el 56% de los jóvenes trans encuestados en un estudio de 2022 dijeron que lo habían intentado en el pasado. El Centro Nacional para la Igualdad Transgénero informa de que más de una de cada cuatro personas trans ha sufrido una agresión motivada por prejuicios; estas tasas son aún más elevadas para las mujeres trans y las personas de color.

En junio de 2022, el Gobierno de España dio el penúltimo paso legislativo para la aprobación de la Ley Trans, la primera ley de defensa de las personas transexuales de manera especifica. Se prevé que para finales del año se termine su tramitación parlamentaria y su entrada en vigor.

La presión por la igualdad y la visibilidad se extiende al mundo académico, donde historiadores como Gill-Peterson trabajan para documentar la vida de las personas trans. Las historias de las personas trans fueron transmitidas por los ancianos y transmitidas a través de historias orales. "Siempre hemos sido nuestros propios historiadores", dice Gill-Peterson.

Y aquellos que querían castigar o disminuir a las personas transgénero a menudo preservaban sus historias sin darse cuenta. Los historiadores se basan en numerosas pruebas de la literatura médica, los expedientes judiciales y los informes policiales, fuentes que, aunque sesgadas, captan cómo vivían y se expresaban los transexuales en el pasado.

"Como historiadora, el mayor problema al que me enfrento no es lo difícil que es encontrar material, sino que hay demasiado que escribir", dice Gill-Peterson, "no tengo suficiente tiempo en mi carrera".

Pero, como saben los historiadores, puede ser complicado aplicar conceptos modernos al pasado. ¿Deben los historiadores utilizar términos como "transgénero" cuando se refieren a personas que vivieron antes de que existiera la palabra? ¿Y cómo deben escribir sobre las personas que no tenían la opción de compartir sus pronombres, o que no querían declararse como de género divergente?

En definitiva, al igual que no existe una única experiencia transgénero, no había una única forma de ser trans en el pasado, y no existe un manual para abordar la historia transgénero. Gill-Peterson afirma que estas preguntas reflejan la preocupación moderna por las etiquetas. En su lugar, dice, los historiadores deberían desenterrar las muchas historias de personas que desafiaron el binario, dejando que sus vidas hablen por sí mismas.

Pero primero, dice Gill-Peterson, los historiadores y el público deben dejar de lado la idea de que la existencia de las personas trans es un fenómeno reciente, y aprender a encontrar sus historias. "La historia del colectivo LGTB no está físicamente oculta para nosotros", dice. "Está oculta para nuestra imaginación sobre el pasado".

28 de junio de 1969 - El Orgullo LGBT

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
El asesinato de Medgar Evers impulsó el movimiento por los derechos civiles
Historia
¿Cuáles son las raíces del Día Internacional de la Mujer?
Historia
Cómo Fred Korematsu desafió el encarcelamiento de japoneses en EE.UU. tras Pearl Harbour
Historia
¿Un escaño, varios representantes? Brasil pone en marcha una idea política revolucionaria
Historia
Cómo el primer Día de la Tierra dio paso a una edad de oro del activismo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved