El agujero de calentamiento: ¿qué es esta anomalía climática?

Una corriente en chorro ondulada, la contaminación atmosférica y los cambios en el paisaje son teorías que explican por qué el sureste se ha calentado menos que otras partes del planeta.

Por Sarah Gibbens
Publicado 24 ago 2022, 12:50 CEST
Los melocotones, delicados y fáciles de magullar, se cosechan a mano en una granja de Fort ...

Los melocotones, delicados y fáciles de magullar, se cosechan a mano en una granja de Fort Valley, Georgia, la capital del melocotón del Estado del Melocotón. Todos los inviernos, los melocotones necesitan una cierta cantidad de frío para que la fruta crezca adecuadamente. A medida que el mundo se calienta, esos inviernos fríos son cada vez menos seguros.

Fotografía de Stacy Kranitz, Nat Geo Image Collection

Aproximadamente en 1958, cuando el cambio climático comenzó a calentar el resto del mundo, algo extraño ocurrió en el sureste de Estados Unidos: comenzó a enfriarse. 

Entre 1895 y 2016, la temperatura media de Estados Unidos ha aumentado un grado, según la última Evaluación Nacional del Clima, y gran parte de ese calentamiento se produjo después de 1970. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XX, el caluroso y húmedo sureste de EE.UU. no ha seguido esta tendencia y se ha enfriado. Los científicos lo llaman "agujero de calentamiento" y no saben exactamente por qué o cómo se formó.

(Relacionado: ¿Qué es el calentamiento global?)

"Los científicos llevan mucho tiempo rascándose la cabeza", dice Barry Keim, climatólogo del Estado de Luisiana. "No ha habido ninguna explicación que me satisfaga, que me convenza". La agricultura, la variabilidad climática aleatoria e incluso la contaminación atmosférica han sido teorías para explicar la anomalía. 

Pero, independientemente de la causa, últimamente el sureste también se ha calentado de forma acusada, ya que el cambio climático eleva las temperaturas en todas partes. En todo el mundo, los últimos siete años han sido los más cálidos de los que se tiene constancia. 

"Es razonable esperar (y los modelos climáticos tienden a estar de acuerdo) que en el futuro estas anomalías frías se disipen, o continúen siendo superadas, por el cambio climático", dice Trevor Partridge, un científico del clima en el Servicio Geológico de Estados Unidos y autor principal de un estudio de 2018 que analiza el agujero de calentamiento. 

El enfriamiento de los océanos lejanos

Las fluctuaciones climáticas naturales que podrían explicar en parte el indulto de décadas del sudeste de las temperaturas más cálidas se pueden encontrar a miles de kilómetros de distancia en los océanos Atlántico y Pacífico.

De año en año, la temperatura de la superficie del mar cambia; en el Pacífico ecuatorial, es más cálida durante los años de El Niño y más fría durante los años de La Niña. Fluctuaciones cíclicas similares pueden ocurrir en escalas de tiempo mucho más largas que duran décadas. 

Cada 20 ó 30 años, las temperaturas de la superficie del mar a lo largo de la costa oeste de Estados Unidos cambian naturalmente a fases más cálidas o más frías, en lo que se llama la Oscilación Decenal del Pacífico (PDO). Y sobre el Océano Atlántico Norte, los cambios en la presión atmosférica influyen en la velocidad de los vientos que soplan sobre el océano, un proceso conocido como la Oscilación del Atlántico Norte (NAO).

(Relacionado: ¿Qué es una DANA y por qué es cada vez más frecuente en España?)

En su artículo de 2018, Partridge teorizó que esos cambios en la PDO y la NAO permitieron que la corriente en chorro, que sopla de oeste a este alrededor del hemisferio norte, se volviera un poco más ondulada. Durante el período del agujero de calentamiento, él y sus colegas piensan que el aire frío del Norte pudo anidar en la depresión en forma de U de una ola sobre los estados del sur como Luisiana, Mississippi, Alabama, Georgia y Tennessee. 

"Nos esforzamos por señalar realmente algo que ocurría justo en 1958", dice Partridge. "El clima es muy aleatorio y caótico, por lo que podría haber sido por casualidad". 

Bosques y granjas

Su artículo de 2018 también añadió una nueva pieza al rompecabezas del agujero de calentamiento. La tendencia al enfriamiento no solo estuvo presente sobre el sureste, según descubrieron él y los coautores de su estudio. También a partir de 1958, apareció un agujero de calentamiento en verano sobre el Medio Oeste, aunque con un descenso de temperatura menor, de solo una fracción de grado. Pero, a diferencia del sureste, el medio oeste parecía menos influenciado por los grandes patrones meteorológicos. En cambio, la región pareció cambiar debido a una industria local en auge: la agricultura.  

A medida que la superficie cubierta por cultivos intensivos, como el maíz y la soja, se expandió rápidamente a mediados del siglo XX, esa agricultura enfrió la atmósfera circundante, dice el coautor de Partridge, el geógrafo del Dartmouth College Jonathan Winter. 

