El reciclaje de neumáticos marca el camino de la economía circular en España

Césped artificial, calzado o carreteras, son algunas de las ventajas de la aplicación de la economía circular al reciclaje de neumáticos, labor que en España desempeña SIGNUS, entidad que convierte estos residuos en un recurso con múltiples aplicaciones.jueves, 17 de mayo de 2018

Por Manuel Moncada Lorén - National Geographic
Un operario clasifica neumáticos para su posterior transformación.
Un operario clasifica neumáticos para su posterior transformación.
foto por SIGNUS

En coincidencia con la celebración del Día Mundial del Reciclaje, que tiene lugar cada 17 de mayo, National Geographic se acerca al mundo de la economía circular y el desarrollo sostenible aplicado al reciclaje de neumáticos usados.

El Sistema Integrado de Gestión de Neumáticos Usados (SIGNUS) es una entidad sin ánimo de lucro creada en 2005 por los principales fabricantes de neumáticos (Bridgestone Hispania, Continental Tires, Goodyear Dunlop Tires, Michelín y Pirelli Neumáticos) con el objetivo de retirar los Neumáticos Fuera de Uso (NFU) para procesarlos y obtener así materiales reciclados con valor añadido.

En virtud del Real decreto 1619/2005, los fabricantes quedan obligados a hacerse cargo de la gestión de los residuos derivados de sus productos y a garantizar su recogida y correcta gestión ambiental para fomentar su reutilización, reciclado y otras formas de valorización, con la finalidad de proteger el medio ambiente.

La obtención de valor añadido es el resultado de apostar por un modelo productivo y de consumo que opta por la reutilización de los materiales para extender la vida útil de los productos, lo que además se traduce en la reducción de los residuos que se acumulan en la naturaleza.

Economía Circular

Unos mecánicos retiran neumáticos usados en un taller.
Unos mecánicos retiran neumáticos usados en un taller.
foto por SIGNUS

Este proceso de reciclaje y reutilización recibe el nombre de economía circular, que en contraste con el modelo económico tradicional de “usar y tirar”, evita el impacto ambiental de los neumáticos usados en este caso, para obtener nuevos recursos con múltiples aplicaciones.

El impacto ambiental y la escasez de recursos vinculada al aumento de la demanda de materias primas finitas, son los principales motivos que han llevado a este tipo de entidades a apostar por modelos que avancen hacia la economía circular.

Las emisiones de CO2 y el consumo de energía ligado a la extracción de materias primas de la naturaleza tienen un coste mayor que la fabricación de un producto a partir de materiales reciclados, por lo que apostar por modelos que impulsen la transición hacia la economía circular contribuye a minimizar nuestra huella sobre el planeta.

Dado el elevado porcentaje de recursos naturales como petróleo y caucho que componen los neumáticos, SIGNUS trabaja en la actualidad para lograr que el neumático reciclado sea considerado materia prima secundaria, ya que en la actualidad figura como residuo.

Cadena de reciclaje de los neumáticos

Descarga de neumáticos para su transformación.
Descarga de neumáticos para su transformación.
foto por SIGNUS

1- El ciclo de valor añadido comienza en los talleres, donde el mantenimiento de los vehículos genera neumáticos que aún son útiles de diversas formas.

2.- A continuación, los neumáticos en mal estado que no pueden ser puestos nuevamente en circulación se clasifican como Neumáticos Fuera de Uso (NFU) y se trasladan a los centros de transformación para su valorización y reciclaje.

3.- Al final de su vida útil, los NFU se convierten en materiales reciclados con distintas aplicaciones: reciclaje, obra civil y valorización energética.

4.- Los neumáticos se someten a un proceso de triturado en las plantas de transformación para fabricar un producto útil para obra civil o como combustible de sustitución. De forma paralela, se lleva a cabo un proceso de granulado en el que los materiales que forman los NFU se separan en caucho, acero y fibras con múltiples aplicaciones.

Neúmatico triturado y listo para una nueva vida.
Neúmatico triturado y listo para una nueva vida.
foto por SIGNUS

Segunda Vida

La gestión medioambiental de los Neumáticos Fuera de Uso ofrece una gran variedad de productos y elementos útiles como resultado del proceso de transformación de estos materiales.

  • Mezclas bituminosas para carreteras

El polvo de neumático se revela como un material muy eficiente para la reducción del agrietamiento de las carreteras y el alargamiento de su vida útil, entre otras mejoras en materia de seguridad, como propiedades relacionadas con un mejor drenaje del agua.

  • Suelas para calzado

El caucho reciclado resulta útil para la fabricación de suela de calzado, pero debido al característico color negro del carbono presente en esta materia prima, por el momento solo es posible obtener zapatos de color negro.

  • Rellenos de césped artificial

Los campos de fútbol de césped artificial son de color verde, pero si nos acercamos un poco, veremos miles de gránulos de caucho cuya finalidad es dotar a las instalaciones de mayor confort y seguridad, a la vez que supone un importante ahorro en el consumo de agua.

El polvo de neumático es un material muy útil para la construcción de carreteras de forma sostenible.
El polvo de neumático es un material muy útil para la construcción de carreteras de forma sostenible.
foto por SIGNUS
  • Revalorización energética

El alto poder calorífico del neumático triturado lo convierte en un buen combustible de sustitución para instalaciones industriales. Además, su componente de caucho natural y su bajo contenido en azufre generan una importante reducción de las emisiones.

La utilización del neumático como combustible en la industria cementera permite reducir las emisiones de SO2 (Dióxido de azufre) respecto a combustibles tradicionales y obtener una disminución de emisiones de CO2 debido al origen renovable del contenido de caucho natural.

Utilizar combustible reciclado tiene unas indudables ventajas ambientales sobre la extracción continua de recursos naturales, por lo que el aprovechamiento energético de los NFU completa el trazo de la economía circular aplicada a los neumáticos usados.

177.526 toneladas de neumáticos recogidas durante 2017

La entidad ha cifrado en 177.526 el número exacto de toneladas recogidas durante 2017, de las cuales más de 166.099 fueron recicladas y posteriormente separadas en los distintos elementos puestos en el mercado -acero, caucho y fibra textil- para su reaprovechamiento, y que en conjunto han superado las 90.000 toneladas.

De esta cantidad cabe destacar que cerca de 60.000 toneladas son granulado de caucho en distintas granulometrías y más de 20.000 toneladas son acero, lo que representa un 63 % y 24,3 % respectivamente del total.

Respecto al tercer componente del neumático, más de 10.000 toneladas de textil se valorizaron por el conjunto de instalaciones, lo que representó el 12,7 %.

Otras casi 23.000 toneladas fueron destinadas a su reutilización en el mercado de neumático de ocasión o recauchutado y, el resto, fueron utilizadas en la fabricación de cemento, generación de energía eléctrica, obra civil e instalaciones de pirólisis.

Los últimos datos disponibles de 2018 cifraban en 68.654 el número de toneladas recogidas en lo que va de año y que serán transformadas en materiales reciclados para su reaprovechamiento como rellenos de césped artificial, carreteras, calzado, etc.

Educación medioambiental

Con objeto de contribuir al desarrollo hacia un modelo de economía circular basado en el desarrollo sostenible, SIGNUS ha firmado diversos convenios con universidades, centros tecnológicos y empresas para impulsar la información ambiental, como el que la entidad sostiene con la Agencia EFE a través de la beca Signus-EFEverde de Periodismo Ambiental y Sostenibilidad.

Seguir leyendo