Historia

National Geographic Channel estrena en España “Restrepo”, premio del jurado de documentales en el Festival de Sundance

Por Redacción National Geographic

13 de diciembre de 2010

Considerado como uno de los destinos más peligrosos de la guerra, el remoto valle de Korengal, un valle accidentado de diez kilómetros de largo cerca de la frontera con Pakistán,  ha formado parte del epicentro de la guerra en Afganistán. Considerado como un punto de relevo crucial para los combatientes talibanes en movimiento desde Pakistán hacia Kabul, se cree  que  varios altos líderes de Al Qaeda lo han utilizado como base de operaciones. En 2005, los combatientes talibanes acorralaron a cuatro hombres del equipo de la Marina de Korengal, mataron a tres de ellos, y luego derribaron el helicóptero enviado para salvarlos. Los 16 militares americanos a bordo murieron. Hasta la fecha, cerca de 50 soldados estadounidenses han perdido la vida allí.

El valle fue abandonado por los militares norteamericanos en abril de 2010. Sin embargo, a finales de 2007, Korengal sirvió como base a un grupo de hombres liderado por las fuerzas estadounidenses en la zona. Casi una quinta parte de todo el combate en Afganistán tenía lugar allí. La lucha fue a pie y mortal. La zona de control estadounidense se trasladó colina por colina, cerro por cerro, avanzando unos cien metros cada vez.

La odisea vivida en Korengal por los soldados estacionados en el valle entre  2007 y 2008 es la protagonista del largometraje documental “Restrepo”, producción realizada en base a los testimonios de estos militares y estrenada en salas de cine de Estados Unidos, que se ha convertido en una de las producciones documentales más aclamadas de 2010.

“Restrepo” ha obtenido el Gran Premio del Jurado en la pasada edición del  Festival de Sundance y se encuentra entre los 15 filmes documentales preseleccionados para ser nominados este año al Oscar. En España,“Restrepo” podrá verse en exclusiva en National Geographic Channel, que lo estrenará el próximo domingo 26 de diciembre, a las 21.30 horas. El canal de televisión adquirió los derechos televisivos del documental, tanto domésticos para el mercado norteamericano como internacionales, tras su paso por Sundance.

“RESTREPO”

“Restrepo” es fruto de la colaboración entre el fotoperiodista Tim Hetherington y el periodista y escritor Sebastian Junger, basado en sus propios trabajos: el libro “War”, de Jünger, y la recopilación fotográfica “Infiel”, de Hetherington.

El documental narra las experiencias vividas durante 15 meses por el segundo pelotón de militares de EE.UU y la Compañía de Batalla de la 173 Brigada Aerotransportada, entre los queHetherington y Jungerestuvieron infiltrados para recopilar más de 150 horas de metraje y retratar el  aburrimiento, el humor, el terror y la vida cotidiana en el puesto de avanzada, bautizado por los soldados como “Restrepo”, en honor a su médico, PFC Juan Restrepo, quien murió en una acción bélica.

Hetherington y Junger se unieron a los hombres del Segundo Pelotón en junio de 2007. Durante los siguientes 15 meses, realizaron un total de diez viajes a la Korengal. Cada viaje  repitió el mismo ritual: primero un vuelo en helicóptero desde la base principal del valle, después un recorrido a pie de dos horas hasta llegar al lugar conocido como Restrepo. Allí no había agua corriente, ni Internet, ni comunicación telefónica y, durante un tiempo, tampoco electricidad o calefacción. El lugar no podía ser más inhóspito: sólo bolsas de arena y municiones. Algunos días, el puesto era atacado tres o cuatro veces desde distancias de hasta 50 metros.

Hetherington yJunger, a veces juntos, otras por separado, hacían lo mismo que los soldados, excepto hacer  guardia y disparar durante los tiroteos. Dormían y comían con ellos, y sobrevivieron juntos al calor, al frío y a las moscas. Salían a patrullar con los soldados y de hecho llegaron a ser considerados parte del pelotón.

Dadas las circunstancias, las condiciones para la filmación no podrían haber sido más duras. Las montañas de los alrededores se elevaban a una altura de 3.000 metros y sólo era posible desplazarse a pie. Las operaciones militares de larga duración obligaban a llevar baterías para la cámara con potencia suficiente como para una semana o más, además de los 20 kilos de equipo necesario en las patrullas ordinarias. Fue una verdadera odisea: las cámaras se golpearon contra las rocas, se mezclaron con tierra y se golpearon con los cartuchos de depósito durante los combates.

Durante los 15 meses que duró el rodaje, algunos hombres murieron y otros resultaron heridos, lo que planteó un dilema moral a los cineastas: decidir cuándo era el momento propicio para encender la cámara y cuándo no. Gracias a la relación especial que establecieron con los militares, hizo posible que pudieran seguir filmando en situaciones en las que otros periodistas hubieran sido obligados a parar.

Tres meses después del final del despliegue, Hetherington y Junger viajaron a Vicenza, en Italia, donde se encuentra la base de la unidad militar, para completar el documental con las declaraciones de los soldados que regresaban de Afganistán. Se utilizaron Very-Cams, una potente luz, un paquete de sonido y dos cámaras para llevar a cabo entrevistas en profundidad con los militares que habían participado en la misión. Estas entrevistas, consideradas al principio como el nexo de unión con la realidad, terminaron siendo parte del material más potente y modificaron todo el proyecto. Los soldados fueron capaces de poner  un nivel de emoción y de introspección que, simplemente, no es posible durante el combate.

Restrepo se estrena el próximo  domingo 26 de diciembre a las 21.30 horas en National Geographic Channel.

Seguir leyendo