"Cuando se riegan [los cultivos], al igual que cuando se sale de la piscina y el agua se evapora de la piel, se enfría. Estas plantas que transpiran toda esta agua simplemente enfrían la región", dice.

(Relacionado: ¿Por qué nos tienen que importar que el calentamiento de los océanos?)

Otro estudio, publicado por Partridge y Winter en 2019, descubrió que la agricultura del Medio Oeste incluso se benefició de su propio efecto de enfriamiento, aumentando el rendimiento del maíz cada año en aproximadamente un 10% desde que surgió el fenómeno del agujero de calentamiento a mediados de siglo.

Otros científicos del clima afirman que los cambios en el uso de la tierra también han contribuido a que el sureste se mantenga más fresco de lo que sería en otras circunstancias. La deforestación desenfrenada de la región en el siglo XIX y principios del XX sólo dejó intacto el 1% de los bosques, pero los árboles han vuelto a crecer. Los bosques cubren ahora el 60 por ciento de Georgia, en gran parte en forma de plantaciones de árboles, dice Pam Knox, científica del clima de la Universidad de Georgia. Alabama tiene casi un 70 por ciento de bosques, la mayoría de ellos en terrenos privados. 

"Cuando se tiene un bosque, el suelo tiene sombra y tiende a no ser tan caliente", dice Knox.

Para Partridge, el enfriamiento en el Medio Oeste y el Sureste como resultado de los cultivos y la cubierta de árboles muestra la gran influencia que los humanos tienen en el clima, más allá de nuestras emisiones de combustibles fósiles. 

"Lo que hacemos en la superficie de nuestra tierra puede tener efectos muy profundos en el clima local", afirma Partridge. 

Otra teoría sobre el origen del agujero de calentamiento apunta a la contaminación por aerosoles, pequeñas partículas que flotan en la atmósfera y bloquean el sol. Las partículas de sulfato procedentes de las centrales térmicas de carbón son especialmente eficaces a la hora de reflejar la luz solar, e históricamente, la mitad oriental de EE.UU. ha tenido una mayor concentración de centrales de carbón. 

La contaminación por aerosoles alcanzó su punto máximo en la década de 1980 y desde entonces ha descendido a la mitad de esos niveles, en gran parte gracias a la Ley de Aire Limpio firmada en 1970. Los científicos tienen diversas teorías sobre la influencia de estos aerosoles en el calentamiento. Debido a que no todas las regiones sometidas a la contaminación por aerosoles experimentaron un agujero de calentamiento, Partridge y Winter dicen que puede haber simplemente amplificado el efecto tanto en el sureste como en el centro de Estados Unidos, en lugar de desempeñar un papel principal. 

Un estudio publicado en 2017 analizó la contaminación por aerosoles y la variabilidad natural del clima y dividió la diferencia, sugiriendo que los aerosoles contribuyeron al enfriamiento estival a mediados del siglo pasado, mientras que el enfriamiento invernal que persistió en décadas posteriores fue obra de las variaciones naturales del clima. 

Independientemente de la causa, los agujeros de calentamiento son raros. Se ha observado otra anomalía de enfriamiento (en el Atlántico Norte) y posiblemente sea el resultado de cambios en las corrientes oceánicas provocados por el cambio climático que alejan las aguas más cálidas de esa zona.

Un futuro más cálido en todas partes 

Dependiendo del periodo de tiempo estudiado o de la métrica utilizada (temperaturas de invierno, de verano o anuales, medias o máximas), los efectos del agujero de calentamiento del sureste podrían ser detectables o no.

Según un estudio de 2015, desapareció hace dos décadas, cuando las temperaturas superficiales del Pacífico pasaron a una fase más fría. Es poco probable que vuelva a aparecer, dice Gerald Meehl, autor principal del estudio y climatólogo del Centro Nacional de Investigación Atmosférica.

"Al final, el aumento del calentamiento va a ganar. Estas fluctuaciones internas no serán tan perceptibles", dice Meehl. 

El mundo ya se ha calentado más de un grado desde finales del siglo XIX. Según las cifras utilizadas en la última Evaluación Nacional del Clima de 2018, el sureste aún no ha alcanzado al resto del país en cuanto al calentamiento acumulado que ha experimentado, y está muy por detrás del noreste, por ejemplo, o de Alaska.  

Pero en las próximas décadas, es probable que la región experimente un grave aumento del calor extremo y peligroso, según un reciente estudio cartográfico por condados realizado por la First Street Foundation. El respiro que disfrutó a finales del siglo XX probablemente no será más que un recuerdo lejano.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El agujero de la capa de ozono tiene un comportamiento inusual este año
Medio Ambiente
¿Cómo llega el humo de los incendios de California hasta España?
Medio Ambiente
El peligro de inundaciones podría aumentar un 25% en España en 50 años
Medio Ambiente
Cazadores de pozos olvidados de petróleo y gas metano
Medio Ambiente
Una ley revolucionaria para reducir las emisiones de metano y ayudar al cambio climático

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved