Medio Ambiente

Más de 700 especies invasoras amenazan el Mediterráneo

Especies como el pez escorpión, el pez león o el venenoso pez globo se abren paso a través de las aguas del Mediterráneo y devoran los ecosistemas, avivados por la actividad humana y el aumento de la temperatura. Viernes, 24 Mayo

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic

El problema del plástico en los océanos nos afecta a todos. #PlanetaOplástico es una iniciativa plurianual que tiene el objetivo de concienciar sobre la crisis global de contaminación por plástico. Ayúdanos a evitar que mil millones de objetos de plástico de un solo uso lleguen al mar para finales de 2020. Elige al planeta. Comprométete en www.planetaoplastico.es.

Las aguas del mar Mediterráneo que bañan nuestras costas albergan incluso especies tropicales entre las especies invasoras que han asediado estos ecosistemas. El cambio climático y la actividad humana son los dos grandes responsables que han llevado hasta nuestros océanos una redistribución de especies irreversible, según declaraba a principios de esta semana un nuevo estudio publicado en Global Change Biology.

“El mar Mediterráneo es el mar con mayor índice de especies invasoras”, afirma Manu San Félix, biólogo marino y explorador de National Geographic, en el documental Salvemos nuestro Mediterráneo. “Es como si debajo del agua estuviese teniendo lugar una revolución en la cual luchan las especies nuevas con las autóctonas”.

Salvemos nuestro Mediterráneo, de estreno el 3 de junio a las 22.00 en la programación Especial Océanos de National Geographic, es un viaje submarino a través de nuestras costas que muestra cómo hemos arrasado los ecosistemas en menos de cinco décadas y propone las soluciones necesarias para revertirlo.

El Canal de Suez, puerta de entrada de las especies invasoras

“Vi el primer ejemplar de pez loro en 2017, y ahora encuentro esta especie en casi todas mis inmersiones”, afirma Manu San Félix. “Más de 700 especies invasoras amenazan el mar Mediterráneo, la mayoría llega del mar Rojo tras cruzar el Canal de Suez”, alerta el documental.

Consideradas por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN) como la segunda mayor causa de las extinciones, las especies invasoras suponen una grave amenaza medioambiental y socioeconómica.

Entre ellas, el pez león es una de las especies más dañinas. “Procedente del océano índico, voraz, con gran capacidad de reproducción y apenas depredadores, cuando llega a una zona desaparece la diversidad y el número de especies autóctonas, un grave problema para el equilibrio biológico y la pesca”, desvela el documental. Países como Turquía, Grecia, Chipre e Italia tratan de contener la invasión, pero si no lo logran, el pez león llegará pronto a la costa española.

Además del pez loro o el pez león, la flora también está tratando de adaptarse a grandes cambios, provocados por la invasión de algas como la Caulerpa cylindracea, proveniente de Australia. “Esta especie, a unos 30 metros de profundidad, forma una alfombra completa. Cuando el recubrimiento es del 100%, las otras especies que habitan el fondo marino se mueren”, afirma el ecólogo marino Enrique Ballesteros, que lleva más de 40 años sumergiéndose en estas aguas.

El Mediterráneo oriental, invadido

La adaptación también es un fenómeno digno de estudiar en nuestras aguas: significa la esperanza. La salpa, una especie de pez que se alimenta de posidonia, ha pasado ahora a alimentarse de esta nueva alga. Sin embargo, el proceso necesario para que esta adaptación se produzca es algo imposible al ritmo al que las especies necesitarían hacerlo para sobrevivir a los vertiginosos cambios.

 “Aquí todavía nos hemos librado de la gran invasión que vive el Mediterráneo oriental, las costas de Israel, del Líbano o de Turquía. Una transformación total y absoluta de los ecosistemas que nunca más volverán a ser lo que eran”, declara Ballesteros.

Aunque las especies del mar Rojo aún no han llegado hasta nuestra zona del Mediterráneo debido a que el agua aún está demasiado fría para ellas, “si sube la temperatura dos grados de aquí a treinta años, tendremos aquí un mar de especies provenientes del canal de Suez”.

Con el objetivo de documentar los cambios en las poblaciones de los peces que se deben al aumento de la temperatura de las aguas y a la llegada de especies invasoras, más de 500 pescadores veteranos han ayudado a los 22 grupos de investigadores que han realizado el artículo publicado en Global Change Biology, entre los que se encuentra el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC bajo la coordinación del ISPRA, National Institute for Environmental Protection and Research of Italy.

Especies tropicales: el pez escorpión llega a nuestras costas

Enmarcado en el proyecto europeo MPA-Adapt, del que forma parte también la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), este estudio ha permitido la reconstrucción precisa de los cambios en la distribución de hasta 75 especies.

Especies como el pez conejo (Siganus luridus y S.rivulatus), una especia de pez globo muy venenoso (Lagocephalus sceleratus) y el pez escorpión (Pterois miles) están causando estragos a nivel ecológico, económico y social.

Además de las especies que llegan al Mediterráneo, también se puede seguir el desplazamiento de peces nativos del Mediterráneo que están llegando hacia el norte debido al aumento de la temperatura del agua. Este es el caso del carnívoro pez azul, la barracuda, o el labrido Sparisoma cretense.

Este nuevo estudio abre la puerta a un nuevo método de obtención de información que alimentará una base de datos a nivel global sin la que será difícil enfrentar este desafío, que requiere de una gran divulgación y monitorización.

“Para mí es muy importante sentir que estamos a tiempo de salvar el Mediterráneo”, afirma Manu San Félix mientras narra en Salvemos nuestro Mediterráneo cómo sueña con ver un mar de nuevo rebosante de vida. “Tenemos el conocimiento y la tecnología para hacerlo”.