Historia

Por fin hemos encontrado indicios de como desapareció la Colonia Perdida de América

Los objetos encontrados muestran pruebas de la convivencia entre los desgraciados colonos ingleses y los nativos americanos.

Por Andrew Lawler

7 de agosto de 2015

Todo comenzó cuando un británico llamado John White se adentró en los mares de Carolina del Sur hace 425 años. Siendo nombrado gobernador de la colonia de Roanoke por Sir Walter Raleigh, White venía de Inglaterra desesperado por llevar suministros a la zona.

El problema es que cuando llegó a la isla el 18 de Agosto de 1590, encontró un asentamiento totalmente abandonado, pues los colonos se habían ido de allí dejando nada más que dos pistas de lo que habían hecho: un poste con la palabra Croatoan tallada en el y otra talla en un árbol.

Desde entonces, aventureros, exploradores y arqueólogos se han devanado los sesos para saber qué pasó con 115 habitantes de la isla. Ahora dos equipos diferentes trabajan para descubrir cual fue el sino de los colonos, si estos sobrevivieron y cómo lo hicieron.

Una de las teorías apunta a que se dividieron en dos grupos, que se unieron a comunidades indígenas de la zona, pues en Hatteras, a 80 kilómetros al sudeste de de Roanoke encontraron objetos europeos de la época, tales como cuencos, una espada, una tabla tallada.

Por otro lado, también se encontraron a la misma distancia al noroeste, en tierra firme restos de actividad británica.

La primera investigación la está llevando a cabo Mark Horton, arqueólogo de la Universidad de Bristol, mientras que Nick Luccketti de la First Colony Foundation está al mando de la segunda.

Bajo la supervisión de Horton, los voluntarios están ocupados buscando a través de pantallas de malla fina y bateando el barro de una zanja cercana. Las dos dos hijas de Dawson han detectado rápidamente algunos diminutos fragmentos de vidrio veneciano.

Durante una excavación de dos días en julio, gracias a los tamices, se encontraron numerosos objetos nativos tanto americanos como europeos, incluyendo huesos de ciervo y de tortuga, ladrillos, cerámica indígena, trozos de hierro europeo, partes de una pistola del siglo XVI y un botón de cobre minúsculo.

En 1998, los arqueólogos de la Universidad de Carolina encontraron un anillo de oro de diez quilates grabado con un León erizado o caballos, un descubrimiento sin precedentes en la América británica temprana.

Pero un indicio en la excavación dio un cambio importante en la teoría de la isla de Roanoke, donde los investigadores habían encontrado pocas señales de una presencia europea. Un anillo de caballero. Escondido en un bosque de encinas cerca de Pamlico, cabo de Cala era el sitio de un importante centro de ciudad y comercio Croatán.

 

Uno de los descubrimientos recientes más inusuales es un pequeño trozo de pizarra que fue utilizado como una tabla de escritura, junto con un lápiz. Una “M” se puede leer en una esquina, y esta tabla presenta muchas similitudes con otra encontrada en Jamestown.

El objeto parece datar del siglo XVI y seguramente fue propiedad de un noble británico. Horton afirma que los miembros de la colonia perdida entre los croatans podrían haber perdido sus raíces y haberse integrado perfectamente con los locales.

"Hay mucho más trabajo que hacer", asegura Ivor Noel Hume, un arqueólogo del Williamsburg Colonial que ha investigado en la isla de Roanoke durante la década de 1990. Hume se reunió con Horton y Luccketti el mes pasado para poner en común los descubrimientos.

“Esta era propiedad de alguien que podría leer o escribir, ” dice Horton, “Tenemos claro que no eran útiles para el comercio, pero si que era propiedad de un europeo.”

Otro descubierto reciente en Cape Creek es parte de la empuñadura de un estoque del siglo XVI. Además, un gran lingote de cobre, una larga barra de hierro y gres alemán que parecen datar de finales del siglo XVI.

Tras conocer estos descubrimientos, no nos queda claro ¿qué habría sido del resto de posesiones de los colonos?

Seguir leyendo