‘Youth for Climate’ llega a España para quedarse

Barcelona da comienzo hoy a la primera movilización general en España. Los jóvenes del mundo se anclan ante las autoridades para reescribir el final de la historia que nos depara el cambio climático si no reaccionamos a tiempo.

Publicado 22 feb 2019 14:25 CET
Fridays For Future Girona
Fotografía de Daniel Hernández Carrasco, Fridays For Future Girona

“Somos aquellos a los que hemos estado esperando”, dibuja una de las numerosas pancartas de los jóvenes que se han lanzado a las calles. De manera silenciosa, pero imparable, avanza el movimiento Youth For Climate con el objetivo de colocar el clima en primera línea política. 

“El mundo necesita liderazgo sobre el cambio climático y los jóvenes están asumiendo el reto”, reza la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. Bajo la idea de que, lo que no hagamos ahora, las nuevas generaciones no podrán arreglarlo más adelante, los jóvenes han salido a defender su futuro en un mundo que aún gasta 100 millones de barriles de petróleo y extingue 200 especies cada día.

España, el país más vulnerable ante el cambio climático de la Unión Europea, aún tiene deberes que hacer al respecto. Nuestra juventud arrancaba con una silenciosa sentada frente a la Generalitat, en Girona, el pasado 18 de enero, y se consolida hoy, 22 de febrero, con una primera movilización general en Barcelona.

A Madrid, que ya ha removido sus calles con movimientos de Fridays For Future y Juventud por el clima, le toca el turno de la movilización general el próximo 1 de marzo, cuando los jóvenes reivindicarán delante del Congreso de los Diputados medidas más fuertes para frenar el cambio climático.

Las redes sociales bullen: ahora o nunca

10 años y 9 meses hasta 2030, momento en el que la humanidad debe estar a mitad de camino del objetivo marcado para tener la oportunidad de evitar una crisis climática catastrófica. Las voces más internacionales del movimiento han hecho un llamamiento mundial al respecto, para realizar una huelga escolar global el próximo 15 de marzo.

 

Fotografía de Fridays For Future

“Nadie es demasiado pequeño para marcar la diferencia”, afirma Greta Thunberg, la adolescente sueca de 16 años que ha inspirado a actuar al mundo entero sentándose cada viernes frente al Parlamento de Estocolmo desde el pasado agosto.

Impertinente, comprometida, y con un claro objetivo de colocar al cambio climático en primera línea política. Así ha contagiado Thunberg, gota a gota, los viernes por el futuro hasta diversas ciudades europeas. En su intervención en el Foro de Davos, Thunberg instó a los políticos a escuchar lo que los científicos llevan afirmando décadas.

En Bruselas, Anuna De Wever, de 17 años, y Kyra Gantois, de 19, han tomado el testigo y reúnen cada jueves desde el inicio del año a miles de jóvenes que reivindican acción real contra el cambio climático. Desde la primera manifestación con 3.000 personas, el pasado 10 de enero, han logrado reunir a más de 35.000.

“¿Cómo puede alguien apenas hablar del hecho de que estamos en medio de la sexta extinción masiva de la historia? Para mí, es blanco o negro, no hay grises cuando hablamos de supervivencia”, denunciaba la joven el pasado mes de noviembre en una charla TED en Estocolmo.

Fotografía de Daniel Hernández Carrasco, Fridays For Future Girona

Al tiempo que introducía el concepto de justicia climática frente a un auditorio abarrotado, se preguntaba “¿por qué no estamos reduciendo nuestras emisiones? ¿Por qué están, en cambio, incrementándose? Porque la gran mayoría de la gente no conoce las consecuencias de su día a día”.

Por un futuro que, hoy, no existe

 Los movimientos pacifistas y sentadas contrastan con la crudeza del mensaje de sus voces y pancartas. “No actuamos como exige la crisis en la que nos encontramos. Lo que no hagamos ahora, mi generación no podrá salvarlo en el futuro”, afirma la adolescente sueca.

A pesar de que Thunberg estuvo presente el pasado jueves en la Comisión Europea, lamentaba que el presidente, Jean-Claude Juncker, fue muy breve sobre el cambio climático y no sacó ninguna resolución concreta. Algunos políticos, a quienes incomoda su atrevimiento, desvían el tema hacia la falta de asistencia a clases que provoca el movimiento.

 “Si existiera algo que quisiéramos cambiar en los chicos, en primer lugar deberíamos examinarlo y observar si no es algo que podría ser mejor cambiar en nosotros mismos”, afirmó el ensayista y psicólogo Carl Gustav Jung.

Ante las críticas de aquellos que ponen en duda que la solución pase por hacer huelgas escolares, Thunberg lo tiene claro: “¿Por qué debería estudiar para un futuro que no existirá? La crisis climática ya ha sido resuelta. Tenemos las soluciones. Todo lo que hay que hacer es despertar, y cambiar. La única cosa que necesitamos más que esperanza, es acción. Solo entonces, la esperanza llegará”.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved