La España protegida: líder medioambiental europea con más de 1600 áreas naturales

Con 152 parques naturales y 16 parques nacionales, nuestro país se sitúa a la cabeza en conservación de la biodiversidad con la mayor concentración de espacios protegidos terrestres del continente.

Publicado 15 dic 2021 18:20 CET, Actualizado 17 dic 2021 15:08 CET
Espacios protegidos España

El Cañón del Sil es una garganta excavada por el río Sil, en Galicia, cerca de la unión de este con el río Miño, en la zona de la Ribeira Sacra.​ Este cañón, enmarcado entre Lugo y Ourense, es uno de los espacios naturales de nuestra geografía. La naturaleza inunda sus matorrales y sus bosques de castaños y robles con un clima singular que provoca que las zonas más resguardadas del cañón alberguen aves rapaces y especies mediterráneas como los alcornoques y los madroños. 

Fotografía de Rafael Abuín, Fundación Global Nature

“El futuro de nuestra especie pasa por la conservación de la biodiversidad”, ha afirmado la directora del Parque Natural Montseny (Barcelona), Joana Barber, durante el acto de presentación del informe anual de 2020 sobre el estado de las áreas protegidas en España.

Los inicios de la protección el medio ambiente moderna en nuestro país se remontan a 1973, cuando se creó la Federación de Parques Naturales y Nacionales de Europa; hoy, España alberga el 85 por ciento de las especies de plantas y el 50 por ciento de animales de la Unión Europea y ostenta la bandera con el mayor potencial de biodiversidad del territorio. Pero cabe destacar que el primer Parque Nacional se creó en 1918, en el valle de Ordesa y Monte Perdido (Aragón).

Dentro de nuestras fronteras hay protegidos 16 parques nacionales, 152 parques naturales, 291 reservas naturales, 359 monumentos naturales, 61 paisajes protegidos y 2 áreas marinas, así como más de 800 espacios con otras figuras desarrolladas por las comunidades autónomas.

Esta riqueza natural está actualmente protegida por la mayor red de áreas naturales protegidas del continente, compuesta por más de 1600 espacios que cubren el 28 por ciento del territorio español.

“Los espacios naturales protegidos son indispensables dentro de las políticas ambientales, sociales y económicas de cualquier país”, explica Ignacio Jiménez, coordinador del programa Espacios Protegidos y portavoz de Fundación Global Nature y explorador de National Geographic.

De acuerdo al informe anual de 2020, elaborado por Europarc, España es el país de la Unión Europea que más superficie terrestre aporta a la Red Natura 2000,  el mayor sistema de áreas protegidas del mundo. Representa casi el doble de lo que aporta el siguiente país, Francia, a pesar de tener un mayor tamaño que el nuestro.

El papel de las áreas protegidas en España

“Estos espacios actúan como herramientas esenciales de conservación de nuestro patrimonio natural y cultural, ofrecen numerosas oportunidades de empleo y negocios, generan espacios de ocio, entretenimiento, promueven nuestra salud física y mental, lo cual se ha visto especialmente en tiempos de pandemia, juegan un papel crucial en la producción, depuración y almacenamiento del agua, reducen el impacto del cambio climático, y sirven como espacios científicos y educativos de primer orden”, explica Jiménez.

España se enfrenta a este reto a través de tres grandes ramas, según explica Joana Barber, directora del Parque Natural Montseny y de su Reserva de la Biosfera: asegurar la conservación de los procesos ecológicos de los ecosistemas terrestres y marinos, planificar y gestionar la planificación territorial, teniendo en cuenta la gran diversidad de nuestro país y mantener y conservar los ecosistemas rurales y urbanos tradicionales.

La directora ha puesto en valor la necesidad de frenar la pérdida de biodiversidad. “La crisis COVID ha puesto sobre la mesa la gran pérdida de biodiversidad que estamos viviendo. Debemos garantizar los servicios ambientales y facilitar una transición en los modelos productivos y, de paso, amortiguar las consecuencias del cambio climático. Este programa debe tener en cuenta las diferentes administraciones desde Europa, pasando por las diferentes comunidades y también a nivel local”.

A raíz de este informe, la Fundación Global Nature, Europarc- España y la Asociación de Ecoturismo en España, promueven la campaña Espacios Protegidos para dar visibilidad a este hito, concienciar a la sociedad sobre la importancia de mantener y cuidar estas áreas, y promover el ecoturismo como una herramienta de conservación de la biodiversidad y contribución al desarrollo local.

