Medio Ambiente

Así trabaja el actor Adrian Grenier para eliminar el plástico

El protagonista de «El séquito» y Embajador de Buena Voluntad de Naciones Unidas empezó con las pajitas de plástico y ahora está trabajando en una casa sin plástico.martes, 5 de junio de 2018

Por Susan Goldberg - National Geographic
El actor y activista Adrian Grenier intenta reducir el uso de plástico.
Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Ayúdanos a evitar que mil millones de objetos de plástico de un solo uso lleguen al mar para finales de 2020. Elige al planeta. Comprométete en www.planetaoplastico.es.

El actor y activista medioambiental Adrian Grenier es más conocido por su papel protagonista en la serie de HBO El séquito. Pero también se ha ganado su reputación situándose al frente de la lucha internacional para reducir la dependencia mundial de los plásticos de un solo uso, y de esta forma reducir el daño causado al océano, la vida silvestre y la salud humana.

A través de su fundación Lonely Whale, Grenier educa al público sobre los problemas de las pajitas de plástico y otros objetos desechables. También es un Embajador de Buena Voluntad para el Día Mundial del Medio Ambiente de Naciones Unidas, que se celebra hoy. Grenier ayuda a Naciones Unidas a difundir el mensaje sobre los impactos de los plásticos de un solo uso, tema en el que se centra el Día Mundial del Medio Ambiente de este año.

Hablé con Grenier acerca de su trabajo contra el plástico y sobre por qué le importa tanto.

¿Cómo entraste en el mundo de la contaminación por plástico?

Llevo un tiempo trabajando en temas medioambientales, pero en última instancia me centré en el océano al darme cuenta de que es probablemente el aspecto más desmerecido del medio ambiente; a veces nos olvidamos de que está ahí, pero es el 70 por ciento de nuestro planeta.

Tenemos muchos fotógrafos que trabajan bajo el agua y siempre dicen lo mismo: la gente no ve lo que está pasando, literalmente.

Necesitamos llegar a la raíz del problema y esta se encuentra en torno a nuestra relación de conveniencia y la sensación de que las cosas son desechables, cuando no lo son.

¿Qué puede hacer la gente?

En la fundación Lonely Whale se nos ocurrió abordar el que quizá sea el plástico más cercano, que es la pajita de plástico de un solo uso. Lo que decimos es: haz solo una cosa, la pruebas, ves como te sientes, y ves lo fácil que puede ser. Creo que la pajita no es solo un gran primer paso simbólico, una puerta de entrada por así decirlo, sino que es importante porque son los plásticos más pequeños en particular los que tratamos de evitar.

Las pajitas son una idea excelente. ¿Qué más?

Yo no uso botellas de agua de plástico. Creo que solo deben utilizarse en las situaciones más desesperadas, y estar de paseo por la ciudad y tener sed no es una situación desesperada. Si tengo sed, espero hasta encontrar una forma más responsable de beber agua.

En los Estados Unidos, cuando acabas de usar una botella o una bolsa de plástico y la tiras —o incluso si la reciclas—, nunca la vuelves a ver. Pero si vives en Filipinas, China o Bangladesh, allí es donde va todo esto. Para los estadounidenses, es ojos que no ven, corazón que no siente. Pero otras personas son nuestro vertedero.

Creo que tienes razón, pero también quiero decir que no hay ni una sola persona en Estados Unidos que no se encuentre con la contaminación por plástico, ya sea en la acera, en la carretera o en la playa. Uno puede decir: «Bueno, no lo he tirado yo, no es mío», pero la realidad es que es responsabilidad de todos.

Alguien me contó que estabas construyendo una casa sin utilizar plásticos. ¿Es cierto?

Estoy en un punto en mi vida en el que echo de menos pasar tiempo con mi madre, y vive muy lejos. Decidí invitarla a mudarse más cerca de mí, en Brooklyn, así que le estoy construyendo una casa. Y claro, si voy a construirle una casa a mi madre, tiene que reflejar los valores que me inculcó.

¿Qué más puede hacer la gente en su vida cotidiana?

Estos polos revelan la realidad de la contaminación plástica
Estos polos revelan la realidad de la contaminación plástica
Los polos suelen parecer deliciosos, pero estos no son comestibles. Con un lametazo quizá puedas saborear un contaminante plástico o basura rezumante. Los han hecho tres estudiantes de arte que pretenden inspirar a la gente a generar menos residuos mediante sus diseños. Los estudiantes –Hong Yi-chen, Guo Yi-hui y Zheng Yu– recogieron agua de cien lugares alrededor de Taiwán y la congelaron en forma de bloques. Los resultados no son para nada apetitosos, aunque sí son reveladores. Algo que suele ser dulce está lleno de plástico y otros contaminantes desagradables.

Encontrar al menos a otra persona que se una a este cambio de estilo de vida. Inspira una nueva forma de pensar, de forma que puedes sintetizar ideas y pensar en formas nuevas de vivir de forma más consciente. También podéis responsabilizaros el uno al otro. Y es más divertido.

Creo que muchas veces la gente tiene la sensación de que los medioambientalistas son arrogantes. Quizá sea porque creen que pueden cambiar el mundo. Y yo creo que es cierto, pero también pienso que creen que, de alguna forma, están solos en la batalla.

Es muy difícil evitar productos de plástico. Cuando compras algo, ¿qué miras?

Los pequeños cambios son el camino. No me culpo cuando soy imperfecto. Queremos que la gente sienta que es una oportunidad accesible en cada momento.

La verdad es que el plástico es un material muy útil. Ha mejorado nuestras vidas de muchas formas. El problema no es el plástico. Si empezamos a apreciar lo valioso que es, quizá no dejemos que desaparezca en un vertedero o que llegue al océano.

¿Dónde crees que está el equilibrio entre las acciones individuales y las acciones de las empresas?

No veo a las empresas como entidades separadas. Necesitan personas para funcionar, así que los valores de las personas deberían ser iguales a los de las empresas.

En Lonely Whale hemos establecido una asociación con Dell y unas cuantas empresas más con presencia internacional para encontrar formas nuevas de abordar el problema de los plásticos de un solo uso. Se llama NextWave y tratamos de construir infraestructuras en países en vías de desarrollo para recuperar el plástico desechado y evitar que llegue al océano, dándole un nuevo uso.

¿Puedes hablarnos más de cómo te crió tu madre con este conjunto de valores?

Mi madre me enseñó a respetarme a mí mismo y a mi salud, a limpiar mi habitación y a respetar a los demás. Ahora es mi comunidad, no mi habitación. Mi barrio es el planeta.

Seguir leyendo