El deshielo de los glaciares de Groenlandia rebasa el punto de no retorno

Dos nuevos estudios revelan que 28 billones de toneladas de hielo de la superficie de la Tierra se han derretido desde 1994 y esta capa de hielo continuará encogiéndose tiempo después de frenar el cambio climático.

Tuesday, August 25, 2020,
Por Cristina Crespo Garay, National Geographic
Groenlandia

Unos investigadores analizan el agua de deshielo al borde del casquete glaciar de Groenlandia.

Fotografía de Ginny Catania, Nat Geo Image Collection

El análisis de los datos satelitales de los 23 años que discurren entre 1994 y 2017 muestra que la superficie de nuestro planeta ha perdido 28 billones de toneladas de hielo debido al derretimiento de los glaciares y la capa de hielo. Con esta inercia, el pronóstico a futuro preocupa a los expertos: para finales de siglo el nivel del mar podría aumentar hasta un metro, un hallazgo que coincide con las predicciones del peor escenario posible esbozadas por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC).

"Para ponerlo en contexto, cada centímetro de aumento del nivel del mar significa que alrededor de un millón de personas serán desplazadas de su tierra", dijo en declaraciones a The Guardian el profesor Andy Shepherd, director del Centro de Observación y Modelado Polar de la Universidad de Leeds. “La dramática pérdida de hielo podría tener otras consecuencias graves, incluida una importante alteración de la salud biológica de las aguas árticas y antárticas y la reducción de la capacidad del planeta para reflejar la radiación solar de regreso al espacio”, afirma el World Economic Forum en el comunicado.

"En el pasado, los investigadores han estudiado áreas individuales, como la Antártida o Groenlandia, donde el hielo se está derritiendo. Pero esta es la primera vez que alguien observa todo el hielo que está desapareciendo de todo el planeta", dijo Shepherd a The Guardian. "Lo que hemos encontrado nos ha sorprendido".

Groenlandia pierde 586 gigatoneladas de hielo en un año

Este hallazgo se produce una semana después de que otro estudio, publicado en la revista Nature Communications Earth & Environment,  haya alertado sobre la llegada del punto de no retorno en los glaciares de Groenlandia, la  segunda masa de hielo más grande del mundo: la nieve que cada año repone la capa de hielo ya no es suficiente para suplir el ritmo del deshielo.

A lo largo de este siglo, la pérdida de masa en la capa de hielo de Groenlandia es tan acelerada que supone ya la fuente principal del aumento del nivel del mar. “Hemos estado analizando estas observaciones con sensores remotos para estudiar cómo ha variado la descarga y acumulación de hielo”, afirma Michalea King , autora principal del estudio en un comunicado del Centro de Investigación Polar y Climática Byrd de la Universidad Estatal de Ohio . "Y lo que hemos descubierto es que el hielo que se descarga en el océano supera con creces la nieve que se acumula en la superficie de la capa de hielo".

Observa cómo se desprende un iceberg de 6,5 kilómetros de ancho de un glaciar de Groenlandia
Un iceberg de 6,5 kilómetros de ancho se ha desprendido del glaciar Helheim de Groenlandia. Este time-lapse captura el desprendimiento, que duró 35 minutos. La sección separada tiene unos 800 metros de grosor. Con el calentamiento, se acelera la pérdida de hielo de glaciares como este, que contribuye al aumento del nivel del mar.

El análisis de los datos satelitales del proceso de deshielo de más de 200 glaciares a lo largo de casi cuatro décadas muestra también que los glaciares continuarán derritiéndose tiempo después de frenar el calentamiento global.

Según el estudio, incluso siendo capaces de detener el cambio climático, el hielo perdido por los glaciares que drenan al océano aún excedería el hielo ganado por la acumulación de nieve y provocaría que la capa de hielo continuaraa encogiéndose durante algún tiempo más. "El retroceso de los glaciares ha golpeado la dinámica de toda la capa de hielo en un estado constante de pérdida", afirma Ian Howat, coautor del artículo, profesor de ciencias de la tierra y académico universitario en Ohio.

El pulso perdido desde el año 2000

Según los hallazgos, la cantidad de hielo que se pierde cada año comenzó a aumentar de manera constante alrededor del año 2000.  “Lo que vemos es que se mantuvo relativamente estable hasta que se produjo un gran aumento en la descarga de hielo al océano durante un período corto, de cinco a seis años”, dijo King. “La línea de base de ese pulso, la cantidad de hielo que se pierde cada año, comenzó a aumentar de manera constante alrededor del año 2000, por lo que los glaciares perdían alrededor de 500 gigatoneladas cada año”.

Este nuevo estudio cifra en 586 mil millones de toneladas de hielo la pérdida de masa del pasado año 2019, número que supera con creces el promedio anual desde 2003 de 259 mil millones de toneladas.

“Antes del 2000, la capa de hielo tendría aproximadamente la misma probabilidad de ganar o perder masa cada año”, afirma el comunicado. “En el clima actual, la capa de hielo ganará masa en solo uno de cada 100 años”.

A pesar de los sombríos hallazgos, estos nuevos datos arrojan algo de luz al porvenir de las consecuencias del cambio climático. “Siempre es positivo aprender más sobre los entornos de los glaciares, porque podemos mejorar nuestras predicciones sobre la rapidez con la que cambiarán las cosas en el futuro”, dijo. “Y eso solo puede ayudarnos con estrategias de adaptación y mitigación. Cuanto más sepamos, mejor podremos prepararnos".

Seguir leyendo