“Estamos en un momento muy bueno, porque se están desarrollando muchísimas estrategias, tenemos encima de la mesa la Estrategia de la Biodiversidad 2030, la Estrategia de la Granja a la Mesa, la segunda Ley de Cambio Climático, estrategias de reforestación, etc. Están pasando muchas cosas y es una gran oportunidad tenerlas sobre la mesa", afirma Barber.

Reservas de la Biosfera y geoparques

“Europarc se ha constituido como el Observatorio de las Áreas protegidas para facilitar el intercambio y la difusión de información sobre la gestión de los espacios naturales protegidos”, ha explicado Antonio López Lillo, presidente de honor de Europarc.

En el año 1994 se elaboró el primer inventario español de espacios protegidos. Desde entonces, se han aprobado estrategias que han llevado a proteger, además de los parques, 53 lugares declarados Reserva de la Biosfera. Nuestro país ocupa el primer lugar mundial en Reservas de la Biosfera, territorios cuyo objetivo es armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza.

En relación a nuestros 15 geoparques, territorios designados por UNESCO que presentan un patrimonio geológico notable, España representa la segunda posición mundial. Por su parte, nuestros humedales se encuentran en el tercer lugar mundial de los Humedales de Importancia Internacional bajo la convención de Ramsar.

Europa rumbo al 30 por ciento para 2030

“Cada vez hay más evidencias y experiencias demostrativas del papel que están jugando las áreas protegidas como herramientas para contribuir a la salud de las personas, para afrontar el cambio climático y para promover la educación ambiental para la sostenibilidad”, ha explicado Marta Múgica, directora técnica de Europarc- España. “Para ello es fundamental asegurar su gestión adaptativa y eficiente, con medios materiales, económicos y humanos adecuados a los nuevos retos”.

La estrategia de la Unión Europea sobre la biodiversidad de aquí a 2030 propone proteger al menos el 30 por ciento de las zonas marinas y terrestres de los países que componen la Unión Europea. De acuerdo a los datos extraídos en el documento, en la actualidad, España alcanza el 36,2 por ciento de la superficie terrestre protegida y el 12,3 por ciento de la superficie marina. Es uno de los pocos países europeos que cumplen con esta meta en el aspecto terrestre.

 “A pesar de estos datos, la opinión pública española no termina de valorar la importancia de estos espacios o de sentir orgullo por nuestro liderazgo global. Tampoco considera la necesidad de invertir en su cuidado y mantenimiento. Como resultado, la inversión pública en nuestros espacios naturales ha disminuido sustancialmente en los últimos años, según refleja la inversión en nuestros parques nacionales”, manifiesta Ignacio Jiménez.

Por último, Amanda Guzmán, gerente de la Asociación de Ecoturismo en España, afirma que “la visita y el uso de estos espacios han aumentado de manera constante, lo que hace que muchas de estas áreas experimenten un deterioro notable en su capacidad para conservar el patrimonio común y ofrecer experiencias naturales de alta calidad. Necesitamos una urgente revalorización de nuestros espacios protegidos para que sigan generando los múltiples bienes y servicios por los que fueron creados”.

Estos espacios protegidos no sólo son esenciales para conservar a largo plazo nuestro patrimonio natural, sino que ofrecen oportunidades únicas de empleo e ingresos para las comunidades rurales, son fuentes de salud y bienestar para millones de visitantes, son esenciales en la mitigación del cambio climático y albergan recursos históricos y culturales únicos.

“Tenemos muchos espacios protegidos que han hecho un gran avance, pero el capital humano tiene que responder con compromiso. El reto es enorme y debemos actuar de forma urgente. Las áreas protegidas tenemos el deber de ponernos en marcha”, concluye Barber.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
COP25: Entrevista a Enric Sala, explorador de National Geographic
Medio Ambiente
COP25: Declaración sobre los Niños, Niñas, Jóvenes y la Acción Climática
Medio Ambiente
Solo un 17% de las especies en peligro de extinción están protegidas por la Unión Europea
Medio Ambiente
España, pionera en declarar la emergencia climática
Medio Ambiente
Diez claves del acuerdo que cierra la COP25

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved